martes, 13 de octubre de 2015

Los cerditos glotones

El desayuno se estaba poniendo especialmente difícil esa mañana. Les había preparado sus Cacaos con leche acompañados de unas curiosas galletitas saladas de múltiples formas y texturas que les volvían locos por esa época. Pero, en vez de comérselas, perdían el tiempo jugando con ellas. Si hubiera sido fin de semana no hubiera visto ningún problema y les hubiera dejado disfrutar sin horarios ni fechas en el calendario. Pero la cruda realidad era que había que ir al colegio y el paso del tiempo es inexorable. Así que cogí una galleta con forma de cerdito, la miré un buen rato. Cogí otro cerdito, una estrella y otra galleta redonda. me las puse enfrente y comencé el cuento. Sin avisar.

Enseguida capté su atención. Si les hubiera dicho que se comieran el desayuno ni me hubieran oído, pero un cuento era diferente. Les encanta.

Dos cerditos paseaban por el campo una noche cuando uno dijo: "¿No tiene la luna una pinta deliciosa esta noche?", "Mmmmm" le contestó el otro, "Sí que la tiene. De buena gana le daba un mordisco ahora mismo". "Pues vamos a ello" propuso el primero salivando por anticipado. "¿Pero cómo vamos a subir tan alto?" preguntó el segundo. Los dos miraron al cielo y vieron a una estrella despistada volando muy cerca del suelo. "Estrellita, estrellita. ¿Serías tan amable de llevarnos hasta la luna?" le pidieron los marranos poniendo ojitos inocentes. "No, no y mil veces no. Si os llevo os la comeréis. Estoy segura" replicó la estrella desconfiada. "¿Nosotros? ¿Comernos a la luna? Que va, que va. Si nosotros lo que queremos es limpiarla y darle brillo para que luzca más bonita" aseguraron los muy pillos. "¡Ah! Entonces sí" sonrió la estrella, "Montaros sobre mí y os llevaré hasta ella". Los cerdos no esperaron a que lo repitiera dos veces y de dos saltos se plantaron sobre la estrella que los llevó volando hasta la luna. Una vez en ella, los dos cochinos le hincaron el diente a la vez y se llevaron buenos trozos al estómago. "Oh oh" exclamó la estrella. "Ñam, ñam" los cerdos se comieron la luna y cayeron sobre la estrella. "Ñam ñam" los cerdos se comieron la estrella y cayeron al caldero del pastor que estaba haciendo una sopa. "Ñam ñam" El pastor se comió a los cerdos. Y fin.

A la vez que los personajes del cuento eran devorados yo le arreaba mordiscos a las galletas protagonistas. Los peques estaban fascinados. La verdad es que al final me quedó un poco trágico el cuento, pero a ellos les encantó y comenzaron a comerse lunas, estrellas y cerdos sin que yo tuviera que ponerme pesada. ¡Funcionó!


8 comentarios:

  1. Hola. una gran idea lo del cuento... ese tipo de galletitas saladas me encantaban. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gustan. Y menos mal porque a raíz del cuento sólo se comñian los cerdos, las lunas y las estrellas, así que el resto me las tuve que comer yo jajaja
      La próxima vez tendré que incluir en el cuento toooodas las formas ;)

      Muchas gracias!!

      Eliminar
  2. Rosquis es fatal para desayunar, voy a tener que probar a inventarme una historieta o cuento para que coma, porque ni dibus ni nada le consigue entretener, me diste una idea, Dácil. besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que a ti también te funcione!! Que tendrán los desayunos que les cuestan tanto.
      Cuando estos eren más pequeños montaba unos shows impresionantes para que comieran. Mi madre se quedaba pasmada mirándome jajaja

      Eliminar
  3. Eres una experta contando cuentos, vaya como te los ganaste!!
    A mí me encantaban esas galletitas desde siempre y me las han recomendado para las nauseas matinales de este embarazo, y en estos momentos no las puedo ni ver, jajaja...tengo un bote en la despensa y cada día pido a papá Jirafa y Jirafita que se las terminen cuanto antes y la quiten de mi vista....cualquiera acierta, lo mismo el día que se las terminen me entran ganas de comerlas de nuevo....aunque de momento no creo....espero que sea pasajero ;-p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buuuf es que con el embarazo nunca sabes que reacción vas a tener a ciertos olores y alimentos. Me alegro que Papá Jirafa y Jirafita te estén ayudando tanto, se sacrifiquen y se coman esas galletitas por ti jajaja
      Cuídate mucho

      Eliminar
  4. Pues el cuento era bien divertido lleno de expectación y todo. Sin dudas, estuviste atenta para dar una solución y es que a veces están más remolones de la cuenta y cuesta salir al cole.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy me lo fui inventando sobre la marcha y al final me quedó un poco tétrico. Se los comen a todos XS
      Pero como estos son muy morbosos les encantó jajaaja
      Muchas gracias!!

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.