jueves, 24 de septiembre de 2020

Rory Branagan Detective. El gran robo

Menuda historia llena de imaginación e intriga nos acabamos de leer. Rory Branagan Detective. El gran robo, no deja tiempo casi para pensar con todas las escenas trepidantes o surrealistas que se suceden continuamente. Sus páginas son un despliegue de gracioso dibujos estilo monigote, pero con mucha fuerza expresiva, salpicados con textos sobre la acción que se desarrolla, escritos con un lenguaje simpático que engancha a los peques y los hace desternillarse de la risa.


El protagonista es un intrépido detective que no le tiene miedo a nada, excepto a unas cosillas sin importancia a las que seguro que todo el mundo teme. 

Por ejemplo, una terrible y terrorífica directora de colegio. Eso te hiela la sangre en las venas mucho más que un T-rex enseñándote todos los dientes. ¡Donde va a parar!

Y es que otra cosa que nos ha gustado muchísimo de esta colección, además de la forma como Rory nos cuenta sus alocadas peripecias, es la inmensa imaginación que derrocha cada página. Todo es mucho más emocionante si nos salimos de los límites que impone la realidad y que suelen ser demasiado aburridos. Pues que eso no te estropee una buena aventura. Aunque esté ambientada en nuestros días, todo es más chulo con unos cuantos dinosaurios de por medio...

A mí, personalmente, me ha llegado al corazón la relación entre el protagonista y su hermano. Son clavados a estos dos terremotos que tengo en casa. Hoy te amo, hoy te odio, pero más de lo segundo que de lo primero. 

Terribles enfrentamientos
Eso sí, cuando toca ir de aventura hacen equipo y se enfrentan codo con codo a todos los peligros... Bueno, a veces también uno se queda escondido, mientras el otro se las apaña como puede... Al menos que se salve uno de los dos jajaja. En definitiva, que todas las escenas en la que sale el hermano de Rory me parecen grandiosas.

Típica pelea entre hermanos. me suena, me suena...

Ahora queremos conocer más casos de este detective (que te resuelve un caso antes de cenar), su mejor amiga La Gata (esa sí que no le tiene miedo a nada) y el tocanarices de su hermano mayor (y sus grandes ideas). 

Por cierto, que te van dando pistas durante toda la lectura para que que llegues a la misma conclusión que Rory. Nosotros descubrimos al culpable antes de que se resolviera en la trama y tengo a los niños la mar de orgullosos de sí mismos. 

Es un libro de fácil lectura y que les ha enganchado de principio a fin. Las ilustraciones me parecen geniales. ¡Lo que se puede trasmitir a base de monigotes esquemáticos!

Ahora tendremos que hacernos con un kit de detectives para seguir el ejemplo del niño del libro y resolver misterioso casos de nuestro entorno. 

Muchos dinosaurios, muchísimos

Como el del bocadillo del almuerzo desaparecido que vivimos hace poco. No estaba no en la mochila de Daniel, ni en la de su hermano, ni por casa... Seguimos investigando su paradero...

martes, 22 de septiembre de 2020

Charla de Rol Infantil de las VirtuaLES20 Parte 2

Herokids en las LES
Al hilo de la charla de Rol infantil a la que me invitaron en las VirtuaLES20; en la que participé acompañada de los creadores de PDM y Buscaduendes, Álvaro Corcín y Patricia de Blas,  Rolero de Hamelín, Detective Papaya y Refuerzo Divertido; una las preguntas del público que surgió me pareció muy interesante: ¿Cómo os apañáis con grupos grandes de niños?

Intrépidos periodistas en Yebernalia
Una pregunta que fue genial contestar porque todos los allí reunidos habíamos tenido muchas experiencias con grupos grandes. Hasta Miren, que no quería salir de su papel de coordinadora, pero que es muy conocida por sus partidazas en vivo de Pequeños Detectives de Monstruos, como la que relata en mi blog.

Indios y vaqueros en las TdN

Lo mismo puedo decir de Paloma, que con su desparpajo, sus inesperadas respuestas, sus pelucas divertidas y sus marionetas consigue que no despeguen su atención ni un minuto.

Aprendices de héroes en Escuela de Aventureros
Detective Papaya nos contó una partida multitudinaria en un colegio y lo útil que le resultó el spray del silencio invisible para tenerlos callados y muy atentos. Me partía de la risa escuchando su relato. Y encima consiguió que fueran al parque después de clase a limpiarlo... ¡voluntariamente! Menudo crack.

Clases de aventuras
El Rolero de Hamelín, ya sabéis que saca su manual de Magissa y ya tiene un corrillo de niños siguiendo sus pasos con gran emoción y ansias de aventuras.

Rol = mucha diversión
Patricia de Blas y Álvaro Corcín, que por su parte tienen muchísima experiencia de presentaciones multitudinaria, resaltaron una solución que para mí es de las mejores: divide y vencerás. Es decir, reparte a los niños en grupos pequeños y monta una aventura colaborativa en la que al final cada uno de los equipos encuentre una pieza clave que al ponerlas en común consigan resolver la misión. Así te evitas la dificultad que supone entretener a un grupo grande y lograr que participen todos sin que se te vaya la cosa de las manos.

Partida de Pequeños Detectivesde Monstruos
Otra apuesta segura para es optar por el rol en vivo más que de mesa. Si tienes a los niños moviéndose y activos la participación será mayor que si tienen que esperar turno para hablar.

PNJs de lujo en Mad Max
Nosotros (Miren, Paloma y muchos compañero roleros más) lo hicimos así en nuestra Escuela de Aventureros hace ya unos años, aunque el final colaborativo nos los saltamos un poco. En este juego los peques tenían que asistir a una serie de clases: mágica, de aventuras, de armas, de defensa personal... y al final se enfrentaban con un terrible peligro: tres peligrosos dragones que atacaban el colegio. 

Miren dirigiendo un vivo de PDM
Cada grupo se enfrentaba con uno y su suerte dependía de lo que habían aprendido (tenían que utilizar las armas que habían construido, las características especiales que venían en su ficha, planes geniales, etc...y de unos dados gigantes. Cada uno tiraba uno y dependiendo de lo que le saliera su plan salía a pedir de boca o acababa en las garras del dragón. No os preocupéis que siempre había un compañero que sacaba mejor tirada y lo rescataba intacto.

Periodistas investigando
En los rol en vivo con muchos niños es muy importante llevar un orden y dirigirlis constantemente para que no se te desmanden y se pongan a jugar a su bola. A veces, sobre todo si les dar muchos juguetes, la tentación de ponerse a jugar a us bola es demasiado grande. 

Paloma dirigiendo Buscaduendes
Cuando hemos participado en algún rol en vivo infantil en las TdN y en Yebernalia, hemos podido comprobar la importancia de este punto para que no se te descontrole la partida. Aprovecho para aconsejar, cuando salgamos de esta crisis pandémica, que apuntéis a los peques a mucho rol infantil y participéis como PNJs (Personajes no jugadores). Se aprende muchísimo para aplicar en vuestras propias partidas (Y te lo pasas pipa).

Los investigadores de Misterios de Arkham
Ideal para grupos grandes son los cuentos roleados y dramatizados. Aquí hay que incluir mucha mímica, onomatopeyas y preguntas generales. Por ejemplo, les pedimos que imiten a los monos cuando nos adentremos en una selva para que piensen que somos uno más y no nos ataquen; o que hagan el ruido de la lluvia para ambientar; o les preguntamos dónde quieren ir a explorar o investigar y que voten. 

La nueva generación de roleros
Además, les vamos presentando pruebas y pedimos un voluntario para realizarlas, que puede seguir los consejos e indicaciones del resto de aventureros. También podemos sacar personajes encarnados en peluche que vayan pasando de mano en mano para deleite de los más pequeños... 

Cuento roleado en las TdN
Aprovecho para incluir en el post mi guía para cuentos roleados, aunque está dirigida a menos jugadores, pero a lo mejor os es útil en algún momento. Os la podéis descargar o pedírmela directamente en el email.

Arrrr!!!
Por último, nos preguntaron cómo veíamos el futuro del rol infantil y todos opinamos que eterno y lleno de éxito. En realidad es una juego ideal para todas las edades y muy versátil, con lo que tiene mucho que dar por los siglos de los siglos.

Las tres Marías jajaja

En mi opinión, la tendencia apunta a que el primer contacto con el rol cada vez se produce a edades más tempranas. El cuadro actual se compone de adultos que se iniciaron en su adolescencia, juventud e incluso en su edad adulta. Es más, hay un porcentaje considerable de gente interesada a raíz de sus hijos. Escuchan los innumerables beneficios que aporta este tipo de juegos al desarrollo de su churumbeles que no dudan en tirarse a la piscina. 

Partidas de PDM en las TdN
Todo esto nos lleva a una nueva generación que casi juegan al rol antes de empezar a hablar (vaaaale, he exagerado un poco, pero no mucho). Es una generación que tiene las mecánicas del rol interiorizadas de forma natural y que tienen un concepto tan popular de él como nosotros del pilla pilla o el escondite. Así como a la mayoría de nosotros, que hemos conocido el rol mucho más mayores, nos cuesta bastante, por lo general, atrevernos a dirigir una partida y ellos, enseguida, te montan una y, si les apuras, con sistema propio.

Se avecinan peligros terribles
También coincidimos, es que nos gustaría que se generalizaran las adaptaciones de rol al aula para introducir contenidos educativos tanto curriculares como referentes a valores y a la gestión emocional. Aunque supongo que para esto aún queda muchísimo camino que recorrer.

Herokids en las LES
En definitiva, pasamos una rato maravilloso charlando y poniendo en común nuestros puntos de vista. Ojalá hagamos muchas más mesas redondas y con intervenciones de más gente rolera que juega con niños y que pueda aportar diferentes opiniones y herramientas a padres y profesores interesados.

La primera parte de la charla la podéis leer aquí.


lunes, 21 de septiembre de 2020

Charla de Rol Infantil de las VirtuaLES20 Parte 1

El sábado me lo pasé en grande participando en la charla de Rol Infantil que incluía la programación de las jornadas VirtuaLES20, que por cierto, me parecieron una pasada y espero que la repitan aunque por fin se puedan reanudar las presenciales. 

La facilidad para asistir desde tu casa y participar a través de los comentarios me ha ganado totalmente. En las presenciales la ludoteca me obnubila y ya me cuesta ver más allá de sacar juegos y jugar compulsivamente.

Lo que sí he echado muchísimo de menos este año es el mercadillo. ¡Menudas joyas hemos encontrado en esas estanterías!


En fin, que me disperso. Decía que vaya momentazo pasé el sábado junto a David, Detective Papaya; Paloma, Refuerzo Divertido; José, Rolero de Hamelín; y Patricia de Blas y Álvaro Corcín, creadores de Pequeños Detectives de Monstruos. Y todo dirigido por la grandísima y extramodesta Miren, una crack de las partidas en vivo de PDM, entre otras iniciativas.

La charla fluyó como la seda porque el buen rollo y las ganas de pasarlo bien sobreàsaron a cualquier resquicio de nervios que pudiéramos tener. ¡Si estábamos entre amigos!

Se tocaron muchos puntos, aunque sí es verdad que no pudimos profundizar mucho porque sólo teníamos una hora por delante. La de cosas que se nos quedaron a todos en el tintero y nos hubiera encantado desarrollar.

Por ejemplo, la pregunta de uno de los oyentes, que no me dio tiempo a contestar (ni a mí ni a mis compañeros) que preguntaba por recomendaciones de juegos. Amiga, no es tan fácil, no hay fórmulas mágicas y cada niño es un mundo. Primero tendríamos que conocer al aventureros o aventureros a los que quieres dirigir: edad, intereses, carácter...

A lo que sí pudimos responder es a los recursos que recomendamos en las partidas de rol infantiles. Aquí quedó claro que Detective Papaya es un crack en cuanto a objetos curiosos para introducir en sus partidas. Muy grande el momento en que entró Desiderio, una enorme y monstruosa marioneta de PDM la mar de simpática, en pantalla. Y que bueno lo del Spray del Silencio, que como el silencio es invisible el spray también. Me lo apunto, me lo apunto.

También me apunto lo de cambiar las voces para hacer más dinámica la narración, como aconsejó Rolero de Hamelín, que hizo una magnífica interpretación del pobre ladrón Perejilo, que siempre pierde su diente de oro y escapa de los aventureros echando pestes. Y lo de incluir manualidades y marionetas coloridas para enganchar a los más peques que sugiere Refuerzo Divertido, teniendo mucho cuidado de no perder de vista a los jugadores de menor edad para que no se coman lo que no deben (muy bueno el apunte de advertirles de lo que les puede pasar si se comen, por ejemplo imanes. Así bajamos los riesgos). Me gustó muchísimo el apunte de Patricia de Blas y Álvaro Corcín en el que aconsejaban no pasarse de estímulos, sobre todo con los más pequeños, porque perdemos su atención en la acción del juego. Recomiendan llevar sólo lo imprescindible para la partida y sacarlo en el momento justo, si no queremos que los peques se olviden de buscar las pistas porque están muy ocupados achuchando a los gamusinos.

Por mi parte, tenía una lista larguísima de recursos, pero tuve que resumir muchísimo.

Hablé de que un máster que dirige a niños tiene que tener como primer recurso la valentía, porque el primer paso es atreverse sin miedo a equivocarse. Muchas veces somos nosotros los que nos ponemos los escollos en el camino y los niños no ven tan graves esos errores que cometemos en la aventura o ni se enteran porque tampoco saben lo que tenía que pasar en ese momento o que nos hemos olvidado del pobre orco escondido en la cueva, que ahí sigue solitario, triste y sin aventureros que echarse al hacha.


También hablé de realismo en las expectativas. Hay que conocer bien las edades, capacidades y límites de los jugadores a la hora de comenzar una aventura. Los hay a los que les gusta arrasar con todo, otros son más de darle al coco, los más pequeños necesitan cosas simples y nada de ideas abstractas, etc... No nos flipemos y les pongamos a buscar la piedra filosofal o a luchar con la madre de todos los dragones el primer día.

Otro punto que para mí es muy importante es la flexibilidad y la capacidad de adaptación porque hay que tener claro que de los niños hay que esperarlo todo, ya que tienen pocos filtros, mucha imaginación y pocos límites sociales de esos que vas adquiriendo con la edad y la experiencia. Si la historia acontece en un mundo de fantasía medieval, ellos ven de lo más normal invocar una metralleta, así que lidia con ello. Yo aconsejo que la metralleta salga defectuosa o que le caiga un rayo y problema resuelto, pero cada máster que busque sus salidas más ingeniosas. Pero nunca os enfadéis porque no es probable que el niño tenga intención de romper la partida cuando realiza este tipo de acciones. A algunos hasta les brillan los ojitos con ilusión cuando aparece frente a sus ojos (de la imaginación) la reluciente metralleta.


Esto nos lleva de lleno al tema troll. Normalmente, los peques trolean al máster porque quieren llamar la atención, se aburren o, por lo que ya hemos dicho, que no saben el mal que nos hacen con sus salidas de tono. Muy importante no perder la paciencia (otro recurso del que hay que echar mano a toneladas). Hay que pararse a evaluar la situación (no se acaba el mundo por pausar la aventura un momento) y centrar de nuevo la partida con mucha mano izquierda y sin daños directos ni colaterales (un niño enfurruñado no es bueno en ningún caso).

La imaginación es otro punto importante. Nos toca derribar todos esos muros de realidad que hemos estado construyendo durante años para entrar de lleno en su universo mental. El máster tiene que poner en marcha su capacidad de observación para saber que ritmo llevar, bajar la intensidad si ve que los peques se están asustando o dar más caña si las fieras lo piden, por ejemplo; tener muy en cuenta el carácter e intereses de sus jugadores según reaccionan al devenir de la aventura; engancharles y dar a la partida el dinamismo y nivel de participación necesaria para no perderles por el camino; aprovechar para enseñarles valores, conceptos de diversidad y formas correctas de socializar (excepto si lo que tienen delante tiene muchos dientes puntiagudas y no se le ve con muchas ganas de dialogar); y equilibrar lo mejor posible la participación de los jugadores, ya que podemos encontrar todo el espectro desde el más tímido, que ni se atreve a mirarte a los ojos, hasta el que está demasiado motivado y no calla ni debajo del agua (con estos últimos hay que desplegar todos tus encantos para que deje participar al resto sin que se sienta dolido).

Poco se necesita para captar la atención de aventureros motivados, pero todo ayuda y enriquecer las partidas con atrezzo, disfraces, pruebas y retos de rol en vivo, enigmas, ambientación de todo tipo, escenarios, figuritas, componentes chulos (incluso sacados de otros juegos) hace que lo vivan más intensamente. Eso sí, como dijeron Rolero de Hamelín y los chicos de PDM, mucho cuidado con este tipo de recursos, que algunos les ayudan a centrarse y otros los dispersan aún más. Tener mucho dados siempre viene bien, como bien sabe Detective Papaya, que, no contento con tener una excelente colección de ellos, también tiene una amplia gama de envases molones para guardarlos, como su garfio con tesoro en el interior.

La música de fondo suele ser un puntazo. Rafa de Homo Meeple y Jugando por ellos me recomendó una web chulísima que tiene muchos recursos para que la ambientación sonora sea todo un éxito: Table top audio.

Y hasta aquí llego hoy, que me he extendido demasiado. Mañan más y mejor ;)

La segunda parte aquí ;P


lunes, 14 de septiembre de 2020

Taller de cocina de Halloween: expectativas contra realidad

Uno de los tuits gastronómicos de Vidas Pixeladas me llamó poderosamente la atención. Primero porque el tema era Halloween y segundo, y más importante, porque la cosa aparentaba ser muuuy fácil. Estupendo, perfecto para mí y mis churumbeles. En las fotos lucían unas preciosas escobas y gorros de brujas extremadamente dulces: ¡Perfecto!


Además, para cualquier duda que me surgiera sé que Vidas Pixeladas me va a ayudar encantada. Intercambiamos un par de tuits y me fui a hacer la compra de los ingredientes: Mikados, regaliz, oreos y trufas de chocolate. Sé de dos a los que les iba a dar un subidón de azúcar.

Los niños encantados con el taller que se avecinaba. Se pasaron todo el día relamiéndose y esperando con ansia la hora de la merienda. Y el momento llegó.


Se sentaron la mar de felices a la mesa de la cocina y... se empezaron a comer los ingredientes: "¡¡¡¡ALTO!!!", les ordené, "¡A ver! Que no es para que os lo comáis. Primero atentos, que os voy a explicar como hacer las escobas. Mirad. Se corta un poco de regaliz... Se coge un Mikado... Se introduce el palito de galleta en el regal..." Crack, palito roto. Resulta que había comprado unos regalices demasiado pequeños y por ahí no cabía el Mikado ni de broma. Los niños muertos de la risa. Total si ellos se iban a inflar igual... "¡Que no cunda el pánico! Afilamos bien el mikado con la tijeras..." ¡Crack! Palito roto. Mecagen grrfllxxxgrr. 


Juaaaajajajajaja

"Bueeeno, vaaaale. No pasa nada. Somos gente con recursos. Agrandamos el agujero del regaliz con las tijeras..." ¡Flis! Rajota en el regaliz.


Pfffff. Jaaaajajajaja.

"Pues eso es justo lo que quería hacer, porque... ¡Mirad! El Mikado cabe Per-fec-ta-¡MENTE!"


"Ooooooh ñam, ñiam, ñam"

"¡¡¡Que no so comáis los ingredientes!!!"

"Pero si son los Mikados rotos, mamíiii", aseguró Daniel.

"Mentira que Iván está masticando regaliz"

"Porque estaba rotoooooo"


"Ainsss... esssta bien, está bien. Pues ale. A hacer escobas y cuidadito que os vigilo"

"Vale, mamiiii"

¡Crunch! Ñam, ¡Flis!, ñam ñam, ¡Crack! ñam ñam ñam.

"Oye, no los estaréis rompiendo a posta. ¿Verdaaaad?"

"Nooooooo. Que es difícil. Joooo"


"Vale, vale. Mejor vamos a empezar con los gorros de brujas. Para eso vamos a necesitar estas oreos y una..."

"¡¡¡TRUFAS!!! ÑAAAAAM"

"¡Quietas fieras! ¡Atrás, atrás! Dejadme al menos abrirlas"


CLONC

"Eeeeeh..."

"¿Qué pasa mami?"

"Bueeeeno. Es que a lo mejor tendríamos que haber sacado las trufas de las nevera antes..."

"Jaajajajajaja. ¡¡Están congeladas!! Mira Daniel" CLONC CLONC CLONC

"Vaaale, vaaale. ¡Deja de golpearlas!"


"Crac crac, ñam, ñam"

"¡¡¡Daniel!!! ¡¡No te comas las trufas!! Por cierto, ¿cómo has conseguido separarlas?"

"Pues haciendo fuerza asíiiiiiii mmmmf mmmf ploc"


"Perfecto. Pues ya está todo arreglado. Ahora sólo tenemos que pegarlas en las oreo, pero como están... eerr... congeladillas... pues... vamos a abrir las galletas y usamos la nata para pegarlas.

"¡Buena idea!"


Y eso hicimos, pero luego vimos que también se pegaban en las partes de galletas sin nata, así que hicimos de las dos formas. Huelga decir que las galletas que se partían "sin querer" iban a parar a sus estómagos. Si no salimos de esta con una indigestión...


En fin, que estábamos la mar de felices con el resultado... Hasta que les enseñé las fotos de Vidas Pixeladas.

"Jaaaaajajaja casi lo mismo, mamá"

"¡No se parecen en nada! Juajuajuajaaaa"


Bueno, lo importante es que lo hemos pasado muy bien, nos hemos reído muchísimo y estaba todo bueno jejeje