lunes, 11 de enero de 2016

¡¡Ya vinieron los Reyes!!

Los Reyes han pasado por la casa de mi madre cargaditos de regalos increíbles. Fue un día lleno de emoción para grandes y pequeños. Las sonrisas y las expresiones de sorpresa al revelar el contenido de cada paquete no tienen precio.

Los peques se levantaron con calma. Algo incomprensible para mí que me levantaba en cuanto veía en el reloj que daban las seis de la mañana, hora límite que nos ponía mi madre para ir a buscarles. Daniel abrió el ojito sobre las ocho y accedió a esperar al dormilón de su hermano mientras jugaba a su adorada tablet, pero sin quitar un ojillo de la pila de regalos.

En cuanto Iván bajó las escaleras se lanzó a por los paquetes. Justo en ese momento llegaba mi sobrina y sus padres. Teníamos pensado aguantar un poco más a que llegaran mi hermana y su novio, pero fue imposible, así que los niños se lanzaron a desgarrar el papel de regalo de su primer paquete: ¡Muñecos de Plantas contra Zombies! Enormes, resistentes y con plantas que tiran bolitas de colores. "¡Abremelo, mamiiiii! ¡¡¡¡Abremeloooooo yaaaaaa!!!" gritaban los dos como energúmenos. Y desparramamos un montón de bichos del famoso videojuego por la mesilla del salón.

Pero su atención duró poco en la batalla campal de las bolitas porque la abuela las recogió todas antes de que llegaran el perrito comejuguetes: Pitufo. Todos los años nos llevamos algún regalo personalizado con sus dientes. Pero en esta ocasión, mi madre no lo iba a permitir. Y por los pelos, porque le pillaron con alguno entre las fauces. Menos mal que lo salvaron a tiempo.

El caso es que los peques siguieron con el regalo que les habían traído en casa de mi hermano y fliparon. Coches de carreras de los clics... ¡que corren que se las pelan! Como mola hacer carreras con ellos. Uno de ellos acabó volando por las escaleras y nos temimos lo peor, pero ahora sabemos que son extremadamente resistentes. Eso sí, advertimos a Daniel que otro descuido como ese y guardamos el coche hasta que lleguemos a Madrid.

La prima Natalia se encontró también con muchas sorpresas maravillosas. Posaba con sus regalos inmensamente feliz.

El momento más entrañable fue en el que nos sentamos todos a ver que salía de los huevos de dinosaurio que les habían traído los Reyes a mis hijos. Entre birbujas nacieron Pez y Manchitas, dos dinosauritos muy monos y graciosos.

Después de tantas emociones estábamos listos para engullir el rico roscón de Reyes. Aunque, personalmente, el que nos hizo Raúl para Navidad estaba mil veces más bueno. Para qué mentir...

En ese momento asomó la nariz mi hermana y José con Micra y el comejuguetes con cara de inocente Pitufo. El tío Fernando ya le había adelantado su regalo a un Tapón extremadamente feliz y ahora les tocaba a los más pequeños recibir su huesito y si juguete. Casi desbancaron a los niños como los protagonistas del día con sus saltitos nerviosos y sus colas ventilador.

Pero, al final, los mayores no se quedaron atrás y posaron más que ilusionados con sus camisetas nuevas del asombroso Spiderman. Entre muchos otros regalos igual de alucinantes.

A la abuela Matilde se le iluminaron los ojos con su álbum de fotos de Printoria y sus cremitas de Compositum. Le parecieron un tesoro ambos regalos.

Y yo también estaba feliz con mi bolso de Desigual y mi cinturón de piel. Todo aciertos.

Encima, mi hermano se puso a rebuscar en su coche y sacó más regalos para todos. A mí me dio un polar militar de lo más calentito y a los niños unas gorras chulísimas que Daniel no se quita casi ni para dormir. Ahora dice que es un general, que no recibe órdenes de nadie y que necesita más autonomía. ¡Que paciencia hay que tener!
Fue un día increíble. Que pena que se acabe la Navidad. Aunque a estos pillos aún les quedan los Reyes de Madrid, que por nuestra casa también pasan :D






14 comentarios:

  1. Hala! Que de regalitos y emociones. Sin duda un día genial en familia.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Estuvo muy bien. Sobre todo porque todos nos llevamos nuestra sorpresita jajaja

      Eliminar
  2. que fiestas mas chulas estais pasando, hasta habeis pasado por la playita y todo...
    los niños con los regalos encantados seguro.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que se agradece el paréntesis de solecito. Aunque ahora ya estamos de nuevo en Madrid pelándonos de frío Brrrr
      Los niños emocionados jajaja

      Eliminar
  3. No veas, menudo movidón!
    Genial Daniel con eso de que ahora es general, jaaaajajajaja! Paciencia, hija!! XD
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aaay!! Ya le gustaría a él ser general jajaja

      Eliminar
  4. Me ha matado lo del General. Jajajaja. Vaya cosas tienen...

    La verdad es que, cuando eres niño, es un día mágico. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veas los contento que estaba él con su gorra y lo serio que se puso jajaja

      Eliminar
  5. El mejor día de toda la Navidad, sin ninguna duda. Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí. Esas caritas de ilusión valen un mundo :D

      Eliminar
  6. que mañana tan entrañable, verdad? Me sorprende que tus hijos esperen a estar juntos para abrir los regalos..que majos!! las camisetas de superhéroes chulisimas, son una pasada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que abrir los regalos solos es menos divertido ;)
      Las camisetas de los superhéroes dieron para muchas risas jajaja

      Eliminar
  7. madre mía qué de cosas!!! no os van a entrar en el avión de vuelta :) ¡vaya gran día!

    ResponderEliminar

Me encanta saber lo que piensas.