martes, 13 de noviembre de 2012

La fiesta de la castaña

El martes mi niño salió del cole con una nota en la taleguita. En ella se nos indicaba a los padres que al día siguiente no les  mandáramos a clase con desayuno porque iban a celebrar la fiesta de la castaña. por lo visto se les repartiría castañas y membrillo a los peques. Mi niño estaba la mar de emocionado con la idea.

En el parque una madre me contó que la habían enrolado como castañera casi sin darse cuenta y que tenía que ir al día siguiente disfrazada y pertrechada de ricos manjares para los alumnos. me pareció una buena idea, aunque la pobre señora no supo decir que no cuando, en realidad, no le venía nada bien.

Por una lado, lamenté que no me lo hubieran propuesto a mí, pero por otro, pienso en todo lo que tengo que hacer y que la mañana se me queda tan corta para todo que me alegro de haberme librado.

Lo cierto es que me hubiera resultado maravilloso ver a mi hijo en su salsa con sus compañeros. Por eso le encomendé a la mamá que se fijara en todos los detalles para que luego me los contara. No estaré presente, pero contaré con información de primera mano.

Desde luego, esta mañana Daniel casi ni me da el beso de despedida. Tenía mucha prisa por entrar en clase y empezar a disfrutar de la fiesta de otoño.

8 comentarios:

  1. !Mira que si te pillan a ti! !Menudo arte el de liar sin que te des cuenta! Jajajaja... Ya nos contarás.

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no descarto que yo sea la siguiente. Mamá en paro... Uy, uy, uy...

      Eliminar
  2. me encanta lo abrigaditos que van!! son guapísimos!!
    uuh castañas me encantan y con el frio vienen de perlas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Babas, babas, babas... Gracias por los piropos jeje

      Eliminar
  3. Que bien poder hacer otras actividades seguro que lo pasan genial. Las ocurrencias de tu hijo por cierto son de los más graciosas pero tenía sentido, las personas ancianas mueren y van al cielo jejej
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Pues nunca me han gustado mucho las castañas asadas. Me llenan un montón y como que me revuelven el estómago. No valdría para castañera. Jajaja. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero la castañera también repartió pan con membrillo. Ummmmm!!!

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.