domingo, 9 de mayo de 2010

De picnic




El sábado nos fuimos a un parque enorme que hay por el norte de Madrid. Preparamos biberones, papillas y sandwiches con la idea de tirarnos en el cesped a comer. Al principio el día se torció un poco. Hacía frío. Con la mañana tan estupenda que habíamos tenido. ¡Qué rabia!

Aún así sacamos a Danielito del carrito, pero con el viento que hacía no tardamos mucho en volverlo a meter, con plástico y todo para que estuviera gusto. Decidimos dar una vueltecita con el carrito y volver a casa para darle de comer al peque, pero en el último momento salió el sol y pudimos disfrutar de nuestro día de picnic. Dejamos que Daniel se revolviera un rato en el cesped. Se lo pasó bomba. Raúl se dedicó a hacer volar una curiosa cometa que compró en china y que se compone de un montón de pequeñas cometas puestas una detrás de otra. La gente se paraba a verla. Llamaba la atención.

Después de pasar la tarde tan a gusto recogimos el chiringuito y nos fuimos al coche. Justo en ese momento empezó a llover. Menos mal que ya nos marchábamos.

2 comentarios:

  1. En cuanto llegue a casa cuelgo una foto de la cometa. La verdad es que es muy curiosa.

    ResponderEliminar

Me encanta saber lo que piensas.