viernes, 29 de mayo de 2015

El paquete misterioso de la prima Natalia

Estaba enfrascada en la limpieza del hogar con un trapo en una mano y la fregona en la otra cuando escuché el timbre de la puerta. Abrí la puerta ya sin mis instrumentos de limpieza y mi portera me puso un voluminoso paquete entre los brazos. Lo primero que hice fue mirar si iba dirigida a una menda muy ilusionada. Pero no. En la dirección figuraban los nombres de mis fieras y en el remite el de mi sobrina preciosa. Aaay, que será, que será. Pero no podía abrirlo hasta que los peques llegaran del cole. Menos mal que era justo el día que no fui a la clase de la tarde porque si no la espera se hubiera convertido en una agonía.

Así que estuve dándole vueltas y más vueltas al contenido del paquete misterioso. Intenté liar a mi cuñada para que me diera al menos una pista, pero ella es demasiado lista para caer en mi trampas y no coló. De mi hermano no podía esperar ni un poquito de compasión. Creo que incluso se regocijaba de mi sufrimiento. Ya lo verás, ya lo verás... Me repetía con el icono del demonio sonriente. Y mi pobre hermana, que también estaba en el grupo se mordía las uñas de la curiosidad para apoyarme. "Quiero saberlo yo también. No os olvidéis de decirme qué es". Yo prometí mandar foto y todo, pero la sesión de judo me dejó la tarjeta de memoria temblando (ejem ejem) y las hice con la cámara normal así que tardaron bastante en verlas.

Tras la exhibición de judo, les propuse ir al parque, pero como no les vi muy convencidos no les insistí. ¡Estaba deseando que abrieran el paquete de una vez!

Les hizo muchísima ilusión encontrarse con semejante sorpresa. Enseguida se pusieron a tirar de las cintas de embalar y al poco ya estaban sacando los dos juegos de mesa de Lego que tantos ratos buenos nos dieron estas navidades. ¡Se los había regalado! Vaya alegría nos dio a todos. Porque papá también es muy fan de Lego y también le encantó tenerlos entre sus manos. Leí en voz alta la carta tan chula que nos mandaban la prima, pero creo que debí ser la única que se enteró de lo que nos contaba porque los otros tres ya estaban empezando a abrir los juegos. Eso sí, al día siguiente Daniel me preguntó por ella y me hizo leerla y releerla mientras desayunaba. Se queda con todo este niño.

Enseguida se empeñaron en jugar y ahí vino la primera discusión, porque el papá tenía que sentarse a trabajar y no se fiaba de sus retoños ni un pelo. Le prometí que los vigilaría y les deje montar los escenarios a su antojo, cada uno con una caja. Estuvieron un buen rato poniendo y quitando piezas. Hasta que Daniel empezó a acaparar las fichas rojas, a Iván se le hincharon las narices y acabaron como el rosario de la aurora. Entonces la mami, que les estaba preparando el baño, recogió los juegos en medio de las enérgicas protestas infantiles y poniendo fichas rojas en cada caja a boleo (ya miraremos las instrucciones para repartirlas bien). Puso orden y concierto y dejó a uno viendo como Sherlock Yack descubría al culpable y a otro jugando con vasitos y embudos en la bañera. ¡Haya paz!

En ese momento aprovechó el padre para apoderarse de ambos juegos y asegurar que hasta el fin de semana no los iban ni a oler. Jajaja aquí cada uno con su tema.

Muchas gracias Natalia, Marian y Fernando. Nos habéis dado una sorpresa increíble :D

11 comentarios:

  1. Con esa madre tan impaciente, me hago a la idea de lo mal que lo tuvieron que pasar los enanos cuando recibieron el paquete que iba a tu nombre jejeje
    Oye y que buena idea la de tu sobrina, así fue sorpresa y doble ilusión.
    Tu pequeño judoka está precioso y bueno, su hermano con la cara pintada también jejeje
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja de tal palo tal astilla ;)

      Nati tuvo una idea genial porque vaya si causó expectación. Mucha!! Anda vaya bicho Iván, que se pintó la cara en vez de el papel y luego no había manera de quitarle tanta tinta. Aaaay!

      Eliminar
  2. Qué guay!!! Es precioso recibir un detalle cuando uno ni se lo espera. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es genial. Ya te alegran para una buena temporada jajaja

      Y encima es que acertó de pleno :D

      Eliminar
  3. Que buena idea ha tenido tu prima, los regalos siempre nos alegran un poquito el día y lego mejor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si son totalmente sorpresa ya ni te cuento!!! jajaja

      Eliminar
  4. Qué linda sorpresa! imagino tu curiosidad... y mi curiosidad transformada en chismosería ha observado que tienes las imágenes de tu portada como cuadros en tu casa (ay por dios, entiendo si me bloqueas jejeje) Un beso Dácil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja es verdad. Fue un regalo de Raul en uno de mis cumples. Me gustó tanto que le pedí el archivo para acoplarlo a la cabecera de mi blog. Veo que eres muy observadora ;)

      Besos!!!

      Eliminar
  5. Jaja, cuando leí por un momento pensé que fuera mi envío, por aquello de misterioso , pero ya veo que tú no paras de recibir cositas... Esos paquetes sorpresas son super emocionantes para los niños, yo recuerdo de niña cuando recibíamos paquetes familiares y era todo un acontecimiento en casa, todavía hoy me encantan,ya ves se arrastra todo,jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tuyo acaba de legar y no veas que éxito jajaja

      Mil gracias!!

      Eliminar
    2. Por cierto, a mí también me gustan mucho las sorpresas :D

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.