viernes, 2 de marzo de 2012

Cambio de Imagen

Me he cortado el pelo, pero no un poquito. ¡Mucho! Por debajo de la oreja. Cuando se lo dije al peluquero exclamó "¡Quieres un cambio completo de look!" "¡No! Quiero que el bebé deje de darme tirones" contesté. Pensé que iba a ser un disgusto para Iván, pero estaba segura de que lo superaría. "Meta tijera" Ordené al profesional. Y no se lo pensó dos veces. Salí de la peluquería con siete kilos menos de pelo.

Fui a la guardería temerosa de lo que pudieran opinar mis hombrecitos. Miedo infundado porque Daniel ni se dio por enterado e Iván cogió alegremente mis cortos pelos en cuanto le sostuve entre mis brazos para divertirse tironeándolos.

Resignada me los llevé al parque donde se lo pasaron bomba los dos gracias al buen tiempo que está haciendo. Allí las otras madres sí que repararon en el cambio. Les gustó. ¡Estupendo!

La prueba de fuego la pasé al anochecer cuando mi maridín volvió del trabajo y me regaló un bonito piropo. Prueba superada.

8 comentarios:

  1. Estas super guapa!!!
    muy buen cambio de look...me encanto

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Estoy la mar de comoda. Y a Iván le cuesta más agarrarme de los pelos jeje

    ResponderEliminar
  3. ¡Que guapa quedaste! Además es mucho más práctico, sobre todo con niños pequeños. :)

    ResponderEliminar
  4. halaaaaaaaa es como un anuncio de shampoo ; lavar y listo !!! jejejje que bien, yo cuando me lo corté senti un gran alivio ( aunque no poder haceme coleta me desquiviaba un poco ) besicos!!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Es muy cómodo! Pero es verdad que cuando tienes el pelo largo tanto tiempo no puedes evitar echar la mano a la coleta.

    ResponderEliminar

Me encanta saber lo que piensas.