martes, 17 de septiembre de 2013

El monstruo de dos cabezas y cuatro brazos

¡¡Mamá!! ¡Ven, mamá!- Ya estaba el mayor de mis niños exigiendo que dejara todo lo que tuviera entre manos y acudiera rauda y veloz a su presencia.
- ¡No puedo!- Grité yo a mi vez- Iré cuando termine lo que estoy haciendo.
- No, mami. Tiene que ser ahora. Hay un monstruo de dos cabezas y cuatro brazos en el baño - Vale. Había logrado picar mi curiosidad, así que, con un suspiro de resignación, me sequé las manos y fui a su encuentro.
El peque se encontraba haciendo posturitas agresivas frente a la bañera y gruñendo como un poseso.
- Mira mami- Me señaló la pared que tenía enfrente emocionado sin dejar de moverse amenazadoramente.
Dirigí la vista sal lugar que me indicaba y allí encontré la temible sombra de un monstruo de dos cabezas y cuatro brazos.
¡Qué imaginación! Huelga decir que el juego dio para mucho.

10 comentarios:

  1. Ja ja, qué imaginación! ya leo que se lo pasó genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiada y casi siempre dirigida a monstruos, batallas épicas, piratas... ¡Vamos! Todo lo violento :S Y eso que intento todo el rato que piense en unicornios!

      Eliminar
  2. Jajajaja. Lo que me gustaría a mí poder divertirme con tan poco. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Nunca has hecho sombras chinescas? Engancha jajaja

      Eliminar
  3. Jajajaja! Este no necesita ni el palo de anuncio para divertirse! :)
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy! No creas. Lo palos-espadas, palos-pistola, palos-arcabuz o cualquier otra arma imaginable también le flipan :D

      Eliminar
  4. jajajajaja y sin ensuciar, ni romper nada!! viva la imaginación!!

    ResponderEliminar
  5. Jajajaj que gracioso!!!!!! la bichito se vuelve loca, se lo ve en el suelo y empieza a dar vueltas o intentar pisarsela. Eso sí, se pasa un rato la mar de entretenida.

    jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja si es que son la monda. Encuentran la diversión en cualquier cosa. Y luego nosotras nos matamos para encontrarle el regalo perfecto

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.