miércoles, 7 de noviembre de 2012

Daniel y el corazón de Iván

El colegio de Daniel cuenta con biblioteca propia, que se alimenta de las donaciones de los padres de los alumnos. Así pretenden fomentar la lectura de una forma más eficaz. De hecho cuentan con una asignatura a la que llaman "Biblioteca". El caso es que la abren durante media hora dos días a la semana para que los niños puedan acceder a su depósito y llevarse a casa por quince días dos ejemplares.

Nosotros hemos instaurado el lunes como día de la biblioteca, aunque todo depende del humor de Daniel. A veces, hay semanas que no vamos o que cambiamos el día.

Este lunes, estaba revolviendo en la estantería en busca de algo sobre excavadoras, camiones o maquinaria diversa, que es lo que le llama la atención a mi hijo, cuando, de repente, alguien me dio toquecitos en el hombro. Me di la vuelta y me encontré cara a cara con la profesora del niño. Me sorprendió bastante que se dirigiera a mí.

Marta, que así se llama, me preguntó directamente por mi salud. Le dije que había pasado un refriado sin importancia. "No, no. Me refiero a si has estado hospitalizada". Ojiplática le aseguré que no. Me aclaró que Daniel le había contado que su mamá estaba en el hospital y que se había preocupado muchísimo.

Profundamente agradecida y enternecida con el detalle, le aseguré que lo único de lo que adolecía era de falta de sueño. Me vi en la obligación de aclararle que Iván está un poco malito del corazón. Le quité toda la importancia que pude, porque si se había preocupado por mí, que no me conoce de nada, imaginaros la angustia que podía tener por un bebé.

Le dije que de los niños había que creerse la mitad, pero ella es de otra opinión. "Los niños lo cuentan todo" me aseguró "Yo les creo al cien por cien, porque siempre hay algo de verdad detrás".

Me quedé pensando en su afirmación y decidí hablar con Daniel, aunque yo ya sabía por donde iban los tiros.

"Cariño, ¿Mami ha estado en el hospital? Es que no me acuerdo" le abordé.
"Si" contestó escuetamente.
"Y ¿Por qué? ¿Estaba malita?" Insistí.
"Te dolía el corazón" Me explicó llanamente.
"Pero es que me he liado. ¿Quien estaba malito?" le pregunté.
"Iván" afirmó rapidamente.

Ahí dejé la conversación.

Es normal que a mi retoño mayor le afecte la enfermedad de su hermano. Al fin y al cabo siempre estamos de revisiones y vacunas. Es raro el mes que no tengamos que ver a un médico. Pero estoy segura de que se lo está tomando bien. También creo que aún tiene en mente aquellos días en los que el bebé estuvo ingresado y papá y mamá tenían que estar en el hospital tantas horas. Era muy pequeño, pero son cosas que marcan.

28 comentarios:

  1. La verdad es que es una cosa tan bonita que un hermano se preocupe por el otro, y aunque se lie el sabe que algo pasa y se lo cuenta a la profe con toda su buena voluntad...
    Seguro que la estancia en el hospital de una forma u otra le ha marcado y aunque no sepa con exactitud que es lo que pasa, sabe que algo pasa y lo tiene guardado en algun rinconcito de su ser, y de vez en cuando lo saca...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando Iván estaba ingresado y Daniel ya estaba bañado y cenado, era él mismo el que me decía: "¡Venga mamá! Que te tienes que ir a cuidar de Iván". Yo hacía las noches y las mañanas y Raúl las tardes, para que yo pudiera pasar tiempo con mi niño mayor. Mi madre estaba con él todo el tiempo. No creo que lo pasara mal, pero, como bien dices, algo le quedó en la memoria.

      Eliminar
  2. Si, la profesora tenia razón, algo de verdad siempre está en lo que dicen y hay que saber aprovechar esas conversaciones.. que lindo y que tierno tu hijo.

    Creo que subestimamos su inteligencia y para lo que queremos si son listos y para lo que no "bah, si no se enteran" jeje

    Un besote muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que son muy listos, pero que no dejan de ser niños pequeños a los que, a veces, exigimos demasiado desde nuestra perspectiva de adultos. A estas edades hay que tener mucho cuidado porque se quedan con todo.

      Eliminar
  3. porfavor que tierno!!!los niños se dan cuenta de todo por muy pequeños que sean

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me pareció muy tierno que Daniel pensara en su hermano.

      Eliminar
  4. eso marca y no se olvida, pero como niño q es, lo vive/recuerda de otra manera.

    Es bueno hablar de ello siempre que uno lo necesite, quitar tabúes de médicos y pruebas y demás.

    besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intento hablarlo todo con él, aunque siempre quitando espinas y ablandando durezas. Después de todo, es un niño muy pequeño.

      Eliminar
  5. Nunca nos dejan de sorprender estos pequeñajos!!!,;)

    ResponderEliminar
  6. Parace que no se dan cuenta, pero están en todo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que tener un cuidado con ellos... A saber que más cosas le ha contado a su profe :S

      Eliminar
  7. Es bonito que su profesora se preocupe tanto por los niños y que los tenga tan en cuenta, me gusta. Y yo también creo que los niños lo captan todo, y lo manifiestan como saben...Eso te dice lo mucho que quiere tu hijo a su hermano.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sorprendió mucho el interés de la profesora y la verdad es que lo agradecí. Eso me dice que mi hijo está en buenas manos. Debe ser muy difícil escuchar a 27 niños.

      Eliminar
  8. !Qué joío el Daniel! Si es que tienen unas cosas estos locos bajitos... Besotes para todos.

    ResponderEliminar
  9. Me parece importantísimo preguntarles y hablar mucho con ellos porque a veces los pobres tienen un lío en sus cabecitas! es lo que debió pasarle, que tenía recuerdos de aquellos días pero, por su corta edad, no era capaz de ponerlos en orden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues seguramente es como dices. Tiene los recierdos muy marcados, pero seguro que lía el momento en el que fue y algunos otros detalles.

      Eliminar
  10. Uff se me han saltado las lágrimas, que duro ver como por mucho que lo disfraces los niños captan rodo... Pero bueno, como tú dices seguro que aunque se percata lo lleva bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me emocionó la actitud de Daniel. Es bonito que demuestren su amor por los hermanos.

      Eliminar
  11. Qué tierno... Los niños se dan cuenta de muchas más cosas de las que pensamos. Un besazo, guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están en todo. Aunque, a veces, e hagan los locos.

      Eliminar
  12. Pobrecín! El sabe que tú no estás, que estás en el hospital y aunque se dan cuenta de todos son muy pequeñitos aún para identificar porqué, si estás acompañando a Iván o qué es lo que pasa exactamente.
    Mucha razón la profe!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que me extrañaba era que lo sacara ahora cuando pasó hace diez meses. Es extraño cómo pueden interiorizar las cosas y sacarlas cuando menos te lo esperas.

      Eliminar
  13. Que tiernos son los niños. Se enteran de todo aunque en su realidad. Pero creo que sería bueno que hableis de eso para aclarar conceptos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que con sólo tres años, este chico escucha cuando quiere y habla cuando le da la gana. Si está jugando o viendo la tele no quiere que le molestes con conversaciones serias.

      Eliminar
  14. No sabía que tu hijo pequeño estaba malito, pero ya he leído en otro post que habéis estado de revisión y todo está bien, me alegro muchísimo. Lo de tu hijo el mayor me parece muy tierno e hiciste muy bien en hablar con él, la verdad es que su profe también estuvo muy bien, me parece una persona muy profesional y con mucho tacto.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero está hecho un torete. Madre mía! Si no para! Daniel quiere mucho a su hermanito aunque a veces se pasa con sus demostraciones jaja.

      Y, desde luego, no nos podemos quejar con la profe del mayor. Es encantadora.

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.