martes, 26 de agosto de 2014

Piscinas naturales, playa y piscinas artificiales en El Campello

Un día, en su piscina, mi prima nos propuso ir de excursión a una piscinas excavadas en las rocas de la costa de El Campello, los baños de la reina. Nos enseñó fotos y la cosa prometía mucho, así que nos apuntamos sin dudarlo. Pero al llegar allí, el oleaje hacía peligroso bañarse en las piscina. Los intentamos con buen talante, pero el oleaje me hizo temer por la integridad de mis hijos que pesan bastante poco. Daniel era un temerario e Iván se moría de miedo. Tampoco podían jugar entre las rocas porque se tropezaban cada dos por tres. Así que hubo un cambio de planes de último minuto y nos fuimos a la playa a seguir pasándolo bien. Se nos unieron unos amigos de mi prima con hijos en edades parecidas a la de los míos y yo encantada, pensando que jugarían juntos, pero les costó mucho romper el hielo. A veces esperamos demasiado de los chiquillos y no por coincidir en edades tiene que conectar en carácter.

En la playa lo pasamos fenomenal. Nos bañamos, jugamos con la arena, tomamos el sol... Y a la hora de comer fuimos a una restaurante que estaba en la avenida a una paso de dónde estábamos. El sitio estaba genial porque tenía todo lo que a un niño le puede apetecer: pizzas, pasta, filetes, patatas... Y todo estaba muy bueno.

Acabamos la comilona con deliciosos postres y nos invitaron a las piscinas del apartamento de la amiga de mi prima. Allá que fuimos con los peques suspirando por el agua con cloro en la que poder flotar a gusto sin molesto oleaje.

Lo pasamos fenomenal. Además de la enorme piscina para adultos, tenían otra de medio metro de profundidad para los pequeños.

Como siempre, tuvimos que arrastrar a los chiquillos para lograr que se metieran en el coche y volver a casa.



6 comentarios:

  1. Hay que ver lo que les gusta a los chiquillos estar en remojo!!! Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Por lo que he leído en tus anteriores posts, habéis disfrutado muchísimo de vuestras vacaciones y que lugares tan bonitos.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Me encanta saber lo que piensas.