domingo, 24 de noviembre de 2013

Cuento de terror

- Mamiiii, queremos un cuento de terror. Cuéntanos uno porfiiiii- Me pidió mi niño mayor muy zalamero la otra noche.

"¿Un cuento de terror?" pensé yo "¿Para que tengan pesadillas y mis noches sean aún más terribles?" mientras lo iba pensando se me iba encendiendo una bombillita en la mente.

-¿Queréis una historia de terror? ¡¡Yo os voy a dar la historia de terror más terrorífica de mundo!!- Les prometí.

- Una mamá veía tan tranquila la tele cuando, de repente, ¡un grito desgarrador rompió la tranquilidad dela noche! Con los pelos de la nuca de punta, la mamá se levantó y corrió como alma que lleva el diablo a la habitación de sus pequeñines.
Su hijo pequeño, de dos años, lloraba inconsolable: "Mamá. caca", gemía. La mami se cargó de valor para enfrentarse a ese pañal maloliente. Llevó al bebé a su cama, extendió una toalla, preparó los útiles, despojó al peque del pijama manta, del pantalón del pijama... peleando con esas piernecitas inquietas y tratando de evitar desastres. Cuando terminó de limpiar y de volver a vestir al chiquillo, lo dejó en su cama para que siguiera con su sueño.
Agotada por el esfuerzo, informó a papá de que se iba a la cama, pero no había tocado su cabeza la almohada cuando otro grito desgarrador hizo que se le desbocara el corazón. Temblando por lo que pudiera encontrarse volvió a acudir a la habitación de los niños. Su hijo mayor, de cuatro años, le informó que necesitaba ir al baño.
La mamá le ayudó a bajarse el pijama manta y dejó que el resto lo hiciera sólo por eso de alimentar la autonomía. Entre el sueño, la legaña pegada y la falta de coordinación, el pequeño mojó todo, menos el váter. Al borde del ataque de nervios, la mamá cambió al chiquillo, lo metió en la cama y limpió el baño a mil por hora.
Terriblemente cansada, le pidió al progenitor que cuidara de las fieras hasta que se fuera a la cama para que ella pudiera descansar. Papá le aseguró que él se encargaría de todo.
Más tranquila, volvió a meterse en la camita, cuando, de repente, un berrido desgarró la noche. Los lloros seguían y seguían y nadie acudía a ver que pasaba.
Aterrorizada, la mamá acudió al salón para ver que era lo que impedía a papá acudir en socorro de sus hijos. Se esperaba una escena digna de una película de horror, pero se encontró con que papá había cerrado la puerta mientras veía la tele y que era incapaz de oír a sus retoños. Tras comprobar que su marido estaba bien, corrió a la habitación infantil. "Mamá, ¡bibiiiii!" exigió su bebé con voz autoritaria.
La mamá fue a la cocina, llenó el biberón de agua, se lo tiró a papá por la cabeza, volvió a la cocina, lo relleno de leche y cereales, lo calentó en el microondas, lo agitó bien, se lo dio al peque y se volvió a acostar.
A partir de ahí pudo dormir un par de horitas antes de que su marido se metiera en la cama y le dejara las fieras a su disposición."

Los peques se partían con la historia. Iván se reía más de las muecas y voces que yo iba poniendo y Daniel del argumento.

Salí de la habitación pensando en la base real en la que se basaba el cuento. Eso me puso la carne de gallina.

Esa noche también fue terrorífica para mí.

12 comentarios:

  1. JA,JA,JA,una historia digna de Hitchcock, me he partido de la risa leyéndote Dácil y basada en hechos reales por supuesto.....como me suena eso de estar danzando durante toda la noche, mientras el papi anda roncando a pierna suelta en el sofá y luego le reprochas que no oyera los berridos de la peque y te dice: yooooo?? que va si los oi, pero como imaginaba que ya estabas tu con ella para que iba a ir yo?????estos papis son la repera, se nota que no los han llevado 9 meses dentro ni los han parido ellos, porque nosotras antes de que tosa, ya estamos en los pies de la cuna.....En fin, que me ha encantado tu historia con la que me siento taaaannn identificada!!!!te faltan manos y horas en el dia para atender a tus retoños y encima agotadita perdida por no descansar y ya ni te digo si encima caes malita tu también...espero que mi yerno vuelva a coger la rutina de dormir de un tirón para que tu puedas descansar (oye que sino como dices mándamelo, que ya me da igual levantarme 5 que 10 veces más, yo encantada, aqui os recibiremos a todos con los brazos abiertos) y espero que tu estés mejor de los virus, aqui seguimos con ellos instalados tan ricamente, antesdeayer de nuevo a urgencias por segunda vez en 2 dias, con vómitos y fiebre de nuevo, asi que yo también ando como tu danzando toda la noche entre toses, vómitos, lloros.....uuuufff como bien dices la maternidad aunque reconfortantes es A-GO-TA-DO-RA!!!!Y yo pensando en plantearme ir a por un hermanit@ en 2014????? definitavamente estoy loca!!!!JA,JA,JA....AHHHH la foto de los 4 ENCANTADORA, ME CHIFLA!!!salis todos monisimos!!!sois una familia genial!!!! BESOTES Y MEJORAOS TODOS........
    Juliette

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Madre mía!! Otro susto en urgencias. Cómo lo siento. Pobrecillas madre e hija. Espero que la peque ya esté mejor y te deje descansar.

      Me reído mucho con lo que cuentas de tu marido. ¡¡Es tal cual!! El mío dice lo mismo jajaja

      Lo del hermanito da mucha pereza, pero, aunque da muchísimo trabajo... A mí me ha valido la pena :D

      Muchos besos

      Eliminar
  2. Jajajaja. A mí me ha dado muuuucho miedo. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es casi como uno de tus anuncios pesadillescos jajaja

      Eliminar
  3. jajaja yo también tengo esa pesadilla a diario ajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que viene incluido con cada bebé que te entregan en el hospital jajaja

      Eliminar
  4. Yo también me sé ese cuento, a ver si cambia pronto. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero yo también. La falta de sueño es devastadora :(

      Eliminar
  5. Jajajajajajaja! La pesadilla de muchos padres, jajajajajaja!
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero bien que se reían los críos. Estoy segura de que se sentían muy identificados con los dos angelitos de la historia jajaja

      Eliminar
  6. Real como la vida misma....parece mentira que unos seres tan pequeños puedan dar esos gritos tan aterradores q hacen q nos colguemos de la lámpara del bote q pegamos en la cama :-)

    Espero q esta semana no haya noches de esas en tu casa :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. Son realmente poderosos. Seguimos con el insomnio impuesto, pero cada vez se despierta menos veces ¡Menos mal! Muchas gracias :D

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.