lunes, 14 de octubre de 2013

Un dragón de chocolate para un dragoncito de dos años

Desde hace un tiempo Iván gruñe mucho y pone voz macarra para gritar "¡Dragooooon!". Así que el tema para su tarta estaba cantado.

Después de una divertido día de protagonismo cumpleañero en la guardería, le recogí emocionado mientras cantaba una y otra vez "Cumpeaaaaaaamos fehiiiisss, cumpeaaaamos fehiiiisss...".

Habíamos llevado aspitos para convidar todos sus pequeños amiguitos de clase y parece que se lo pasaron bomba.

Lo cierto es que, mucho me temo, que la fiesta la montaron las caries por exceso de azúcar, pero no todos los días se cumplen dos añazos. Entre que tenía la reunión en la clase de su hermano y mi suegra tuvo que solventar unos asuntos, la merienda de celebración se convirtió en cena.

Bañé primero a los chiquitines y les adelanté el regalo de su tía Silvia, que no se lo puede dar en mano por la lejanía. Cuando el peque abrió el paquete creí notar un pequeño tic nervioso en el ojo del papi, pero seguro que fueron alucinaciones  mías porque esos rotuladores para pintar las paredes del baño, la bañera y a ellos mismos eran alucinantes. Los hermanos se lo pasaron tan bien dando rienda suelta a su imaginación que no hubo manera de sacarlos del baño sin que protestaran.

Una vez limpitos y empijamados, dimos comienzo a la celebración. Cenamos embutido y unas latas que Raúl sacó de forma improvisada, pero no podíamos esperara al gran momento tarta. Daniel se empeñó en apagar las luces para hacerlo todo más emocionante. Tuvimos que cantarle tres veces cumpleaños feliz al chiquitín porque no paraba de reir y gritar "¡Ota ve, ota ve!".

El bizcocho dragón fue todo un éxito y lo devoraron como si no hubiera un mañana. Se pusieron de chocolate como para volver a meterlos en la bañera de nuevo.

Por fin, llegó el momento que ambso hermanos estaban esperando: ¡el de los regalos!

A pesar de que en Covarrubias ya recibió lo suyo, la abuela Chari volvió a venir cargada de regalos. Y yo tenía guardado el de la abuela de canarias. Iván, con la inestimable ayuda de us hermano los desenvolvía y probaba tan feliz. Un pijama manta suavecito, unas figuras con pinchos para construir cosas y un juego con velcros de los más original para organizar una casa engrosaron la, ya de por sí larguísima, lista de posesiones de los peques.

El peque disfrutó tanto que, aún a día de hoy, nos pide que le cantemos feliz cumpleaños y que le demos tarta todos los días.

17 comentarios:

  1. Anda que no es listo... A mí también me gustaría tener tarta y regalos todos los días. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto!! Jajajaja Pero nos arruinaríamos. Glups

      Eliminar
  2. Vaya pedazo de dragón de chocolate, seguro que lo disfrutaron de lo lindo. Un abrazo y felicidades a tu peque.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Ya está muy mayor sniff sniff

      Eliminar
  3. Anda que no, pedazo pastel!!!
    Y lo de los rotus me ha molado mucho, creo que los voy a buscar, jejejeje...
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y felicidades, claro!!!!! :D

      Eliminar
    2. Jajaja Muchas gracias. A mí también me pasa que en los post muy largos, al final comento y se me olvida algo de lo que quería decir :D. Los rotus los encontré en el imaginarium. Hay que apretar la punta para dibujar así que a Iván le cuesta un poco cogerle el tranquillo al principio. Daniel lo tiene dominado :D

      Eliminar
    3. Ya me he hecho con ellos, jejejejejeje...Muas!

      Eliminar
    4. Ahora debes vencer la tentación de arrebatárselos al peque para ser tú la que redecore el baño :D

      Yo les convencí de que me los dejaran con un "Os voy a explicar cómo funcionan..."

      Eliminar
  4. MMMM que envidia me da ese dragón de chocolate, custodiando ese montón de espongitas y lacasitos ahgahghaaghgahah (babas, babas, babas)
    jejeje.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Creo que eso mismo pensaron mis pequeñajos. Hoy se nos han acabado los últimos lacasitos :D

      Eliminar
  5. Felicidades al peque!!
    Yo tambien cantaría ota ve, ota ve en mi cumple si no me diese una verguensa horrorosa mas que nada porque ya me veo un poco mayorcilla pa eso...jejejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Todavía hay que cantarle la canción de cumpleaños de vez en cuando. Le emociona mucho. Los de la calle deben pensar que todos los días son su cumpleaños jeje

      Eliminar
  6. Felicidades a ese peque que ya se está haciendo mayor, y yo también quiero tarta toooodos los días jejejejee
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que sea mi cumple todos los días! Dentro de poco tendré más de 13.000 cumpleaños jajaja

      Eliminar
  7. Muchas felicidades al pequeñin.........se hacen mayores!!!!! ya nos dirás como se hace esa tarta dragón.

    Un besete

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy fácil. Es como hacer un puzle culinario jajaja. Fabricas las piezas de bizcocho, las montas y luego lo pintas todo con chocolate :P

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.