viernes, 6 de febrero de 2015

Menores ni una gota

Hace poco asistí a un charla que daba Rocío Ramos para difundir una campaña social muy necesaria: "Menores ni una gota". Puede parecer raro que la promueva FEBE, Federación Española de Bebidas Espirituosas, pero tiene todo el sentido si lo piensas bien. Cogen el problema por los cuernos y se suman a una iniciativa que defiende el consumo responsable de alcohol mediante la educación desde pequeños.


Cuando me enteré de que existía esta campaña y que Madresfera organizaba un encuentro me apunté sin perder un segundo. Necesitaba urgentemente que me aclararan una duda. Recuerdo que de pequeña mi padre nos daba a mí y a mis hermano el culín de su copa de vino o de su vaso de cerveza. ¡Y nos encantaba que lo hiciera! La cosa no pasaba de ahí. Cuando me convertí en adolescente no me atrajo el alcohol porque no lo veía como algo nuevo. Y puedo decir que en mi casa siempre se come con agua y los refrescos y bebidas alcohólicas se dejan para ocasiones especiales y sin abusar.

A día de hoy, si mis hijos me piden que les deje probar un poco de mi botellín, tampoco pongo problemas. ¡Ojo! Un sorbito y nada más. Luego si me piden más les explico que es una bebida que sólo pueden beber de mayores. Así no lo ven como una prohibición que les haga desearlo aún más, ni como algo malo que puedo hacer yo y ellos no. Ellos podrán cuando tengan la edad. Pues estaba equivocaba. Rocío nos explicó que hay estudios que avalan que una simple gota de alcohol es dañina para el organismo infantil. No hay que prohibir, pero sí explicar que aún son pequeños para probarlo.

Nuestra oradora nos presentó la campaña que pretende concienciar a jóvenes, padres, profesores y a la sociedad en general lanzando diferentes mensajes según las características de cada receptor. Para padres y profesores han elaborado una guía con más de cien razones para que los menores no consuman ni una gota, que nos podemos descargar gratis en su web y que nos da muchas pautas para educar a nuestros hijos hacia el consumo responsable de alcohol. La adolescencia es una etapa muy difícil, pero como padres debemos estar preparados para enfrentar conflictos de la forma más eficaz posible. Uno de los conflictos más comunes y peligrosos es el consumo irresponsable de alcohol a edades tempranas.



Para llegar a los jóvenes cuentan con el rapero Rayden que ha lanzado una canción increíble con un mensaje muy directo y claro: "Sé tu mismo". En cuanto a la sociedad, hay que trabajar para que se deje de hacer la vista gorda con la venta de menores. En España el alcohol es un elemento social que asumimos desde pequeños, porque es lo que hemos visto. Pero en los últimos años las estadísticas demuestran que cada vez más son los jóvenes que cambian el consumo social para relacionarse con el afán puro y duro de emborracharse cuanto más deprisa mejor. Hay que luchar contra esa realidad de forma unida y coordinada.

En la charla, Rocío nos habló de la mejor manera de proceder con esas bombas de relojería que son los adolescentes. Lo importante es que los cimientos sean buenos, es decir, que durante su infancia le hayamos dado buen ejemplo y sembrado en ellos la semilla de la responsabilidad. Eso no va a evitar que tu hijo, llegado a cierta edad, te vea como su enemigo. Es ley de vida. Entonces, tenemos que cargarnos de paciencia y cuidar mucho de que no se pierda la conversación. Hay que tener en cuenta que el adolescente tiene más modelos a seguir que sus padres, con lo que tenemos que darle las herramientas necesarias para poder enfrentarse a situaciones de riesgo él sólo: si sus amigos le pican para que beba es importante que sepa decir "No" y no dejarse llevar por la corriente. Para lograrlo hay que alimentar su autoestima, abrir sus opciones de ocio y sus círculos de amigos. No sólo tenemos amigos para el ocio nocturno, también los tenemos para el deporte, para ir al cine, para hacer juntos una actividad que nos guste... El ocio en familia es muy importante y no debemos perderlo. La familia es el primer grupo en el que se trabaja en equipo.

El adolescente, en general, está en una edad en la que lo único que quiere es perdernos de vista, así que toca negociar "Sales el sábado por la noche si por la mañana te viene con nosotros de excursión". En la negociación ambas partes deben poner de su parte y ceder en algo. Eso sí, hay límites que no son negociables y que tenemos que tener muy claros. No nos engañemos: la mayoría de las veces a los padres nos toca el papel de malos, pero nunca debemos olvidar llevarlo con humor y elegancia.

Nadie dijo que fuera fácil, pero criar a los hijos es el trabajo más importante que se nos puede encomendar en esta vida. De nosotros depende en gran parte que se conviertan en adultos preparados, felices, integrados y con valores sociales positivos.

La verdad es que las dos horas de charla nos supo a poco y estamos deseando que Madresfera y Rocío nos inviten a la siguiente...

18 comentarios:

  1. Muy interesante, pero me has dejado con dudas, jeje, ¿cómo de perjudicial es una gota de alcohol en un niño?... yo pensaba como tú, dar a probar un poquito, pero dejando claro que es una bebida para más mayores. No me apunté a la charla porque mi hijo aún es pequeñín, pero leyéndote ya me estoy arrepintiendo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que pena que no te apuntaste. Yo lo hice porque no nos damos cuenta y pasan los años rapidísimo. Dentro de nada serán adolescentes!! XS
      Por lo visto los efectos del alcohol en cerebros en desarrollo son malísimos. No creo que un sorbo les afecte demasiado, pero más vale prevenir ¿no?

      Eliminar
  2. Qué interesante lo que nos cuentas, gracias por compartirlo.
    Todo un lujo poder asistir a charlas de Rocío Ramos Paul, qué suerte!! ojalá viviera más cerca, snif, snif...mientras tanto me conformaré con leer lo que nos cuentas tan bien y con ver a la profe de Jirafita que es clavadita a Supernanny jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te voy a confesar una cosilla. Cuando fui a la charla no sabía que era la supernany. Lo descubrí después buscando la página web que venía en su twitter. Que desastre soy jajaja
      Que gracia que la profe de Jirafita se parezca a ella!!

      Eliminar
  3. vaya bueno es saberlo, gracias por la información! besotes ^^

    ResponderEliminar
  4. Que buenísima crónica Dácil,gracias por la info. Bs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro de que te haya gustado :D

      Eliminar
  5. Gracias por la info y el resumen de la charla. Me hubiese gustado acudir pero me pillaba muy mal de tiempo. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubiera sido genial encontrarnos allí, aunque entre que llegué tarde porque google maps me dio mal las indicaciones y tuve que salir pitando al final para llegar a comer poco hube´ramos hablado :_(

      Eliminar
  6. Me encantó lo de ser malos con humor y elegancia... lo voy a tener en cuenta. Sobre el alcochol, mis padres tuvieron el mismo criterio que los tuyos y me permitieron sorbitos desde que era muy pequeña, ya con el tiempo al ver sus efectos en otras personas me fui hasta asqueando, bebo solo vino y cuando no me queda de otra, en un compromiso o evento... entonces en mi casa no se bebe por lo que no le di mas vueltas al tema, estaba asumido que no mi peque no tendría contacto con el alcohol. Ahora con lo que mencionas con muchas más razón. El tema es que para que los peques aprendan que no deben beber porque les sería dañino, nosotros debemos darles el ejemplo sino solo los confundimos y perdemos autoridad y credibilidad. En todo caso, si persistimos en beber, nos toca modificar la frecuencia, las situaciones y establecer pautas para cuando alguien en casa haya bebido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. En mi casa bebemos muy poco. En casa sólo bebemos cerveza en verano y en muy contadas ocasiones y vino si hacemos una comida tan especial que lo pida a gritos. Yo siempre he creído que los extremos son muy malos y siempre hay que intentar tirar al término medio, algo extremadamente difícil por otro lado jajaja
      Tienes toda la razón en dar ejemplo. A estas edades los peques no copian en todo y van tomando nota de cómo reaccionamos en cada situación para hacer ellos lo mismo, por eso nosotros también tenemos que saber decir que no. No siempre es fácil...

      Eliminar
  7. Yo he escuchado conversaciones en el metro entre chiquillas de catorce o quince años que me han puesto los pelos como escarpias... Tiene que ser muy complicado el tema en lo que respecta a dar una buena educación a los niños en ese sentido. Un besote!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también!! Y pienso que en unos años esos chicos diciendo burradas y tonterías pueden ser mis hijos :S

      Eliminar
  8. Que bien, tenía buena pinta, pero no podía ir, me resultó imposible cuadrar horarios!!! a ver si para la proxima puedo pasarme.

    ResponderEliminar
  9. jooooooooooooooooooooooolin por aquí no hay cosas asi!!! que envidia sana me das por tener estos privilegios y asistir a charlar asi!! disfrútalos!! besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es una suerte porque son charlas muy interesantes y encima en muy buena compañía. Lo que sería genial es que todas se emitieran online a tiempo real y que se pudieran hacer preguntas y todo eso. Ya sería la caña.

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.