jueves, 6 de julio de 2017

Chorros y juegos de agua

Supuestamente, este lunes Iván ya podía ir a la piscina tranquilamente con su heridota ya cerrada, pero a mi no me gusta apurar así que me los llevé a luchas contra el calor a los chorros de una plaza que tenemos cerca de casa.

Cogimos unos cuantos juguetes, unas toallas finas y a darnos el paseos hasta tan divertido lugar. Mis hijos siempre me dejan plantada en el camino de entrada, sepultada de camisetas y gorras, mientras ellos corren que se las pelan hacia la fuente central.

Lo cierto es que le echan mucha imaginación al asunto y se lo pasan pipa con la guerra contra los chorros. Ese es siempre su juego inicial. pero esta vez lo abandonaron pronto en pro de la tecnología. Quería descubrir cómo desviar el agua de manera que cayera en cascada en vez de hacia arriba.

Daniel descubrió que con la esponja resultaba fácil dirigirlo a placer. Iván me pidió otra esponja, pero esa es la única superviviente de las tres que les compré para sus juegos. Así que cogió el cubo y se dirigió muy decidido hacia la fuente. le aseguré que veía difícil que consiguiera los mismo que su hermano con ese material, pero él no se rindió. ¡Y menos mal porque sí que lo consiguió!. "Veeeees", me gritó desde su posición más feliz que una perdiz. Me dio una buena lección sobre la constancia y sobre "el que la sigue la consigue".

Mientras ellos jugaban felices yo leía un capítulo de un libro sin apenas poder creer en mi suerte. Es la primera vez que lo consigo cuando voy con mis churumbeles. Leía un párrafo, les echaba un ojo. Leía otro párrafo y les echaba otro ojo. ¡Y así un capítulo entero! Cuando comencé el siguiente comenzaron las interrupciones: que si Daniel me ha hecho burla, que si Iván me ha pegado, que si quiero la pelota, que si tengo sed... ¡Vamos! Lo normal a lo que me tienen acostumbrada.

En una de esas mi hijo mayor se percató de que mi postura era lago extraña. Hacía equilibrios sobre el banco para no poner los pies en el suelo. y ¿Por qué? os preguntaréis. Pues porque debía de haber un hormiguero de hormigas mordedoras cerca que me estaba poniendo fina.

Mi peque enseguida organizó a su hermano para erigirse como mis caballeros salvadores y comenzaron una cruenta cruzada contra las hormigas. A mí me daban pena porque, después de todo, la intrusa era yo y esa era su casa. Pero mis hijos me miraban como si les hablara en chino. "¡Pero si te están mordiendo!" me soltó el mayor sin entender nada de mi discurso ecológico.

Al final acabamos en el parque de al lado que tiene una tirolina supermolona. Ellos se lo pasaron genial y las pobres hormigas pudieron secarse y seguir con su rutina.

12 comentarios:

  1. yo habría subido los pies al banco o me habría tumbado jejejej pero seguro que no los dejo matar a las hormigas.
    Esa plaza la quiero para mi calle jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo había subido los pies al banco. Vaya mordiscos pegaban. Me dejaron alucinada.

      Esa plaza se llena de peques en verano. Y hasta algún perrito se anima a venir a refrescarse :D

      Eliminar
  2. Molan los chorros, por aquí también tenemos de eso, pero no nos pilla cerca de casa.
    Lo de las hormigas, pobres! nosotros tenemos una norma respecto de los bichos, bicho q se mete en nuestra casa, bicho q muere, pero en la calle, se respetan, porque es SU casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Yo pienso igual. Si se meten en mi casa firman si sentencia de muerte, pero fuera están en su casa

      Eliminar
  3. Qué sitio más chuloooo! Y tus churumebeles son lo más, vaya poses que se marcan, jajajaja!
    Muas!
    PS: Eso de ir rezagada con todo los aperos encima me suenaaaa! XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains sí. Tengo complejo de mula de carga jajaja
      Son unos chulitos estos dos ;)

      Eliminar
  4. Parece un planazo!!
    Por cierto, Gru 3 no te gustó. Que decepción, yo tengo muchas ganas de verla.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor te encanta. Lo mío es sólo una opinión personal. A mí las otras me gustaron y a mi marido no. Esto es cuestiónd e gustos :D

      Eliminar
  5. Las fotos en esa plaza son infaltables en tu blog todos los veranos. Se ve que no pierden el interés. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que se acaban aburriendo de la piscina y ese es un plan alternativo muy diver y con muchas posibilidades jajaja ;)

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Estoy segura en sus manos jajaja
      O no. No te fies jajaja

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.