lunes, 26 de septiembre de 2016

"No me dejes Sola", un Gin con Marisa Casas

Nuestra querida madre más estresada, Marisa de Madres estresadas, se lanzó a la piscina y nos dedicó una excelente charla sobre un problema social que está más extendido de lo que creemos: los malos tratos. En esta ocasión, no hablábamos de daños físicos, sino de heridas psicológicas que parece que no  matan, pero tardan más en curar.

Todo se le vino encima de la manera más inocente. Se crea un grupo de madres blogueras estresadas y, poco a poco, construyen entre todas una comunidad que tanto sirve como plataforma de debate, gabinete psicológico o para echarse una risas. Quien pertenezca a una comunidad como ésta sabrá a qué me refiero. Y quien no, se lo aconsejo. hay días en los que se convierten en tu única válvula de escape. Yo no tengo problemas serios: En mi familia nos queremos, no me muero de hambre, nadie de mi entorno se ha dado a las drogas... Sólo hay algún problemilla de salud en mi entorno, pero de eso nadie se libra, por desgracia. Y aún así, necesito a mis blogueros cuando la realidad me supera y veo que no llegó a todo, que nada me sale como quiero, que me pueden las obligaciones... Y soltarlo todo, que te escuchen y te comprendan, aunque sea en la distancia ayuda, ayuda mucho porque te das cuenta de que no estás sola.

No puedo ni imaginarme cómo se sintió la protagonista de la historia de Marisa cuando se encontró a las madres estresadas. Para ella debió ser la luz al final del tunel. Todo empezó cuando nuestra bloguera ponente se dio cuenta de que a una integrante de la comunidad le costaba regalarle la sonrisa que ella podía todas las mañanas. "Hoy no me sale la sonrisa", contestaba día sí y día también.

Llegó un punto en que Marisa se obligó a plantearse muchas cosas importantes: ¿Puedo ayudarla? ¿Será una persona real la que hay detrás de este usuario? ¿Le pasará algo realmente grave?... La más importante de todas las cuestiones que le surgieron fue la primera. Consultó con mucha gente antes de tirarse al ruedo y le contestaron que no la dejara sola, pero que nunca le prometiera nada que no pudiera cumplir, por ejemplo que iría a buscarla si la cosa se ponía difícil. Eso era imposible porque vivían a 400 kilómetros de distancia, entre otras cosas.

Nuestra Marisa decidió mojarse, eso sí, con cautela. después de todo sólo se conocían por internet. Pronto, la protagonista de la historia abrió su corazón a la comunidad que la escuchaba y valoraba y salió a la luz que su pareja la despreciaba y manipulaba psicológicamente. Era una chica con poca suerte porque su anterior pareja, incluso su padre, la habían tratado también como si no valiera nada. Y eso pensaba ella. Se movía por la vida pidiendo perdón por existir y dando gracias por cada caricia que le caía. Lo peor de todo es que estaba convencida de que su situación era normal y que realmente era torpe, lerda y una molestia a la que hacían el favor de aguantar.

Sus amigas la escucharon, la apoyaron, intentaron convencerla de lo contrario, le dieron cariño, incluso se enfrentaron a ella dando lugar a enfados por ambas partes. No siempre se puede ir con pies de plomo cuando lo que te cuentan clama al cielo. Pero poco a poco, muy poco a poco, lograron hacerle ver que el inútil molesto de su historia no era precisamente ella. Por sus hijos y por ella misma le ayudaron a salir de una espiral de miedo, angustia y frustración. A día de hoy puede ir a tomar un café con las amigas sin miedo y tomar sus propias decisiones. Parece algo que está al alcance de todos, pero no es cierto. Muchos viven una realidad de servilismo de la que les es muy difícil escapar, precisamente porque están convencidos de que se merecen todos los feos, ultrajes, desprecios...

Esta chica tuvo mucha suerte porque, hiciera lo que hiciera (dejar a su pareja, volver, lamentarse, excusarle...), su grupo de amigas siempre estuvo allí para sostenerla. y así logró escapar de una vida denigrante. Por eso Marisa nos pidió que, si nos encontramos con algún caso así, vecinas, amigas, conocidas..., no nos pongamos enfrente, porque nos llevaremos el golpe, pero que nos pongamos al lado, un poquito más atrás, para sostener y apoyar a la víctima. Como ejemplo visual de lo que nos quería decir nos entregó un sobre en el que venía una cuenta de collar y nos pasó un cordón para que lo ensartáramos, unas costaban más, otras menos, pero si permanecían unidas formaban un bonito collar. En la bolsa también encontramos una preciosa pulsera y una piruleta para endulzarnos un poco tras una charla que nos dejó a todas con la piel de gallina.

Como consejo final nos habló de la máxima que tienen los servicios de emergencias para todas las situaciones extremas: Primero pararse a pensar, luego protegerse, pedir ayuda y, por último actuar.

Para la charla nos reunimos en la casa de las Malasmadres, donde nos recibieron con un delicioso Gin con ginebra Mom y muchas ganas de pasar un rato estupendo. El broche final lo puso el delicioso catering de Cookita y Mission Wraps. Sólo puedo decir que fue una jornada muy aprovechada. Laura Baena, jefa del club de las malasmadres, puso el broche final con una afirmación que estaba en la mente de todas: los malos tratos son un problema que debe erradicarse con la concienciación social, empezando por al educación de los niños.

21 comentarios:

  1. Madre mía Dácil, también tengo la piel de gallina.
    Qué buena jornada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Impresionante. Una charla muy cuidada. Marisa sabe muy bien cómo contar las cosas para que lleguen y calen.

      Eliminar
  2. muchas gracias por traernos el testimonio. No conocía el blog de madres estresadas, a ver si le echo un vistazo

    ResponderEliminar
  3. Muy buena iniciativa. Hay q concienciar y aprender.
    Bueno y para q no todo sea malo, tener esos buenos ratos con amigas y esa copita ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. me vino muy bien desconectar un poco. Están siendo unos días muy estresantes, aunque también divertidos y emocionantes. ya te contaré si sobrevivo a los cumpleaños de las fieras jajaja

      Eliminar
  4. Bonita iniciativa. Ahora ese Gin tenía muy buena pinta jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mío era sin alcohol, que estaba yo muy débil como para meterme algo fuerte ;)

      Eliminar
  5. Dacil, me encanta cómo trasmites las cosas.
    Llevo tiempo siguiendo a Marisa y me parece una mujer 10, que además no se corta ni un pelo en contestar, en contestar de verdad y eso en la red se agradece.
    A mi misma me ha sorprendido como se generan en RRSS relaciones con gente que quizás nunca llegues a conocer pero con la que te apetece compartir cada día más cosas, y si encima se utilizan para tener finales felices pues no se puede pedir más.
    Me hubiera encantado ir!
    Gracias por la crónica!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. A ver si te apuntas a la próxima!! Yo era la primera vez que iba y me gustó mucho pasar el rato con amigas de la blogosfera, escuchar la charla y debatir sobre el tema. Aunque es verdad que sacar esos hueco con peques demandando tu presencia en casa cuesta mucho.
      Totalmente de acuerdo que se afianzan unas relaciones muy profundas y te sientes muy acompañada en tu día a día :D
      También estoy de acuerdo con lo que dices de Marisa: es única e inimitable.
      Me alegro muchísimo de que te haya gustado el post. Muchas gracias!!

      Eliminar
  6. Una charla llena de emociones que nos tuvo con el corazón encogido. Ya adoraba antes a Marisa y después de esta charla ¿qué puedo decir? ¡Es fantástica! Es fundamental el apoyo en los malos tratos psicológicos, me impresionó lo mucho que cuesta salir de ahí y la importancia de tener un grupo de apoyo. Lo has contado de maravilla. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Maricarmen. la verdad es que su charla nos impresionó y caló hondo. Pertenecer a un grupo y sentirte querida y valorada no tiene precio. Es findamental

      Eliminar
  7. Cuesta salir..mucho,pero si se puede..solo tengo palabras de agradecimiento a Marisa y mis estresadas..gracias ..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que pudieras salir de esa espiral terrible. Eso demuestra que eres una mujer muy fuerte, porque hay que ser muy fuerte para recobrar la confianza en uno mismo después de vivir lo que has vivido tú. Puedes sentirte muy orgullosa de ser quien eres. Me alegro muchísimo. Y gracias por dejar a Marisa darnos la charla. Nos ha dado herramientas para poder ayudar si nos enfrentamos a una situación similar.

      Eliminar
  8. Me ha encantado este evento, me alegro de que Gin ahora pueds vivir mejor y pueda conocer su valor y cuánto puede hacer por los demás. Hacer un grupo de mamás estresadas no puede ser mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Cuando lo ves todo negro, un grupo de amiga que siempre conteste a tu grito de ayuda vale más que el oro :D

      Eliminar
  9. Lástima que todas estos eventos sean tan lejos :(, la verdad es que leyéndote transmites muy bien lo que allí os contaron.
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es una lástima porque es mucho mejor escucharlo en directo. Seguro que tú hubieras reparado en otros aspectos de los que yo no me he percatado. Por eso me gusta leer los post de otras blogueras sobre los eventos a los voy. Me descubren cositas que se me habían escapado :D
      Muchas gracias!! Besos!

      Eliminar
  10. Que bien tu crónica Dácil!!! Me quedaba muy lejosny tenía muchas ganas de escuchar a Marisa, que bien que me acerques un poquito. Y que historia tan difícil y ole Marisa!!! Un beso guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que pena que no te pudiste venir. Fue impresionante.

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.