sábado, 24 de junio de 2017

Peluqueros de pelusillas

El finde pasado tocó pelar a los peques porque ya tenían unas matas nada acordes con las temperaturas infernales que venimos sufriendo de un tiempo a esta parte. El padre cogió la maquinilla, los sentó en el patio de la casa de su abuela y les descargó siguiendo las indicaciones de cada churumbel. Porque resulta que ya saben exáctamente lo que quieren y no vale con rapar así, a lo loco.

Iván creo quedó bastante bien, pero Daniel, como siempre se dejó muchísimo pelo por la parte de arriba de la cabeza. De nada me sirvió discutir con su padre para que le cortara más. "Que el niño lo quiere" y de ahí no le saqué. En fin, que tuve que conformarme a pesar de que sé que le va a dar calor y que tendremos que volver a cortar en breve.

Tras los niños le tocó el turno a Raúl. Le relevé a la maquinilla y se preparó para que le cortara el pelo. Mientras tanto, los chiquillos se habían hecho con las tijeras y el cepillito que viene en el set y se dedicaban a labores de peluquería con las enormes pelusas que iban reuniendo. Se lo estaban pasando pipa. Y lo mejor es que hacían turnos y cada vez a uno le tocaba ser peluquero o ayudante. Así da gusto y cuando se pelean por la más mínima tontería.

Eso sí, pusieron todo hecho un cristo con los pelos y luego nos tocó a nosotros intentar adecentarlo de nuevo.

viernes, 23 de junio de 2017

Superjuegos, pasatiempos y chascarrillos del Capitán Calzoncillos

¿Conocéis al capitán calzoncillos? Pues ya estáis tardando. Sobre todo porque ahora hay peli y ya no tenéis la excusa de que nos os guste leer (no es que no te guste leer, es que no has encontrado el libro adecuado). Dos niños extremadamente traviesos y amantes de los cómics se inventan un superhéroe surrealista que acaba tomando vida en el estricto director de su cole, el Señor Carrasquilla, de un forma poco ortodoxa. Delirante.

La editorial SM tiene más de veinte libros sobre estos curiosos personajes entre ediciones y reediciones, de las que cabe destacar dos novedades. En primer lugar el libro de la película: Capitán Calzoncillos: su primer peliculón. El libro oficial de la peli. Que incluye todo lo necesario para conocer muy a fondo los entresijos de este film.

Superjuegos, pasatiempos y chascarrillos del Capitán Calzoncillos, un libro de actividades muy original que nos va a venir de miedo para el verano. éste es el que nos han enviado desde Literatura SM y ha triunfado entre mis churumbeles.

Daniel ya es una gran fan de esta colección, así que se le puso una grandísima sonrisa cuando le mostré el libro de actividades. Su hermano aún no tiene edad suficiente para leer sus aventuras, pero también le llamó mucho la atención.

Lo estuvimos ojeando juntos y vimos que está lleno de comics (puntazo), juegos, clases de dibujo de cómics (esto le flipó al mayor que le ha dado por hacer muchos), flipogramas y cómo hacerlos (no habré hecho yo de esos en las esquinas de mis libretas del cole jajaja), chistes, aventuras para rellenar al gusto del consumidor... y cuando llegamos a la última página... "¡Pegatinas!", exclamaron ambos muy ilusionados.

Desde luego los vamos a tener muy entretenidos con este libro, de eso no me cabe duda.

jueves, 22 de junio de 2017

Nutriben Innova con la Vida Saludable. Nutrición y bienestar para toda la familia (2ª parte)

Fuente: Nutriben Innova
En el evento de Vida Saludable. Nutrición y bienestar para toda la familia, organizado por Nutriben Innova, se dedicó la tarde a la visita a la fábrica y a desarrollar unos talleres orientados a conseguir bienestar emocional.

Fuente: Nutriben Innova
Nada más terminar el brunch, acompañado con una buena charla para comentar lo que acabábamos de escuchar en las ponencias de la mañana, nos metimos en un autobús y pusimos rumbo a la fábrica de Nutriben, en la que nos esperaba un recorrido muy completo para enseñarnos el proceso que sigue la leche desde que llegan los ingredientes a la fábrica hasta que se empaquetan para enviar a su destino.

Como es de esperar, los ingredientes pasan por un proceso muy estricto de calidad en el que se descarta todo lo que no cumpla las exigencias de la ley y de la empresa. Los lotes se registran y organizan con un programa informático que nunca dejará pasar a la siguiente fase un lote descartado. Luego los ingredientes se mezclan en líquido y pasan procesos específicos para asegurar la ausencia de elementos tóxicos o extraños en el producto y buscar la calidad óptima. Por ejemplo, pasa por una serie de filtros, un tratamiento térmico para eliminar microorganismos y se pasteuriza antes de añadirles las vitaminas que ya se ponen en el producto en seco. La mezcla líquida pasa por un proceso de evaporación y secado para conseguir una textura ideal para que se disuelva en el agua sin dejar grumos.

Fuente: Nutriben Innova
Entonces comienza la fase de envasado en la que está todo milimétricamente medido y protegido de agentes externos mediante un proceso automático que vale la pena ver. Al final obtenemos una caja con un lote numerado y registrado lista para ser enviada a su destino.

Para poder acceder a las áreas restringidas nos pidieron que nos quitáramos abalorios y que nos pusiéramos guantes, gorros, fundas en los zapatos, que nos pusiéramos desinfectante en los guantes... ¡Vamos! que las medidas de seguridad son impresionantes.

Terminada la visita nos volvimos al Café de Oriente del Museo del Traje, que era donde se desarrollaba el grueso del evento. Allí nos esperaba Aritz Urresti para desarrollar el taller de En busca del bienestar emocional I- Coaching. En él nos demostró que nadie nos enseña el lenguaje que entiende el cerebro sino un lenguaje que no comprende. Por eso no somos productivos al cien por cien y perdemos muchas horas infructuosamente. Lo genérico nos confunde y por eso no solemos llevar a término la acción con buenos resultados. Por ejemplo, no es lo mismo "recoge tu cuarto" que "mete los juguetes que veas en el suelo en el baúl". Tenemos que ser más específicos para llevar a buen término cada acción. También debemos buscar resultados tangibles: no tenemos que ir al gimnasio porque nos viene bien en general, sino porque necesitamos reducir barriguita o mejorar la resistencia. Algo de lo que podamos ver los resultados.

También solemos ser reactivos en vez de proactivos. Lo que significa que seguimos directrices de terceros en vez las nuestras propias. Es importante marcarse metas concretas, tangibles, proactivas y medibles para poder alcanzar unos resultados óptimos.  Y aquí llegamos al siguiente punto. No vale con alcanzar la meta concreta que nos hemos propuesto. Además, tenemos que medir las repercusiones de la misma y sacar conclusiones.

El truco para sentirnos a gusto con nuestra vida reside en el equilibrio entre todos los aspectos de la vida: salud, familia, profesión, formación, sociedad y cultura y valores éticos y espirituales. Uno de estos elementos no puede invadir el espacio de los otros como suele ocurrir con el ámbito profesional y familiar en muchas ocasiones.

Aritz nos enseñó el método de las cajitas para que comprendiéramos el tipo de lenguaje que el cerebro asimila. Se trata de un organigrama con acciones sencillas que hay que realizar para llegar a una meta. El mismo ejemplo de recoger la habitación nos vale. Si dejamos a un chaval en el centro de un desastre de cuarto y le decimos que lo recoja no sabe ni por dónde empezar y no lo hará, pero si le das directrices concretas su cerebro lo gestiona eficientemente y lo hará. Nos puso un ejemplo muy sencillo en el que la meta era regar las plantas y las acciones: coger la regadera, llenar la regadera y verter el agua a las plantas. Con estas instrucciones la meta se conseguirá seguro y de la manera más eficaz.

Tras la charla de coaching salimos todas al precioso jardín para empezar el taller de Bikram Yoga y de hipopresivos. Yo me las prometía muy felices pensando que la historia iba de relajarnos, pero no podía estar más equivocada. Nuestra profe nos hizo sudar de lo lindo para aumentar nuestras pulsaciones. Nos contó que este tipo de Yoga se hacía a cuarenta grados (que si no los hacía, rozaba) y con un 40% de humedad. He de confesar que mi elasticidad brillaba por su ausencia y alguna vez tuve que desistir porque notaba el tirón a puntito de hacerme la pascua. La profe en cambio se estiraba y doblaba con una facilidad pasmosa. La verdad es que sudamos la camiseta y sufrimos un poco, pero nos lo pasamos genial.

Los hipopresivos me parecieron dificilísimos. Nunca se me ha dado bien eso de dejar de respirar. Y no llegué a entender como porras mover los músculos que nos pedía. Para mí es como el que mueve las orejas, un misterio. La profe tuvo una paciencia infinita con las que teníamos más problemas en pillarle el truco.

Y ahí se acabó la cosa. Una pena con lo bien que nos lo estábamos pasando. Confieso que aún estuve un buen rato de charla con amigas y compañeras. ¡Hay que aprovechar esos momentos en los que coincidimos a tope!


miércoles, 21 de junio de 2017

Nutriben Innova con la Vida Saludable. Nutrición y bienestar para toda la familia

El lunes asistí a unas jornadas completísimas organizadas por Nutriben Innova: Vida Saludable. Nutrición y bienestar para toda la familia. Un tema que me interesa mucho porque la salud empieza por unos hábitos saludables, sobre todo alimenticios. Algo cada vez más complicado por factores externos y genéticos que  hacen que se produzca el aumento exponencial de los casos de obesidad infantil y un tremendo auge de las alergias y las intolerancias.

Afortunadamente, y toco madera, mis dos hijos pueden comer de todo (y además lo hacen en cantidades ingentes), y no están obesos porque lo queman con sus juegos diarios, pero eso no significa que estos problemas sociales no me afecten en mi entorno, ni que no me encuentre cara a cara con alguno de ellos en un futuro.

Las dos ponencias iniciales nos abrieron los ojos a la realidad de la obesidad como pandemia del primer mundo y nos aclaró muchos puntos sobre alergias e intolerancias. Las primeras tienen efectos visibles desde el primer contacto y la segunda posteriormente (Gracias Marisa Madres estresadas por tu infinita sabiduría).

La doctora Aurora Molina, pediatra de atención primaria, nos habló de la prevención de la obesidad infantil desde el nacimiento. Comenzó su ponencia afirmando que es uno de los problemas de salud más graves a los que nos enfrentamos en este siglo.

Para evitarlo, los padres debemos estar concienciados de la importancia de la nutrición desde la concepción del bebé. Es cierto que el 20% de las causas de la obesidad son genéticas, pero debemos tener en cuenta que el otro 80% son derivadas de la nutrición, el estilo de vida y los factores medio ambientales.

Los primeros 1.000 días de la vida de un niño son determinantes para preservar su salud en este sentido y cambiar la genética a través de la nutrición.

Si no alimentamos de forma correcta al feto y al niño en sus primeros días tiene más posibilidades de sufrir diabetes, hipertensión y obesidad. También afecta de forma negativa al desarrollo neurológico, al metabolismo y al crecimiento.

Existen estudios que relacionan directamente el peso del bebé al nacer, con el peso durante su infancia y la masa corporal de su etapa de adulto. Si el niño pesa poco o demasiado al nacer esto repercutirá en elevar la probabilidad de que sufra obesidad en el futuro.

Tips para prevenir la obesidad en nuestros hijos

Durante el embarazo olvídate de comer por dos. Como bien indicó la ponente, hay que comer pensando en dos, que es muy diferente. Significa que no tenemos que comer más en general sino de unos nutrientes y vitaminas determinados que beneficiarán al buen desarrollo del feto. Hay que tomar ácido fólico y mayor aporte de micronutrientes como hierro, zinc, yodo, vitamina A y vitaminas del grupo B.

En los primeros meses de vida la OMS recomienda lactancia materna al menos hasta el sexto mes, pero si no puedes hacerlo así, como me pasó a mí con el segundo, que nació con un problema y de la angustia y estrés que me causó la situación no era capaz de producir leche, tampoco tenemos que fustigarnos por ello. Al fin y al cabo, lo más importante en todos los casos es que nuestros hijos se sientan queridos (aunque a veces nos enfademos con ellos). La doctora Molina aseguró que en esta etapa tenemos que tener mucho cuidado con las calorías que ingerimos, los micronutrientes y las vitaminas y aconseja tomar una aporte extra de Omega3.

De los seis meses al año, empieza la época que llamó yo de exploración y descubrimientos increíbles. Introducimos nuevos sabores y texturas al paladar del bebé con predominancia de frutas y verduras. Es el momento de evitar las fobias alimentarias y de detectar intolerancias y alergias.

Del año a los dos años, el peque da un estirón y necesita ingerir más alimentos, pero cuidado con pasarnos porque resulta que tienen menor capacidad digestiva y de absorción metabólica que un adulto y no le favorece nada.

Problemas nutricionales habituales

La doctora Molina hizo hincapié en el exceso de proteínas que consumimos en nuestras dietas. Nos ha dado por cenar verdurita y filetito o pescadito y eso es un error. Hay que meter más cereales, frutas, verduras y legumbres en los menús. También explicó que abusar de la sal puede producir hipertensión, del azúcar síndrome metabólico y caries y de las grasas saturadas riesgo coronario. También comentó que en España, al estar tan concienciados con la fotoprotección los niveles de vitamina D en el organismo estaban disminuyendo de forma alarmante. ¡Vamos! que no te pongas a las doce de la mañana a tomar el sol cual lagartija sin crema protectora, ni te empotingues con ella cada vez que salgas a la calle aunque sean las ocho de la noche. El yodo y el zinc también escasean en nuestro organismo con lo que pueden incrementar las alergias y disminuir la inmunidad del organismo.

Algunos estudios hasta han encontrado relación entre la falta de sueño y la obesidad.

Los niños obesos tienden a convertirse en padres obesos agravando el problema. Si empezamos ya, esta anomalía se puede corregir a partir de la tercera generación.

El doctor Jorge Martínez, pediatra del Hospital Niño Jesús, fue el encargado de desarrollar la siguiente charla: La alimentación del bebé en sus dos primeros años de vida. Ambos ponentes coincidieron en muchos puntos importantes para prevenir la obesidad y otros problemas de salud a través de la nutrición.

El ponente comenzó poniendo énfasis en que esta etapa es fundamental porque hay un crecimiento físico gigante (el mayor que experimenta el ser humanos en su vida), un desarrollo cognitivo bestial (85% de la masa cerebral adulta ya se ha desarrollado a los 3 años de edad), y se produce la maduración del aparato digestivo y del sistema inmunitario.

Al nacer la respuesta inmunitaria es inmadura y se tarda dos años en en desarrollar la barrera intestinal. La leche materna es lo ideal para desarrollar el sistema inmunitario de una forma óptima, ya que contiene ingredientes naturales como las inmunoglubinas que influyen positivamente en el desarrollo del sistema inmunitario, y como los oligosacáridos que promueven la producción de bacterias intestinales “buenas”.

La leche materna tiene una composición única que hace que funcione como una orquesta bien sincronizada donde cada componente es importante. Las madres lactantes tienen que beber mucha agua, llevar una alimentación variada, evitar productos estimulantes y dietas hipocaloricas.

Si al final optamos por la leche de fórmula es importante elegir una baja en proteínas para evitar propensión a la obesidad. Con el tiempo las fórmulas se han ido perfeccionando para parecerse más a la leche de las madres.

Como el aparato digestivo va madurando poco a poco es muy importante seguir unas pautas en la alimentación infantil. Mucho cuidado con iniciar la alimentación complementaria antes de los 4 meses porque el doctor Martín asegura que aumenta la obesidad.

El ser humano suele rechazar nuevos sabores y por eso es tan importante la introducción de diferentes texturas y sabores durante el primer año. Incluso a través de la leche materna, ya que dependiendo de lo que coma la madre cambia de sabor.

Disfruté tanto de las ponencias como de la charla con las mamis blogueras durante el desayuno y el brunch, que, por cierto, demostró que lo saludable no está reñido con los delicioso. Estaba todo buenísimo y era tan bonita la presentación que daba pena comérselo.

Hay tanto que contar que me dejo el programa más práctico para otro post. Resaltar que la visita a la fábrica fue impresionante. No sabía que hacer leche de fórmula era tan complicado, pero eso ya lo cuento mañana que esto está quedando muy largo.


martes, 20 de junio de 2017

III Spanish Olav Festival: Campamento vikingo en Covarrubias

Este fin de semana nos hemos trasladado a Covarrubias por dos razones importantes: Una, porque había que huir del calor horroroso de Madrid; y dos, porque se celebraba el III Spanish Olav Festival.
Durante dos días los vikingos acampan cerca de la Ermita de San Olav y nos enseñan sus usos y costumbres. Ya los visitamos hace un par de años, que asentaron el campamento en Covarrubias, y con mucha pena nos lo perdimos el año pasado, pero este año queríamos ir sí o sí.

Llegamos justo en el momento en el que hacían exhibiciones de juegos propios de este pueblo guerrero. Nada más llegar nos explicaron uno que consistía en colocar unas piezas de madera a modo de peones y rey y hacer puntería con otra pieza de madera para tirar las piezas del contrincante.

Me hubiera gustado quedarme más tiempo a ver el desenlace, pero mis hijos tenían fijado un objetivo. Al fondo se veía otro juego que llamaba mucho la atención. El que se la quedaba se sentaba en cuclillas con los ojos vendados y un casco cerca de sus piernas. Se le daba una cuerda con un saco atado y tenía que darle vueltas sobre su cabeza intentando dar a los valientes que se acercaban con un palito de madera en la mano con claras intenciones de darle al casco. El que lograba darle y salir del círculo sin ser golpeado ganaba. Si te golpeaban te eliminaban.

Allá que se sumaron alegremente mis churumbeles, sobre todo el mayor. Que logró darle al casco una vez aunque luego saliera damnificado al intentar huir. Estaba muy orgulloso de su rasguño de guerra en la rodilla. Cuando tocó cambio del que se la ligaba me presenté voluntaria.

No me atrevía a entrar en el círculo del saco, pero me apetecía participar. Muy decidida hinqué las rodillas en una piel que me facilitaron para que no me las dejara en la gravilla, me vendaron los ojos y empecé a mover la cuerda sobre mi cabeza. Ni que decir tiene que me ganaron por palizón, pero eliminé a unos cuantos antes. Si el saco es blandito, el juego mola mucho. Tanto que, cuando los adultos acabaron con él los niños siguieron jugando con sus reglas y a su modo.

Daba gusto ver cómo enseguida los peques se contagiaron del espíritu vikingo y se pusieron a jugar sin conocerse de nada. A veces con demasiado ímpetu diría yo.

Daniel aprovechó ese rato para acercarse a la armería y pedir con ojitos de bambi al armero que le prestara todo lo que pillço para hacerse fotos guerreras. Hasta se metió en una de las tiendas para que se lo explicaran todo. Dentro pudo desenvainar y envainar una espada. Y eso, señores, fue lo que más le impresionó de toda la jornada. No paró de repetirme su hazaña y de pedirme que le enseñara su foto en plena acción durante todo lo que quedó de finde.

Sólo pararon sus juegos para ver la demostración bélica incluída en el programa. Uno de los vikingos nos contó cómo formaban cuando iban a la batalla. Lo hacían de tal manera que formaban un muro con sus escudos atacando a los enemigos con lanzas y hachas desde la distancia. Nos hicieron unas cuantas melés que acabaron en una trifulca entre dos de los participantes. Ambos contrincantes se enzarzaron en una pelea que acabó con la muerte de uno de ellos. Molaba porque habían participante del campamento que les azuzaban desde el público para dar más realismo a la representación.

Los niños enseguida se pusieron a criticar que había habido poca sangre, que la lucha había sido demasiado corta... ¡Como son! Uno de ellos alegaba que un poco de Ketchup hubiera sido ideal para bordar la escena. Como se estaban revolucionando un poco. Una arquera vikinga se llevó a los que así lo quisieron a practicar su puntería para que pudiéramos ver el entierro con un poco de calma.

Las esclavas del guerrero fueron sacrificadas voluntariamente para asegurarse su plaza en el Valhalla sirviendo a su señor, que había fallecido en combate y por eso mismo se iba directo a la mesa de odin a disfrutar de los más maravillosos placeres por el día y a luchar incansable durante toda la noche. Planazo celestial.

A la primera esclava le cortaron la garganta porque era la principal y el derramamiento de sangre era un privilegio (esta vez corrió sangre de mentira para júbilo infantil) y a la segunda la estrangularon con un cordón. Luego la dispusieron en el círculo de piedras funerario junto con la tercera parte de las posesiones del finado. Sobre todo útiles que le serían de utilidad en la otra vida. Otra tercera parte iba a la familia y la última al que se encargaba de vestir al muerto.

Tras la ceremonia se enterraba al muerto (eso no lo hicieron evidentemente) y unos días después lo desenterraban y, dependiendo de las riquezas del muerto y de las posibilidades los metían en un barco y lo lanzaban al mar en llamas.

Una vez terminada la escenificación nos dejaron acercarnos a verlos de cerca. De nuevo los peques se pusieron criticones: que si habían visto parpadear al muerto, que si no era creíble, que si esto que si lo otro... Total, que el muerto se debió de cansar de oirles y se levantó dando un terrible grito de guerra. Los niños salieron escopetados como si les persiguiera el diablo. Me asustó hasta a mí que no me lo esperaba. Luego nos reímos muchísimo todos.

La verdad es que se lo curran muchísimo. Daniel dice que el próximo año quiere participar y acampar convertido en un auténtico vikingo.