martes, 16 de septiembre de 2014

El desayuno de los mayores

El cambio de guardería a cole de mayores es enorme y no quiero agobiar a Iván. Así que con él vamos poco a poco. La operación pañal, la vamos llevando como podemos, que es mal. Pero, supongo que en la clase se comportará un poco con ese tema. Al menos en la guardería lo llevaba mucho mejor que en casa.

Con el chupete tenemos grandes avances. ya sólo lo usa para dormir, aunque a veces lo pide y tengo que despistarle rápidamente con otra cosa para que se le olvide.

Lo que mejor llevamos es la desaparición del biberón. me pilló de sorpresa hasta a mí. Una mañana, me miró fijamente a los ojos y me dijo: "Yo quero como Danel". Esa oportunidad había que aprovecharla, así que le preparé un tazón idéntico al de su hermano y le puse los cereales delante. Se lo comió muy bien.

Esa misma tarde se le antojó una taza de desayuno que había de oferta en el supermercado. ¡Al carro! Ahora sí que no hay vuelta atrás. A Daniel le compré otra para que no se desconsolara. Así tienen tazón y taza a elegir según el acompañamiento.

Pasaron los días y seguíamos con los desayunos de mayores, pero sucedió lo inevitable. Una mañana, abrió los ojos y exclamó: "¡Quero bibi!"

Pero mamá los había tirado todos (estaban para el arrastre los pobres) y le contó al peque que en la tienda me habían dicho que él era demasiado mayor ya y que no me los vendían. Se tuvo que conformar y seguir desayunando como los niños mayores. y ya que estamos, merendando, que también le ponía biberón antes por las tardes.

14 comentarios:

  1. Bueno, pues parece que llevamos una prueba superada!!! A lo mejor te sirve el mismo truco con el chupete... Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el tete tampoco vamos mal. A veces lo pide, pero enseguida le convenzo de que es sólo para dormir: Miedo me da el día que se lo quitemos por la noche :S

      Eliminar
  2. Es lo bueno de los segundos, siempre quieren hacer como el hermano mayor, se hacen "mayorcitos" mucho más rápido!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que razón tienes. Yo alucino con el desarrollo de Iván. Mucho más rápido que el de Daniel... ¡y más estresante! jajaja

      En ocasiones supera a su maestro en hacer trastadas :S

      Eliminar
  3. Yo no veo el momento de ponerles a los dos el desayuno o la cena y olvidarme de la papilla, porque yo eso del bibe no lo he tenido con la peque :-( y la verdad no sé si lo echo de menos, pero la papilla se me está haciendo muy cuesta arriba.

    Me alegro mucho por tí!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, lo de la papilla es un rollo :S

      Estos al revés. La papilla les duró muy poco, pero al bibe se engancharon pero bien...

      Ánimo que todo llega y pronto dirás adiós a la papilla para siempre!!!

      Eliminar
  4. wow! grandes pasos! Qué bonitas imágenes acompañas de tus relatos.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Aunque la mayoría de las fotos las hago con mi cutremovil y así salen :P jajaja

      Eliminar
  5. Bibis desterrados, se hacen mayores!
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiiiiii snif snif (por un lado me da mucha pena)

      Eliminar
  6. Qué bien ves!!
    Yo la verdad es que no me he encontrado con estos problemas con el mío,desde que nació nunca quiso el chupete, y el biberón solo por la noche...
    Me alegro mucho de que lo estés consiguiendo!!
    Un besazo!!

    WWW.JESSICADOT.BLOGSPOT.COM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Es una suerte!! Quitarles el vicio después a mí me ha costado muchísimo :S

      Muchas gracias!!

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.