viernes, 17 de mayo de 2019

Las fuentes de La Granja

Cuando se aproximaba el puente de mayo me llegó un Whatsapp del grupo Madrid con Niños en el que me informaban de que las fuentes de La Granja de San Ildefonso se ponían en marcha esos días y que era un espectáculo digno de ver.

Se lo conté a mi marido y no le pareció mala idea retomar el tema de las excursiones a los alrededores, pero lo de meterse en un palacio no le hacía mucho tilín, así que llegamos a un acuerdo: Por la mañana haríamos una ruta por Boca del Asno y por la tarde a ver las fuentes.

Así quedamos y el día D, después de recoger el picnic que no habíamos montado al lado del río, nos montamos en el coche y nos fuimos a La Granja. 

En la puerta del jardín del palacio habían colocados unos torniquetes y se cobraba la entrada a cuatro euros por persona (aunque he leído por ahí que el precio se reduce a dos si vas de noche, y encima las ver iluminadas). Cuando no está el tema de las fuentes entrar al jardín es gratis.

El caso es que pasamos por las taquillas y nos metimos media hora antes de la hora a los jardines, con lo que nos dio tiempo de recorrerlos un ratito antes de que empezara el espectáculo de agua. Son muy bonitos.

Cuando llegó el momento, nos arremolinamos alrededor de la primera fuente. Éramos bastantes así que estábamos apretaditos. Los niños, por supuesto, se buscaban rápido un hueco en la primera fila. 

Pocos eran los que se quedaban al lado de sus padres. Un señor con una bandera de España rodeó la fuente para indicarnos que nos hiciéramos para atrás porque el agua se salí de la fuente unas cinco metros. Impresionados nos hicimos para atrás unos dos metros, que ya se sabe que el español es muy desconfiado. Encima los de atrás no querían moverse y los de delante no querían perder posiciones... 

En esas estábamos cuando el agua de la fuente comenzó a ganar presión. La verdad es que era muy bonito de ver, pero el agua no terminaba de rebasar el murete, así que nos fuimos confiando, confiando... hasta que aquello de repente estalló en una cascada que nos pilló desprevenidos y nos hizo correr como liebres en un sálvese quien pueda. El señor de la bandera debía de estar partiéndose de risa en algún rincón, o ya estaba acostumbrado a esto, no sé. 

Los únicos que no tenían prisa por ponerse a salvo era los niños, que corrían, pero en círculos y bien cerca del murete para mojarse cuanto más mejor. Iván fue prudente, pero Daniel... Daniel salió de allí como si se hubiera tirado de cabeza a la fuente y con una estupenda regañina que por un oído le entraba y por otro le salía.

La siguiente fue también una fiesta del agua en la que el mayor volvió a requetempaparse. Era más bonita que la primer y encima se formaba un arco iris precioso en unos de sus lados. Nos encantó.

La tercera fue más suave y sólo nos caía una fina lluvia muy agradable que se agradecía con el calorazo que estaba haciendo ese día. Nos pilló el sol de frente con lo que fue un poco incómodo de ver, pero valió la pena porque era una pasada.

Y a la última la llamaremos la destroyer. Parecía muy tranquilita ella, hasta que empezó a salir un chorrazo alucinante que no sé a cuántos metros de altura llegaría, pero eran muchos, MUCHOS. Afortunadamente, el viento nos fue favorable y nos salvamos de una buena ducha. 

Los de enfrente no tuvieron tanta suerte y pronto empezaron los gritos y las estampidas. De las escaleras caían cascadas de agua y la gente no tenía dónde meterse porque estábamos rodeados de setos por todas partes.

¡Lo que nos pudimos reir! Aunque si nos hubiera tocado por ese lado no sé si nos hubiéramos reído tanto, la verdad. Al contrario de Daniel que estaba totalmente desilusionado por haber elegido mal el sitio y no recibir semejante aguacero en su inconsciente cabeza.

Entre el paseo y el recorrido de las fuentes estuvimos allí más de dos horas. Vale la pena pagar la entrada. Al salir nos sentamos a tomar algo para descansar un poco antes de partir hacia casa. Raúl aseguró que había que volver para visitar el palacio (anda que...) y comer judiones (creo que eso es lo que más atrajo su atención. Lo llega a saber antes y ni picnic ni ná).



Antes de planear la excursión a La Granja de San Ildefonso consulta los horarios de las fuentes, porque no las ponen en funcionamiento todos los días ni a todas horas.









jueves, 16 de mayo de 2019

Los Futbolísimos: El misterio de las 100 calaveras

El apocalipsis, el fin, el desastre definitivo... macabras calaveras comienzan a aparecer en Sevilla la Chica y el pueblo vecino.

Unas inusuales lluvias torrenciales las están sacando a la superficie y están calando a todos los vecinos de barro y mal humor hasta las orejas... ¿será esto un mal presagio? ¿El día del juicio final del pueblo está cerca? Y, ¡peor aún!, ¿Los Futbolísimos se separan? Todo parece indicar que sí en esta nueva entrega: El misterio de las 101 calaveras.

Un nuevo misterio, el más macabro de todos hasta la fecha, se cierne sobre este grupo de amigos unidos por su amor al fútbol y los retos detectivescos.

Con diálogos chispeantes y mucho humor, estos chicos tendrán que resolverlo en tiempo record si no quieren perderlo todo. Nuevos personajes, antiguos conocidos y momentos espeluznantes se van sucediendo a medida que pasamos las páginas del tomo.

Como era de esperar, éste es el título que más ha llamado la atención de mis niños, que son de lo más truculentos. Nada menos que 101 calaveras y un par de muñecos creepy para adornar una historia llena de profecías, cementerios, rayos y truenos, personajes misteriosos...

Como siempre, la combinación del texto, ilustraciones y cómic resulta un gran acierto para atraer la atención infantil y animarles a dar el salto del álbum ilustrado a los libros. Además la historia siempre toca temas que les gusta y les engancha.

Que conste que a mis hijos el fútbol ni fu ni fa, pero los Futbolísimos les encantan. Es que se coge cariño a Pakete el delantero que menos goles mete de la historia y al que no, repito: no, le gusta Helena con H.


miércoles, 15 de mayo de 2019

El día del cómic 2019 gratis en Akira Cómics

Éste sábado era el Día del cómic gratis. Un acontecimiento que se vive con profunda emoción en mi hogar. Los niños se pasan la víspera fantaseando sobre los títulos que se llevarán a casa en esta ocasión ¿Star trek? ¿Pokemon? ¿Doctor Who? ¿Los Rabbits? Todo puede ser...

Desafortunadamente, a mí me volvió a coincidir con las JGA, así que me lo volví a perder este año. pero mis hombres se plantaron en la cola una hora antes de que Akira Cómics abriera sus puertas y sembrar de ilusión las mentes de los amantes del cómic.

Cómo siempre la cola era tremenda, personas de todas las edades, sexo y condición se agolpaban en la acera, probablemente pensando cual de los tres packs que se ofertaban para elegir iban a llevarse a casa. No es una elección fácil. Menos mal que teníamos tres miembros de la familia allí para hacerse con todos (como los Pokemon).

A pesar de lo que se pueda pensar, hacer cola frente a Akira Cómics no es nada aburrido ni tedioso. Al contrario. Primero porque te rodea gente con los mismos intereses, segundo porque algunos van disfrazados para tal acontecimiento, y tercero, y lo que más les gusta a mis hijos, el personal de Akira cómics se caracteriza de héroes, superhéroes y supervillanos para amenizar la espera.

Como todos los años, El Castigador fue la voz cantante en el concurso de preguntas. En esta ocasión mi primogénito no quiso participar, pero no dudó en posar con los personajes que por allí paseaban cola arriba y cola abajo. En cambio, el pequeño, que es más de saberse las cosas de pe a pa, se prestó encantado a responder la pregunta del hombre de negro con calavera en la camiseta.

"Dime cuatro integrantes de la Joven Liga de la Justicia", inquirió muy serio, muy en su papel. "Raven, Robin, Chico Bestia, Cyborg y Starfire", contestó sin dudar el peque, los cuatro y uno de propina. El entrevistador pareció quedar muy impresionado, pero creo que se olvidaba de la existencia de una serie infantil de gran éxito, "Teen Titans Go!". Todo tiene truco...

Cuando les llegó el turno se hicieron con su botín y se fueron paseando tranquilamente a casa para poder leerlos a gusto. Por el camino se sacaron alguno de las bolsas para echarles un ojo. La tentación es irresistible.

A mí me parece una iniciativa fantástica para animar a los peques a leer y aumentar su amor por los cómics, de los que me declaro fan total. Y que conste que también soy muy fan de leer buenos y emocionantes libros. Una cosa no quita la otra.


martes, 14 de mayo de 2019

JGA19: para mentes inquietas y profes innovadores

Cómo decíamos ayer... (parafraseando a Fray Luis de León, pero en este caso es verdad que fue ayer), estaba yo en las Jornadas Gamifica tu Aula flipando pepinillos (como diría Alberto Chicote) con los proyectos que se presentaban en las charlas a las que asistí. Ahí sí que se echaba de menos un superpoder para poder multiplicarse y asistir a todas simultáneamente porque todas molaban, pero como no era posible tuve que elegir entre tanto crack.

Tras comer, me fui corriendo a la charla de Javier Andrés Ruiz, Aprendiendo con magia. ¡Con lo que nos gusta la magia en casa! Aunque tiene un montón de proyectos educativos que no se basan en la magia que también son flipantes, puedes aprender muchos de sus trucos que hace para enganchar la atención de sus alumnos y que aprendan de forma sorprendente en su canal de youtube.

En su clase comenzó con un truco muy vistoso de lectura de mente para captar nuestra atención y romper el hielo. Anda que no nos reímos cuando todos averiguamos la carta que había elegido el voluntario. ¿Quieres saber cómo lo supimos? Pues la respuesta está en una de las fotos del post. En opinión de este profesor, la magia sin más no tiene sentido. Hay que darle un fondo pedagógico. Activando la emoción conseguimos un aprendizaje efectivo.

Luego continuó con otro de dados basado en las sumas, con el que nos explicó su método de trabajo con los alumnos. Me encantó y quiero hacerlo con mis niños. Primero les hacemos el truco para que flipen. Luego se lo repetimos para que intenten averiguar el truco. Cuando ya lo han pillado, se hacen sus propios materiales para hacer el truco y se lo hacen a niños de cursos inferiores. ¡Anda que no tienen que discurrir!

Afortunadamente nos dejó los enlaces a los vídeos en los que explica los trucos, así que no tengo ni que explicarlos, que ya lo hace el experto. El de los dados es el siguiente:



Después nos dejó a todos con la boca abierta con el truco de la predicción a tres bandas. En este truco salió de voluntaria Paloma de refuerzo divertido. Hasta ilusión me hizo verla en el "escenario":



Y el de la aparición de los 4 ases, que va incluido en una secuencia que hizo en el aula:



Para finalizar nos hizo uno muy chulo en el que unas cartas con los artículos determinantes acababan todos al principio del montón y los indefinidos al final. ¿O era al revés? Ya no me acuerdo, qué desastre, pero mirad el vídeo y lo descubriréis:


Una charla de lo más visual e interactiva.

Corriendo por los  pasillos me encontré con Clara de Agora Abierta, que iba perfectamente caracterizada de Tintín, desde el flequillo característico hasta el simpático Milú que mostraba en su bolsa. Que disfraz más genial.

Tan feliz llegué a la siguiente aula en la que nos darían tres minicharlas a cual más interesante. La primera me enganchó enseguida porque iba de periodismo y comunicación. La daban dos chicos de Wet Edugames, expertos en juegos inmersivos educativos. Este proyecto en concreto se llama El contenido del futuro y se basa en una colaboración que pide Radio televisión Europea preocupada por el descenso de audiencias en sus canales tradicionales.

La idea es que los alumnos produzcan contenidos en el formato o formatos que quieran y presenten un proyecto. Lo primero será salir a buscar información y hacer mucho trabajo de campo, luego estructurar el proyecto, generar los contenidos, montarlo y difundirlo para que llegue al mayor número de personas. ¡Completísimo! Los niños hacen lo que quieren: canal de youtube de videojuegos, canal de moda... están más motivados y son dueños de sus propios contenidos.

Pero la cosa no queda allí. Desde que se propone la actividad los niños creen que Radio Televisión Europea existe gracias a los materiales tan currados que aportan los creadores del proyecto, con lo que se puede trabajar en el aula el peligro de fiarse de la veracidad de una fuente sin contrastarla primero.

Después, Nayra Quintana nos explicó cómo con un poco de creatividad y apoyo digital los exámenes pueden pasar de ser el momento más temido al más esperado. Ella tiene la suerte de contar con una tablet por alumno, pero tomando de ejemplo sus creaciones seguro que se pueden hacer cosas muy chulas offline que llamen la atención de los alumnos.

Nos aconseja que comencemos los exámenes dándoles confianza en si mismo mezclando frases inspiradoras con instrucciones y consejos, como "Te lo sabes, no te agobies. Sólo tienes que fijarte bien y comprobar las respuestas".

Hay que motivarles con cosas que les gusta como sus personajes preferidos y siempre empezar con los ejercicios más fáciles para que se animen. Hay que trabajar su autoestima, que es tan importante como los contenidos que estudian.

Luego enlazamos todo el examen con una historia, por ejemplo, ella se da cuenta que no tiene  nada en la nevera entonces tiene que ir al centro comercial, pero primero echará gasolina (si tiene tantos litros, su depósito es de tantos otros litros y el litro está a tantos euros, cuanto tendrá que pagar para llenar un tercio de depósito), llega al super y ve que hay estupendas ofertas, así que hay que descontar el tanto por ciento que corresponda a los precios, etc, etc.

También nos aconseja utilizar las fiestas de temporada como Halloween o personajes que les motiven, como Super Mario, para hacer exámenes muy chulos que esté motivados en resolver. La verdad es que se los curra muchísimo y me dejaron alucinada. Ya estoy pensando hacer alguno a mis hijos este verano en plan repaso... Offline que yo soy un poco tecnolerda. Ya me inventaré algo (¿Ventanitas?)...

Para terminar, le tocó el turno a Beatriz Cerdán y a sus métodos para Aprender historia a través del cómic. Nos dejó a todos flipando con el pedazo de cómic que presentó. Tengo que investigar las herramientas que nombró porque yo también quiero hacer esas. No sólo para contenidos de historia. Tiene ilimitadas posibilidades. Pero, a ver, que me emociono y me disperso.

El tema es que los niños leen el cómic y a partir de esa amena lectura (llena de chistes para hacérselo más divertido) van elaborando sus propios proyectos, que puede ser una presentación digital en genially o en Prezic o en la plataforma que prefieran, o hacer un vídeo de sus manos manejando carteles y que expliquen algún pasaje de la historia... Nos comentó que existe una cámara especial para hacer lo de los cartelitos o ir dibujando en un papel y que se reproduzca la imagen en la pizarra digital (tantas y tantas posibilidades...).

En definitiva, lo han vivido, lo han trabajado y se lo han currado leyendo el comic, haciendo videos con cartelitos y explicando con sus palabras los temas de historia. Tenemos que dar alas a los alumnos porque si les dejas hacen cosas increíbles. Tienen que aprender haciendo. Un comic les entra muy bien por los ojos si está hecho con cosas que a ellos les gusta y les divierte. Ademas lo retienen mucho mejor en la memoria.

Ella piensa que es muy importante que compartamos nuestros conocimientos para facilitar a otros docentes que puedan dar el salto a un nuevo sistema para educar mucho más motivador e ilusionante en el que los alumnos se convierten en protagonistas activos de las clases.

Cuando acabaron las píldoras, se nos convocó en el patio para una mega competición de cartas de superhéroes. Las cartas las teníamos en las bolsas que nos dieron en la entrada, la mía era la de Loki. También nos dieron unos antifaces con formas y colores diferentes para hacer un reto de fotografiarnos según los colores y hacer los equipos del campeonato. Nosotros teníamos un portavoz que era un crack, con Obélix como arma mortífera ganó muchas batallas, pero acabaron eliminándole muy cerca del final. Muy emocionante la actividad.

Y con mucha pena llegó el final y la clausura, Nos fuimos de allí con un montonazo de ideas bullendo en la cabeza.

La crónica 1 la puedes leer aquí.