miércoles, 11 de febrero de 2015

Plantando las semillas de El Pardo

Durante nuestra excursión del domingo por El Pardo, los niños recogieron unas vainas llenas de semillas y no veían la hora de plantarlas. A falta de jardín, sólo se nos ocurrió  recurrir a la típica técnica del algodón húmedo.

Cogí las vainas, un vaporizador lleno de agua, vasos y algodones y ya teníamos todos los materiales para empezar nuestra labor de jardinería. Los niños se prestaron a la actividad entusiasmados. Abrían las vainas, sacaban las semillas, rociaban algodón con agua, lo metían en el agua, echaban las semillas, más algodón, más agua, más semillas... Llenaban los vasos alegremente sin medida. Cuando se les acabaron los cuatro vasos que les había proporcionado me pidieron más para seguir plantando.

En vista de la ilusión infantil, les traje también unas judías, de las que era más probable que saliera algo. Me temo que las semillas desconocidas pueden no responder bien a l técnica que estábamos usando y no quería que se desilusionaran.

Pero hubo tanto lío que al final no sé si en un vaso metieron tres judías o ninguna. Como se suele decir: "¡Que sea lo que Dios quiera!"

Lo importante es que pasaron un rato divertidísimo.

A Iván ya se le ha olvidado el tema, pero en lo ojos de Daniel leo que comprobará todos los días si de ahí sale algo. Cruzo los dedos para que así sea. Se nota que yo de jardinería no tengo ni pajorera idea.

12 comentarios:

  1. Ya nos contarás qué sale de ahí. Un besote!!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola: seguro que algo crecerá... sino notarán los cambios hasta que tengas que tirar con todo porque empieza a oler fatal... es una actividad que les encanta. Ya nos contarás... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso tienes toda la razón: o crece o se pudre jajaja

      Eliminar
  3. Aún me acuerdo de cuanto me tocó hacerlo a mí en el cole y pasados pocos días se me llenó el algodón de moho sin q brotara nada, hasta q mi abuela me dijo como hacerlo, cogió un vaso de flan, lo fregó, puso unas lentejas y unas alubias y lo llenó de agua, así lo dejó durante 1 hora, luego tiró el agua y dejó las lentejas y alubias en el vaso. Me explicó q todos los días a la misma hora debía llenar el vaso con agua y dejarlo durante una hora. Así al cabo del tiempo brotaron las lentejas, las alubias...¡fue impresionante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ale!! Pues voy a hacer lo mismo a ver si a mí también me brotan. Muchas gracias!!

      Eliminar
  4. ¡Me encanta esta actividad! Aún recuerdo la ilusión de cuando era niña y ponía judías o lentejas en un vaso con agua, verlas echar raíces era de lo más sorprendente, me pasaba horas mirando los tarros. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me pasaba. Cuando era pequeña parecía fácil, pero no sé si es la luz el frío o qué, pero a mí no me crece nada. Ya lo intentamos en otra ocasión y... Se nos pudrieron las judías snif snif

      Eliminar
  5. ¡Esto es genial! Y nos gusta a todos . Todos los años ,cuando el pequeño se acuerda ponemos en un bote de vidrio y unas en algodón húmedo ,ponemos una lenteja, una alubia roja,otra negra .A veces salen todas a veces sólo dos . Hace como 2 meses pusimos un judión blanco ,de esa alubia enorme y salió tal tallo impresionante , gordo ,grande y alto que los niños alucinaban . Cuando era tan enorme y largo la planta ,la llevamos a un jardín y la plantamos ,jaja.
    Yo pongo la alubia que quede envuelta por el algodón húmedo y que le quede como un hueco para salir. Sin exceso de agua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a hacer caso a todas tu indicaciones.

      En un vaso haré lo que dices y en otro lo que dice Chitín. Algo tiene que salir!!!!

      Eliminar
  6. Bueno pues a ver que te sale de ahí de esas vainas!!! a mi ese experimento siempre me ha gustado, a ver si lo hago con la bichito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a lo tonto, a lo tonto, las judías están sacando un tallito. El mayor está cada día más emocionado jajaja

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.