martes, 6 de mayo de 2014

Las Lagunas de las Madres

El viernes quedamos con unos amigos que también tiene niños y nos fuimos de excursión a Las Lagunas de las Madres. Descubrí este lugar en Educación física para Infantil y primaria y me llamó muchísimo la atención. Desde entonces lo añadí a la larguísima lista de lugares a visitar.

No sé por qué, pensé que era una reserva natural agreste, pero resultó ser un recinto de picnic cerrado con todos los servicios que pudiéramos necesitar: baños, mesas con bancos, papeleras, columpios... Algo bastante útil yendo con niños. De hecho, nos pudimos relajar bastante mientras los mayores jugaban, porque sabíamos que no podían salirse del vallado.

A Iván le acompañé en su juego porque no me fiaba ni un pelo de él. Es demasiado atrevido a la hora de acceder a sitios peligrosos.

Por suerte o por desgracia, me tocó lidiar en un conflicto entre niños por estar acompañando al más pequeño de la familia. Resulta que nuestros niños habían invadido el refugio de otros chicos que estaban más que dispuestos a echarlos. Los chavales aseguraban que se habían pegado horas trabajando para dar forma a su cabaña árbol y que ahora no iban a venir unos advenedizos a disfrutar de ella. El trabajo consistía en barrer el suelo de hojas, cercar el terreno con piedras y, lo que dolía de sólo verlo, arrancar de cuajo todas las ramas del árbol que no fueran principales. Me temo que mis hijos, no son los único que no respetan la naturaleza como nos gustaría a los padres.

Por otro lado, nuestros peques alegaban que el parque era de todos y que podían estar dónde les diera la gana. Les di la razón a ambos, intenté convencer a los nuestros de que había mucho terreno por explorar y, al no sacar nada en claro, me fui con Iván a los columpios y los abandoné a su suerte.

Menos mal que no les dio por pegarse ni nada parecido.

Dentro del merendero, encontramos un picadero en el que, por diez euros el caballo, te organizan un paseo de media hora. Me pareció muy barato, teniendo en cuenta que en cada caballo se montaban un adulto y un niño. Si no se hubieran animado nuestros amigos, a nosotros ni se nos hubiera pasado por la cabeza montarnos en los equinos, pero cuando lo propusieron nos pareció una idea genial.

Fui arrepintiéndome de mi decisión a medida que el caballito blanco cogía velocidad. Se llamaba lluvia y estoy segura de que iría a un ritmo increíblemente lento para el que nos mirara desde el suelo, pero, para Iván y para mí, volaba. El peque soltaba unos angustiados "Ay, ay, aaaay" cada vez que nuestra montura se ponía a trotar alegremente. "Lluvaaaaa, tanquilo lluvaaaa" le decía mientras le daba palmaditas en el cuello, que seguro que el animal ni notaba.

El caso es que, cada vez que le preguntaba, aseguraba muy serio que se lo estaba pasando muy bien. Fue la actividad estrella del día.

Aunque la lucha de espadas con palos, estuvo cerca de superarla. ¡Vaya familia de Ninjas!

Aunque no la única porque se lo pasaron tan bien, que a la hora de irnos tuvimos espectáculo de lloros, enfados y chantajes emocionales para quedarnos un ratito más.


12 comentarios:

  1. ¡Qué bien lo pasasteis! , es verdad que para los que no sabemos montar a caballo , es terrible el movimiento te pega un dolor insoportable y luego te duele todo. Los niños lo pasan genial corriendo y trepando , eso también les ayuda a crecer sanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, sí. Como me comprendes!!! Mi marido decía que exageraba :S

      Los niños encantados con lo que les eches: carreras de trepar a los árboles, luchas ninjas. paseos a caballo jajaja

      Eliminar
  2. Pues no había oído hablar de este sitio pero pinta muy bien... Por cierto, hay que ver la de años que hace que no monto a caballo. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotros nos ha gustado mucho!! Eeeeh... Lo del caballo ni me lo nombres... aaarrrggg!!

      Eliminar
  3. Que dificil lidiar entre dos grupos que tienen razón!!
    Lo de los caballos chulísimo, la verdad que hace mucho que no monto. Donde solía veranear te podías montar,este verano pienso volver y revivir mi infancia :D
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya nos contarás que tal. Es genial cuando vuelves a lugares en los que estuviste de pequeño!!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Síiii. Hay que ver la de sitios bonitos que hay en España!!

      Eliminar
  5. Que chulo no?? A mi lo de los caballos me pasa como a ti
    La única vez que monte me consta que ibamos al paso, pero a mi me parecía un galope jajaja que divertido es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me comprendes jajaja Es que vaya fieras los caballitos ;)

      El sitio molaba bastante para ir de picnic familiar :D

      Eliminar
  6. el domingo pasado pasamos el día en el parque las lagunas de las madres, lo pasamos muy muy bien y los niños no pararon en todo el día. El entorno de naturaleza y animales hace que en todo momento estés haciendo cosas. Vimos que hay un picadero de caballos y algunos nos decidimos a montar con los niños (yo lo hice con mi hija, compartiendo caballo). Que bien lo pasamos, el trato fue genial, el guía (creo que se llama Ángel no nos dejo en ningún momento dándonos confianza y algún consejo(yo nunca había montado y mis amigos tampoco). Seguro que regresaremos de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo en que es un lugar ideal para ir en familia. Seguramente ese es el mismo picadero al que fuimos nosotros. Los encargados son encantadores. Nosotros también lo pasamos genial el día que fuimos. Tenemos que repetir :D
      Muchas gracias por tu comentario!

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.