domingo, 27 de abril de 2014

Buscando piñas

Un día de la semana santa que amaneció especialmente soleado al papi de las criaturas se le ocurrió la genial idea de ir al pinar a buscar piñas que quemar en la chimenea durante los duros inviernos. Los peques acogieron la idea encantados y se regocijaron con la promesa de que, algún palo también podría caer en la bolsa.

La abuela Chari se apuntó al plan porque, la verdad, prometía mucho. Y no nos decepcionó porque el pinar era precioso y nos recibió con millones de piñas de diferentes formas, colores y tamaños en su manto. Los niños se volvieron locos. No les cabían más cosas en los brazos. Al final decidieron soltar carga (a mamá, como no) y hacer posturas guerreras con el palo arma perfecto a su elección.

Enseguida llenamos las bolsas de piñas y las dejamos a un lado del camino para recogerlas a la vuelta. Los chiquillos cada vez tenían un palo más grande, más afilado y más peligroso entre las manos. A mamá ya no se la veía debajo de todos los palos y ramas que sus hijos había tenido a bien darle para que se los guardara. Disimuladamente iba soltando los más antiguos a modo de miguitas de pan en Hansel y Gretel.

Daniel acabó castigadísimo por sus ansias destructoras contra las pobres setas y hongos, que nada le habían hecho. De nada sirven mis amenazas de que, un día, seguramente no muy lejano, los árboles del bosque cobrarán vida y le buscarán para vengarse. Es una historia que ni siquiera le da pesadillas. Supongo que comparado con las luchas titánicas entre monstruos, robots asesinos y zombis que hay en su imaginación, unos arbolitos andantes deben ser naderías para él.


12 comentarios:

  1. Me encanta y hay que ver lo que os moveis...jajjajaja. Para ellos es lo mejor que unos padres pueden darles,,, experiencias. Ojala tuviera mas tiempo y me apuntaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tu tampoco paras!!! A pesar de no tener tiempo ni para respirar siempre estás buscando actividades estupendas para tus niños :D

      Eliminar
  2. El pinar se ve precioso , y las fotos son muy bonitas . Yo para las fotos soy desastrosa , todo con el iPad y ya está , no tengo tiempo para ello pero me gusta ver una buena foto sobre todo sí es de paisaje.

    Esos paseos y viajes siempre lo recordarán y unen a la familia mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El fotógrafo de la familia es mi marido. Le encanta y se nota.

      Aunque también te digo que con una buena cámara tienes mucho ganado jajaja

      Es verdad que estas excursiones unen mucho a la familia :D

      Eliminar
  3. Buscar piñas es de lo más divertido, imagino el día tan especial que pasasteis y cómo me he reído imaginándote con la montañita de palos, je je

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me confundieron con un trastero para palos andante jajaja

      Menos mal que me deshice de ellos con mucho disimulo ;)

      Eliminar
  4. ay pero como están tan mayores ya??!!! el lugar se ve precioso!!
    Menos mal que que no les dio por coger piedras que sino entre las piñas y los palos no llegas! ajajaj besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que crecen muy rápido. Recuerdo a Jaume de bebito y lo veo ahora... Es un niño muy mayor!!!! Hay que relentizar el tiempo o dentro de poco tendremos hombres en casa :O

      Por cierto, piedras también cogieron jajaja

      Eliminar
  5. Lo dicho. Hacéis unos planes campestres estupendos!! Besotes.

    ResponderEliminar
  6. Me flipa la última foto...qué guapos!!! :)
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!
      Todo el mérito es de Iván jejeje

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.