miércoles, 21 de junio de 2017

Nutriben Innova con la Vida Saludable. Nutrición y bienestar para toda la familia

El lunes asistí a unas jornadas completísimas organizadas por Nutriben Innova: Vida Saludable. Nutrición y bienestar para toda la familia. Un tema que me interesa mucho porque la salud empieza por unos hábitos saludables, sobre todo alimenticios. Algo cada vez más complicado por factores externos y genéticos que  hacen que se produzca el aumento exponencial de los casos de obesidad infantil y un tremendo auge de las alergias y las intolerancias.

Afortunadamente, y toco madera, mis dos hijos pueden comer de todo (y además lo hacen en cantidades ingentes), y no están obesos porque lo queman con sus juegos diarios, pero eso no significa que estos problemas sociales no me afecten en mi entorno, ni que no me encuentre cara a cara con alguno de ellos en un futuro.

Las dos ponencias iniciales nos abrieron los ojos a la realidad de la obesidad como pandemia del primer mundo y nos aclaró muchos puntos sobre alergias e intolerancias. Las primeras tienen efectos visibles desde el primer contacto y la segunda posteriormente (Gracias Marisa Madres estresadas por tu infinita sabiduría).

La doctora Aurora Molina, pediatra de atención primaria, nos habló de la prevención de la obesidad infantil desde el nacimiento. Comenzó su ponencia afirmando que es uno de los problemas de salud más graves a los que nos enfrentamos en este siglo.

Para evitarlo, los padres debemos estar concienciados de la importancia de la nutrición desde la concepción del bebé. Es cierto que el 20% de las causas de la obesidad son genéticas, pero debemos tener en cuenta que el otro 80% son derivadas de la nutrición, el estilo de vida y los factores medio ambientales.

Los primeros 1.000 días de la vida de un niño son determinantes para preservar su salud en este sentido y cambiar la genética a través de la nutrición.

Si no alimentamos de forma correcta al feto y al niño en sus primeros días tiene más posibilidades de sufrir diabetes, hipertensión y obesidad. También afecta de forma negativa al desarrollo neurológico, al metabolismo y al crecimiento.

Existen estudios que relacionan directamente el peso del bebé al nacer, con el peso durante su infancia y la masa corporal de su etapa de adulto. Si el niño pesa poco o demasiado al nacer esto repercutirá en elevar la probabilidad de que sufra obesidad en el futuro.

Tips para prevenir la obesidad en nuestros hijos

Durante el embarazo olvídate de comer por dos. Como bien indicó la ponente, hay que comer pensando en dos, que es muy diferente. Significa que no tenemos que comer más en general sino de unos nutrientes y vitaminas determinados que beneficiarán al buen desarrollo del feto. Hay que tomar ácido fólico y mayor aporte de micronutrientes como hierro, zinc, yodo, vitamina A y vitaminas del grupo B.

En los primeros meses de vida la OMS recomienda lactancia materna al menos hasta el sexto mes, pero si no puedes hacerlo así, como me pasó a mí con el segundo, que nació con un problema y de la angustia y estrés que me causó la situación no era capaz de producir leche, tampoco tenemos que fustigarnos por ello. Al fin y al cabo, lo más importante en todos los casos es que nuestros hijos se sientan queridos (aunque a veces nos enfademos con ellos). La doctora Molina aseguró que en esta etapa tenemos que tener mucho cuidado con las calorías que ingerimos, los micronutrientes y las vitaminas y aconseja tomar una aporte extra de Omega3.

De los seis meses al año, empieza la época que llamó yo de exploración y descubrimientos increíbles. Introducimos nuevos sabores y texturas al paladar del bebé con predominancia de frutas y verduras. Es el momento de evitar las fobias alimentarias y de detectar intolerancias y alergias.

Del año a los dos años, el peque da un estirón y necesita ingerir más alimentos, pero cuidado con pasarnos porque resulta que tienen menor capacidad digestiva y de absorción metabólica que un adulto y no le favorece nada.

Problemas nutricionales habituales

La doctora Molina hizo hincapié en el exceso de proteínas que consumimos en nuestras dietas. Nos ha dado por cenar verdurita y filetito o pescadito y eso es un error. Hay que meter más cereales, frutas, verduras y legumbres en los menús. También explicó que abusar de la sal puede producir hipertensión, del azúcar síndrome metabólico y caries y de las grasas saturadas riesgo coronario. También comentó que en España, al estar tan concienciados con la fotoprotección los niveles de vitamina D en el organismo estaban disminuyendo de forma alarmante. ¡Vamos! que no te pongas a las doce de la mañana a tomar el sol cual lagartija sin crema protectora, ni te empotingues con ella cada vez que salgas a la calle aunque sean las ocho de la noche. El yodo y el zinc también escasean en nuestro organismo con lo que pueden incrementar las alergias y disminuir la inmunidad del organismo.

Algunos estudios hasta han encontrado relación entre la falta de sueño y la obesidad.

Los niños obesos tienden a convertirse en padres obesos agravando el problema. Si empezamos ya, esta anomalía se puede corregir a partir de la tercera generación.

El doctor Jorge Martínez, pediatra del Hospital Niño Jesús, fue el encargado de desarrollar la siguiente charla: La alimentación del bebé en sus dos primeros años de vida. Ambos ponentes coincidieron en muchos puntos importantes para prevenir la obesidad y otros problemas de salud a través de la nutrición.

El ponente comenzó poniendo énfasis en que esta etapa es fundamental porque hay un crecimiento físico gigante (el mayor que experimenta el ser humanos en su vida), un desarrollo cognitivo bestial (85% de la masa cerebral adulta ya se ha desarrollado a los 3 años de edad), y se produce la maduración del aparato digestivo y del sistema inmunitario.

Al nacer la respuesta inmunitaria es inmadura y se tarda dos años en en desarrollar la barrera intestinal. La leche materna es lo ideal para desarrollar el sistema inmunitario de una forma óptima, ya que contiene ingredientes naturales como las inmunoglubinas que influyen positivamente en el desarrollo del sistema inmunitario, y como los oligosacáridos que promueven la producción de bacterias intestinales “buenas”.

La leche materna tiene una composición única que hace que funcione como una orquesta bien sincronizada donde cada componente es importante. Las madres lactantes tienen que beber mucha agua, llevar una alimentación variada, evitar productos estimulantes y dietas hipocaloricas.

Si al final optamos por la leche de fórmula es importante elegir una baja en proteínas para evitar propensión a la obesidad. Con el tiempo las fórmulas se han ido perfeccionando para parecerse más a la leche de las madres.

Como el aparato digestivo va madurando poco a poco es muy importante seguir unas pautas en la alimentación infantil. Mucho cuidado con iniciar la alimentación complementaria antes de los 4 meses porque el doctor Martín asegura que aumenta la obesidad.

El ser humano suele rechazar nuevos sabores y por eso es tan importante la introducción de diferentes texturas y sabores durante el primer año. Incluso a través de la leche materna, ya que dependiendo de lo que coma la madre cambia de sabor.

Disfruté tanto de las ponencias como de la charla con las mamis blogueras durante el desayuno y el brunch, que, por cierto, demostró que lo saludable no está reñido con los delicioso. Estaba todo buenísimo y era tan bonita la presentación que daba pena comérselo.

Hay tanto que contar que me dejo el programa más práctico para otro post. Resaltar que la visita a la fábrica fue impresionante. No sabía que hacer leche de fórmula era tan complicado, pero eso ya lo cuento mañana que esto está quedando muy largo.


6 comentarios:

  1. Q interesante tuvo q estar!!! aunque yo en casa tengo el problema contrario :-( yosiempre he sido de poco comer, de pequeña me recuerdo con poco o nada de apetito, ni sensación de hambre, casi siempre comía porque me obligaban.
    Y mis hijos son igual, el mayor está empezando a comer ya algo mejor, más cantidad y más variedad, pero tiene 10 años!! y la pequeña es si cabe peor q yo :_( así q tengo q plantearme comidas con mucho fundamento, para que lo poco q coman les alimente lo más posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el tema alimentación en niños es peliagudo. Tanto por un lado como por el otro. Ojalá te empiece a comer mejor la peque pronto porque es una preocupación tremenda. Muchas besos guapa!!

      Eliminar
  2. Parece interesante, ahora parece que todos hablan de eso. Pero lo interesante es ese piscolabis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Superinteresante, sanísimo y delicioso jajaja ;)

      Eliminar
  3. muy interesante!! jolín q completo y continuará.... jejej

    ResponderEliminar

Me encanta saber lo que piensas.