miércoles, 8 de mayo de 2019

Las cámaras de Five Nights at Freddy's

Mis hijos no pueden obsesionarse con videojuegos normales, nooooo. Tienen que ser para mayores y con personajes e historias creepy. Cuanto más mejor. Bien, pues ahora lo que más les gusta del mundo mundial son los bichos feos mediopeluches medio robots de Five Nights at Freddy's. Bueno, la verdad es que llevan ya bastante tiempo con el tema. Hasta se pidieron como regalo de buenas del verano pasado un pack de esos muñecos ultrafeos cada uno. Pero la cosa va en aumento.

El otro día estaba yo a mis labores tan tranquila, cuando, de repente apareció el mayor a mi lado dándome un susto de muerte, emulando su videojuego favorito, supongo yo. El caso es que venía con la insólita petición de que le facilitara cajas pequeñas. Cómo mamá hace magia...

Por supuesto, le pregunté que para qué las quería y comenzó a contarme su proyecto muy ilusionado. Estaba recreando al Pizzería Freddy's en estilo libre. Como le vi muy motivado me presté a conseguirle material rebuscando por toda la casa. Mientras es hacía lo mismo por su habitación. Poco a poco su "homenaje" al juego iba tomando forma: el escenario dónde actúan Freddy, Bonni y Chica, la carpa en la que está Foxy, el almacén de los animatrónicos, la cocina dónde se hacen las pizzas... y, lo más importante, la sala del guardia de seguridad.

Cuando tuvo todo listo, colocó a los muñecos en su sitio y se paró unos minutos a admirar su obra y explicármela.

"Pero aún falta algo muy importante", me dijo. "¿Ah sí? ¿El qué?", inquirí yo. "¡¡Las cámaras de seguridad!!" exclamó muy serio, "Dejame tú móvil un momento", me pidió alargando la mano. Se lo dejé mientras yo seguía a mis cosas. Poco después vino a buscarme y me enseñó su obra. Había fotografía la escenografía por partes y les había metido un filtro de escala de grises. Venía a preguntarme cómo podía ponerle interferencias para que pareciera más una pantalla de cámara de seguridad cutre, pero en eso no pude ayudarle porque no tenía ni idea de cómo hacerlo.

Al final lo dejamos así y él se pegó toda la tarde jugando con lo que se había montado. Si dejaba d e ver una de las fotos los animatrónicos avanzaban hacia la sala del guardia. Y dejaba de verlas en muchos momentos porque en la pantalla del móvil sólo se podían ver de una en una...

P.D.: El guardia murió.

2 comentarios:

  1. jajajaja imaginación no les falta eso es bueno jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les sobra, les sobra... Y también les sale por las horas el amor por lo truculento ainsss

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.