lunes, 11 de febrero de 2019

Top Enigmas: El misterioso caso del trofeo desaparecido

Coge una libreta, un lápiz y un porrón de neuronas. Para el libro que vamos a reseñar las vas a necesitar. ¿Eres bueno investigando? ¿Se te dan bien los juegos de lógica, los laberintos, los enigmas o las mates? ¡Contratado! Ah, que no... pues ¡contratado igualmente! Aquí se viene a pasarlo bien y eso seguro que se te da de miedo. Pero primero tengo que presentarte a Sabueso Jenkins y Laura Giallo. Ellos van a ser tus compañeros de aventuras. Puede te parezcan un poco raros, pero les vas a coger cariño enseguida. ¡Bienvenido a Top Enigmas! La agencia de detectives del fondo de tu nueva clase. Vas a enfrentarte a El misterioso caso del trofeo desaparecido.

Seguro que Sabueso te pide que le ayudes en viejos casos sin resolver, pero no te despistes mucho porque también tenemos que descubrir quién ha robado el trofeo del colegio, el único que ha ganado en toda su existencia, y por qué. No va a ser fácil, pero ahora que tienen la ayuda de los lectores nada puede salir mal. ¡Fijo que pillamos al villano que está detrás de todo esto!

Este libro es para leer con calma, tranquilidad, y un lugar donde apoyarse para tomar notas y resolver los más de 50 enigmas alucinantes que se proponen. Tranquilos, si alguno no sois capaces de sacarlo siempre podéis consultar los archivos secretos de Laura Giallo, ¡esta chica es muy lista! No como Sabueso... ejem, que suple su falta de luces con su desmedido entusiasmo. Él nos hará vivir esta emocionante aventura al más puro estilo de novela negra. Coged la lupa, el chicle y vuestro carnet de detectives y ¡vamos allá!

Pero no hagáis trampas. No vale ir directos a la solución. Aquí lo divertido es devanarse los sesos como buen detective que eres. Búscate un mote molón y a buscar pistas.

Lo que más me gusta de este libro es que da para muchos momentos de diversión. Es como un libro de actividades con una gran historia detrás.

Los peques se han divertido mucho con las ocurrencias del protagonista. Además, ahora se hacen los listos en clase planteando los enigmas que han aprendido a sus compañeros. Los que se acuerdan, porque hay algunos que ni entendieron la explicación, ¡como para resolverlos o proponerlo a sus amigos!

Los problemas van de muy fácil a difícil, para todos los gustos. De todas formas, como vienen explicados al final no hay frustración entre las filas infantiles de esta casa. Sólo batallas campales para que piensen un poco antes de tirarse a las últimas páginas degüello. Los niños de ahora no tienen nada de paciencia y quieren resultado ya y con el mínimo esfuerzo ainss

Para ser justos el más pequeño sí que le ponía más ganas a eso de investigar. Cada niño es un mundo.

6 comentarios:

  1. Ayy, ya me estás creando necesidades, ahora lo necesito. jajaja.
    Y eso de la paciencia es bastante normal, el mío con 11 años no tiene ninguna, tengo que recordarle constantemente que los resultados obtenidos por sus esfuerzos son mucho más satisfactorios. En fin... Poco a poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo quieren todo y lo quieren ya. No me extraña, con internet, Netflix, mil millones de opciones de ocio... La paciencia no la cultivamos, no. Como bien dices, poco a poco... El libro mola un montón entre los enigmas y que está escrito de una forma muy divertida :)

      Eliminar
  2. Ostras! no había visto nunca un libro como este.
    Lástima que Nathan ya se ha pasado a los de "adultos" por decirlo de alguna manera.
    Buen hallazgo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo vi y dije lo quieroooo, lo quieroooo. De niña era muy aficionada a los enigmas y a estos les encanta que les cuente los que recuerdo. De una año para otro se les olvida y puedo volver a contárselos jajajaja La verdad es que el libro mola un montón, te ríes y te devanas los sesos a la par jajaja

      Eliminar
  3. ¡Qué chulada! Creo que de pequeña tuve alguno similar pero seguro que no era tan estupendo como este... A mí es que lo de resolver enigmas y esas cosas siempre me ha gustado mucho. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, pues cuando quieras te lo presto. Muchos los resolví enseguida, pero otros... Específicamente uno sobre un pasillo y el tema de andar hacia adelante o hacia atrás para que no te pille la secretaria... Ese me costó pillarlo, no te creas jajaja

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.