lunes, 16 de febrero de 2015

La fiesta de carnaval

Esta semana los niños han vivido el carnaval en el cole. Daniel trajo una máscara de señor piano y las gafas, nariz y bigote del protagonista de sus libros y fichas: el abuelo Suso. Iván, por su parte, llegó un día pintad de payaso y el mismo día de la fiesta disfrazado de mago con todo detalle.

El jueves por la tarde fue la fiesta de carnaval. En este cole lo hacen en horario extraescolar y así lo podemos "disfrutar" en familia. En realidad para los padres es un poco infierno, pero los niños se lo pasan bomba. Les traje del cole a casa para vestirles con sus trajes de Starlords, de los Guardianes de la Galaxia, que ellos han reconvertido en disfraces de Extractors, de los Invizimals, y tan contentos.

La celebración empieza con un pasacalles escoltado por la policía que va cerrando las calles adyacentes al centro para que pasen los alegres niños disfrazados y la charanga. Los encargados de la organización reparten pitos de diferentes colores y formas entre los chiquillos con lo que la diversión está asegurada.

Nosotros empezamos en la cola, pero el ansia de Daniel por buscar a un amigo suyo en concreto, nos llevó a la cabeza y más allá. Tuve que llamarle la atención varias por escapar de mi vista y por adelantar a la comitiva con riesgo de ser atropellado. Cuando acabamos de nuevo en el cole yo ya había tenido suficiente, pero los críos se lo estaban pasando genial, así que hice tripas corazón y aguanté el tipo. Los dos peques corrían de un lado a otro sin control. Decidí confiar en Daniel y seguir a Iván. No me quedaba otra. Menos mal que el abrigo de Daniel era muy cantoso y se le veía desde la distancia. De vez en cuando le veía buscándome e iba a su encuentro agarrando al más pequeño de la mano.

Así nos pasamos el rato, hasta que trajeron una enorme sardina hecha de papel y la quemaron para alegría de los niños. les encantó el espectáculo. Era el primer año que lo hacían, que yo sepa, y triunfó. Cuando el pececito se consumió totalmente anunciaron que iban a repartir el chocolate con bizcocho y allí que fuimos todos en manada a por el nuestro. Eso sí que fue el infierno. Iván lloraba del agobio, pero no quería perder la vez, así que no quería ni oir hablar de irse. Y eso que les tenté con ir al super a comprar el chocolate y tomarlo tan a gustito en casa. Pero noooooo, ellos no se pueden perder una fiesta.

Conseguimos el chocolate y los bizcochos de los peques con mucho sufrimiento y volvimos al patio. Yo no cogí ninguno porque sabía que iba a necesitar todas mis manos para que no se cerniera sobre nosotros la catástrofe chocolatera. Y así fue. Si no es por mí acaban bañados.

Tras la merienda, les dejé jugar y correr un rato más. Cuando llegó el momento de irnos, porque la fiesta tocaba a su fin, me costó muchísimo convencerlos para volver a casa. Ellos hubieran seguido allí toda la noche, pero yo ya estaba agotada. Me los llevé enfurruñados y con morritos.

14 comentarios:

  1. Que chulo y que bien se lo pasan en el carnaval. En el cole de mi bichito también lo hacen en horario escolar, suerte que yo ahora puedo escaparme y pude verlos. Pero ellos no salieron del cole, se quedaron en el mismo e hicieron actuaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una suerte que puedas escaparte a verles. A mí me gusta que en este cole hagan la fiesta en horario extraescolar para que los padres puedan ir también. Aunque suframos tanto jajaja

      Eliminar
  2. Qué bien se lo pasan!! El Carnaval es la época más divertida del año, con diferencia. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para estos niños puedes jurarlo jajaja
      Aunque ellos aseguran que prefieren Halloween. ¡Que raro!

      Eliminar
  3. Que bien se lo han debido de pasar, se les ve muy felices en las fotos, y disfrutando a más no poder, está muy bien eso.
    ^^ un besote

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bien se lo pasaron! .Ya los míos son grandes y no les interesa el carnaval,jaja . Pero cuando son pequeños siempre se lo pasan bien divertido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo que se disfruta más de pequeños :D

      Eliminar
  5. Qué bien se lo pasaron! qué gracia lo del chocolate, es que para ellos no sabe lo mismo dentro que fuera de casa, ja ja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. Todo lo que huela a aventura es interesante jajaja

      Eliminar
  6. Como me gusta cuando en los coles se hacen esos desfiles, en el mio se hacían y me encantaba. Es una pena que no lo hagan todo, los niños disfrutan un montón.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se lo pana bomba, pero tenías que ver las caras de los padres. Todos agobiados, yo incluida jajaja

      Eliminar
  7. Vaya aventura!! Pero seguro que lo recordarán toda la vida! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es espero. Que lleguen a mayores y digan "yo tuve una infancia feliz" :)

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.