sábado, 29 de noviembre de 2014

¿Y tú que le hiciste?

Daniel y yo vamos por el mal camino. No porque yo crea que él sea malo. Que va. Al contrario. Pienso que es un niño muy bueno. Le he visto hacer unas cosas preciosas como consolar a un amigo, defender a su hermano, compartir su tesoro... Pero tiene una vena malvada. Supongo que como todos. Lo que pasa es que me crispa cuando se porta mal "a posta". Me explico: él sabe perfectamente que hay algo que no quiero que haga y lo hace, o que eso le molesta a su hermano y lo dice, o que expresa algo desagradable sobre alguien que tiene al lado y no se corta ni un pelo, aún sabiendo que hace daño.

No sé si es una manera de llamar la atención o no, pero tengo claro que es un comportamiento que quiero eliminar de su carácter en la medida de lo posible. He pasado de las regañinas acompañadas de razonamientos sencillos, a gritos y  castigos y, por último, consecuencias. ¿Lo has hecho para molestarme? Pues felicidades, has conseguido una mamá muy enfadada contigo para todo el día.

Y no sólo eso, ahora, cada vez que me cuenta algo malo que le ha pasado le pregunto casi sin darme cuenta "¿Y tú que le hiciste?".

"Mami, un niño me pegó en el recreo"
"¿Y tú que le hiciste?"
"Le rompí su hojita"
"Mal, mal ¡¡¡fataaaaal!!!"

"Mami, hoy me insultó un compañero"
"¿Y tú que le hiciste?
"Me tapé la nariz porque huele muy mal"
"¡Pero que falta de respeto es esaaaaa!"

"Mami, Iván me pegó una patada. Ríñele"
"¿Y tú que le hiciste?"
"Sólo le quité el coche, pero es que es míoooooo"
"....."

Evidentemente, el chiquillo empieza a pensar que le tengo manía y que nunca me pongo de su parte.

¿Hay alguna otra forma más justa de manejar esto?

17 comentarios:

  1. Yo tengo muy claro que son llamadas de atención. Y es que el mío (tiene 6 años, creo que el tuyo será más o menos de la misma edad) hace lo mismo en ocasiones y mi "rabia" es ver que lo hace queriendo para provocarme.
    He llegado a pensar que es una forma de rebelarse, que en el colegio no le permiten tantas cosas porque hay unas normas que no se pueden saltar, y luego se desquita en casa que es donde tiene más confianza.
    Lo que yo procuro, si la cosa no es muy grave, es no hacerle mucho caso y que entienda que la atención la va a recibir cuando se porte adecuadamente.
    No es fácil... ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también intento no hacerle caso, pero es que la cosa empeora y empeora hasta que consigue llamar mi atención. Casi prefiero probar métodos diferentes para corregirle. Por ejemplo, le pido que me explique por que lo hace ("No sé"), que qué haría en mi lugar ("No sé"), que tiene que esforzarse para portarse mejor ("Sí, mami te lo prometooo"), pero resultados no veo snif snif. Muchas gracias por tu consejo. Estoy segura de que tienes razón y que lo hace, sobre todo, por llamar la atención. Y por que es un manojo de nervios!!!

      Eliminar
    2. jeje, el mío también es de los que no paran de hacer promesas de buen comportamiento...

      Eliminar
    3. Si es que son demasiado listos jajaja

      Eliminar
  2. La verdad es que no te sé aconsejar en ese sentido pero ánimo!!! Seguro que alguien te da la fórmula correcta. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que no existe esa fórmula snif snif

      A lo mejor cambiando a la madre, por otra menos histérica...

      Eliminar
  3. ¿Y si le hablas de emociones y no de acciones? Es decir,¿cómo se siente él cuando le hacen algo que no le gusta? Y que piense que la otra persona también se siente mal cuando el actúa así. Que empatice y se ponga en el lugar del otro,¿a que no le gustaría qué le hicieran a él lo que él hizo?¿Qué solución buscaría él para no hacer sentir mal al otro ni sentirse él mal?
    En mi opinión esos comportamientos son la punta de un iceberg: emociones negativas que no sabe gestionar aún. Podías leer el libro "emocionario" con Daniel y hablar de situaciones en las que siente esas emociones.
    ¡menudo rollo te he soltado!
    bueno,todo son etapas. Ánimo,lo haces genial.
    un besote de otra Canaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De rollo nada. Consejos que escucho y medito. He oído hablar de ese libro y no tiene mala pinta. Es cuestión de probar. En realidad, intento hablar de sus emociones y de las mías, para que no crea que sólo él las tiene. También intento empatizar con él y al contrario, pero es muy difícil. Me resulta imposible comprenderle. Y a él tres cuartos de los mismo conmigo. Buf! A ver si el libro nos ayuda. Muchas gracias!! Y mucho besos!!

      Eliminar
  4. Hola guapa!! No se si te podré ayudar en algo, pero en disciplina positiva, todo lo que acabas de explicar (cuando se portan mal a posta, cuando te das cuenta que no algo que han hecho por "la edad"...) se le llama "Meta equivocada". Detrás de estos comportamientos hay alguna estas 4 metas equivocadas que el niño intenta conseguir: atención excesiva, poder mal aconsejado (ser el jefe), venganza o ineptitud asumida. ¿Por qué los niños deciden perseguir estás metas? Porque han desarrollado la creencia errónea de que solo son importantes o solo los tenemos en cuenta cuando se portan de esta manera. Como suele ser que sin querer prestamos más atención al mal comportamiento que al malo, lo que hacemos es alimentar su creencia sin querer. Según cómo no sintamos nosotros ante su comportamiento podemos descubrir en qué meta ha caído el niño y actuar así en consecuencia, pero la mejor manera de que el niño abandone su objetivo (esa meta equivocada) es atender su necesidad de ser tenido en cuenta: pasar rato con él, validar sus emociones, intentar entenderle desde su punto de vista...En fin! que no te doy más la brasa! jijijiji. Tengo que escirbir un post sobre esto mismo, porque la verdad es que es muy útil saber porque narices los niños se portan de estas maneras tan desagradables en ocasiones. Un besote guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy deseando leer tu post sobre el tema. Me has ayudado muchísimo. Creo que busca las cuatro metas: Quiere más atención, quiere ser el jefe (lo dice constantemente), venganza porque seguro que está convencido de que le hago más caso al peque que a él (aunque no sea verdad) e ineptitud asumida. No pone cuidado en lo que hace y siempre está cayéndose o se le caen las cosas o las tira, etc. La mayoría de las veces intento quitar importancia a estas situaciones. Por ejemplo, hoy las dos veces que ha intentado correr tras su hermano se ha caído. En vez de reñirle le he explicado que el suelo está mojado y lleno de hojitas. Y esa es la razón de que se resbale. Pero otras veces, tengo mal el día y le riño. Por ejemplo con la servilleta de las cenas ¡se le cae al suelo siempre! Todas las noches y más de una vez. por mucho que le digo que tenga cuidado a la que me descuido ¡zas! en el suelo. Y lo mismo con la fruta. No hay día que no acabe en el suelo. Ahí suelo perder la paciencia.
      En cuanto a pasar el rato con él, ahora mismo me están aconsejando lo contrario, que los deje volar un poco porque estoy demasiado encima de ellos :_(
      Qué difícil es todo.
      Al final la que te he echado el rollo he sido yo.
      Muchas gracias!!

      Eliminar
    2. Cambio la respuesta, le he estado observando en el parque y me temo que es la meta Ineptitud asumida, aunque no sé por qué llegamos a ese punto. Intentaré ser más empática, aunque no es nada fácil...

      Eliminar
    3. Estoy de acuerdo con ella. Pero además tu deberías calmarte un poco y respirar antes de reñir según que actitudes, porque a lo mejor no las puede evitar por mucho que lo intente. Además de las maneras de decir las cosas. No es lo mismo decir no te tires por el suelo a decirle yo se que te gusta mucho correr pero te puedes resbalar y A MI (no es cosa de él) no me gusta que te manches la ropa, que se te rompa,... A veces caemos en el error de culparlos de cosas que simplemente son "manías" nuestras

      Eliminar
    4. Ya, tienes toda la razón. El cambio tiene que empezar por mí. Y te aseguro que lo intento, leo, estudio posibles formas de actuar, hablo del tema con muchas personas, profes incluidas... Intento relajarme de mil maneras... Intento no gritar, utilizar el refuerzo positivo, la psicolgía blanca y la empatía, pero ahy días, hay días, que me resulta muy difícil.

      Es verdad que muchas veces nos equivocamos en la manera en que comunicamos nuestros desacuerdo o enfado, pero cuando estás caliente es muy difícil encontrar las palabras justas. Por eso intento controlarme. Y cuando no lo consigo, luego, cuando me calmo, tengo uan conversación en frío con el peque con lo que ha hecho mal e´l y lo que he hecho mal yo: Por ejemplo: Daniel, me he enfadado por esto y por esto, pero también es verdad que no debería haberte dicho esto porque no es verdad, es que mamá estaba demasiado enfadada y no sabía lo que decía en ese momento... etc, etc...

      Perdona todo este rollo que te he echado :S

      Eliminar
  5. Tal vez conozcas esta leyenda, por si no es así te la pego. Para mi resulta muy inspiradora:

    Hay una tribu africana que tiene una hermosa costumbre.
    Cuando alguien hace algo que consideran incorrecto, ellos llevan a la persona al centro de la aldea y toda la tribu viene y lo rodea. Durante dos días, ellos le dicen todas las cosas buenas que él ya ha hecho.
    Se dice que esta gente piensa que todo ser humano viene al mundo como un ser bueno. Cada uno de nosotros, deseando seguridad, amor, paz y felicidad, pero a veces, en la busca de esas cosas, las personas cometemos errores.
    La comunidad ve aquellos errores como un grito de ayuda.
    La tribu se reúne para reconectarlo recordándole quien es realmente, hasta que él recuerde su verdad, de la cual se había desconectado temporalmente: “Yo soy bueno”.

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la conocía, pero me ha encantado y me va a venir a la mente cada vez que riña al peque. Que conste que cuando él se autocalifica como malo siempre le digo que en realidad él es bueno, pero que a veces hace cosas malas ¡como todo el mundo! Hasta mamá. A día de hoy, cuando a alguien se le ocurre la tontería de comentar en su presencia lo mal que es él salta: "No soy malos, soy travieeeeso"

      Besos!!

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.