martes, 18 de mayo de 2021

Covarrubias, muchos meses después

Nunca habíamos estado tanto tiempo sin darnos el salto a Covarrubias. El viernes pusimos rumbo al pueblo con un poco de inquietud porque nos esperábamos una avalancha, pero no fue así. Elegimos horas extrañas para la ida y la vuelta y no encontramos un tráfico anormal.

Lo que sí notamos fue el desacostumbramiento a viajes relativamente largos. Menos el conductor, el resto acabamos mareadísimos. Llegamos al pueblo casi besando el suelo.

Tampoco encontramos una afluencia desbordada una vez allí. Se podía pasear por sus calles muy holgadamente, aunque tampoco es que nos dedicáramos a hacer excursiones. Fue una escapada de un día y medio, poco más, y usamos el tiempo para chequear la casa, cerrada tanto tiempo.

No hubo grande sorpresas: La caldera costó arrancarla y el teléfono no daba línea, pero poco más. Menos mal que siempre se puede contar con la chimenea para calentarnos un poquito.

Un vecino había cuidado bien de las plantas y nos las encontramos con bastante buena salud. Desde mi punto de vista, que no soy una gran experta.

No sé si es porque hacía mucho que no parábamos por ahí, pero nos sorprendió lo verde que estaban los alrededores. Se nota que ha llovido mucho por ahí últimamente. El río bajaba a todo caudal y la ribera de río donde solemos ponernos cuando vamos a bañarnos en verano estaba casi inundado por completo.

En definitiva que el paisaje estaba precioso. Fue un fin de semana tranquilito y disfrutamos del aire limpio y de un tiempo que, aunque era frío, no quitaba las ganas de salir fuera.







lunes, 17 de mayo de 2021

AYÚDAME3D, Helpi y la aventura de ayudar

Recientemente hemos conocido a Helpi, la mascota de la ONG AYÚDAME3D, y nos ha parecido una pasada la labor de este entidad a la que representa. Todo fue por un sorteo de Instagram que ¡ganamos! Ole, que suerte.

No tardamos mucho en recibir una caja enorme que no pesaba nada. ¿Magia? No, impresiones en 3D. ¡El premio! La abrimos y no tardamos en sentirnos como el día de Reyes: Helpis de diferente tamaño con brazos articulados, un picachu monísimo, personajes de among us con sorpresa, sujetamóviles, llaveros molones, una sudadera, un cuento, un lapicero, un recipiente, piezas para llevar las mascarillas más cómodamente... ¡Qué de cositas chulas!

Los peques enseguida se adueñaron de sus tesoros. Y ¡milagro, milagro! no hubo peleas ni disputas. Se lo repartieron de una forma dialogante y civilizada. Alucinante. Aunque sin tener en cuenta a sus papis, ya que nos dejaron los sujetamóviles y poco más.

Además, Daniel encontró una formas muy creativa de usar el portalápices. Le puso una vela led dentro y lo usa como lamparita de adorno en su estantería. ha quedado muy chula.

Cuando cada helpie, y figuras varias, fueron colocados en el lugar que ya será su hogar de aquí en adelante, nos sentamos a leer el cuento de Helpi y la aventura de ayuda, en la que nos cuentan la historia de este personaje tan mono y de cómo se dio cuenta de que "ayudar es demasiado fácil como para no hacerlo".

Nos encantó su historia plasmada de una forma preciosa en este cuento solidario.

AYÚDAME3D es una entidad social que se centra en crear conciencia social, fomentar los valores sociales de las nuevas tecnologías y ayudar a través de la impresión 3D, sobre todo con la fabricación de brazos mecánicos (impresos en 3D) para personas amputadas que no pueden costearse uno y de materiales de protección contra el coronavirus.

Menuda labor más necesaria realizan desde esta entidad ayudando a los más desfavorecidos con las nuevas tecnologías por bandera. 

Nos ha encantado conocerles y aprender sobre ellos. Los helpies ya son parte de nuestra familia.

jueves, 6 de mayo de 2021

Pasta con chocolate

 

"Mamá, se me ha ocurrido una receta chulísima", me soltó el mayor con ojitos brillantes, "¡Pasta con chocolate!", buf, mis neuronas rechinaron. Mira que la pasta admito todo, pero chocolaaate. No sé, esa idea no cabía en mi cerebro.

"¿Estás seguro hijo? A mí es que no me pega mucho", alegué.

"Que sí mami, que sí. Que junto tiene que estar buenísimo. Ya se lo he recomnendado a toda mi clase, pero quieren que lo pruebe yo primero", ainsss. Lo que no se haya por un hijo...

Con mucha reticencia me fui al supermercado a comprar los ingredientes. Tenía que ser pasta de tubo por si se colaba el chocolate por dentro y mágicamente se rellenaban. Y chocolate para fundir, of course. El ingrediente estrella.

Tardamos un poco en preparar el tema culinario porque yo estaba liada y lo que menos necesitaba era que me revolvieran y ensuciaran la cocina, pero por fin llegó el día y ahí estaba un exultante Daniel cacharros en mano.

Puso a hervir el agua, pero a la hora de echar la pasta se debió salpicar un poco y me pidió que siguiera yo con ello. Cocina es peligrosísisisisimo. Si ya se lo repito yo todos los días. Encuentras peligros tremebundos e cada acción. En fin que cocimos la pasta y la reservamos para aderezarla con el chocolate fundido después de cenar.

Eso sí que lo hizo el peque (ya no tan peque), que con el juego de hacer chocolate que le trajeron los reyes tiene la técnica dominada. Se lo echó a los macarrones hervidos y listo para degustar. Contó con un poco de ayuda del hermano que también quiso poner su granito de arena... y comerse alguna onza perdida en el proceso.

El padre y yo recomendamos añadir algún ingrediente más como plátano o nueces.... pero se negó en redondo. Era su receta y no necesitaba aditivos, así que ¡hala! Todo el mundo a disfrutarla.

No estaba mala. Sabía principalmente a chocolate. Pero algo en la textura no me convencía y así se lo hice saber. El pobre se desencantó un poco, pero es mejor ser sinceros a tener pasta con chocolate como postre un día sí y otro también. Lo bueno es que a él y a su hermano sí que les gustó. ¡Bravo!

Eso sí, le animé a seguir probando y haciendo experimentos culinarios, que aquí nos gustan mucho las sorpresas aunque a veces no sean del todo agradables. Nos podría haber flipado. Hasta que no se prueba no se sabe. Así que ya está dándole vueltas a la maquinaria para su siguiente creación.

Al día siguiente tocó pizza de frutas al horno y chocolate fundido. Eso me gustó más :)

martes, 4 de mayo de 2021

La rama seca del cerezo

Con un comienzo desgarrador y muy potente, La rama seca del cerezo nos lleva de viaje a la vida de tres personas muy diferentes, pero que tienen algo muy importante en común: cada una vive su propio calvario personal que no les deja avanzar en la vida. Corren en círculos alrededor de un momento, de una persona e incluso de una minusvalía física, que les lastra a un devenir de angustia, carencias afectivas, indefensión y desorientación en un mundo en el que no hay lugar para ellos. 

Todo comienza en Hiroshima, en 1945, con una pelea tonta entre jóvenes, casi adolescentes, que se zanja prematuramente con el estallido de una bomba nuclear y desata la culpa para envenenar cuerpo y alma. 

La historia continúa en la actualidad con un encuentro de destinos entre Sakura, una adolescente acomplejada por una deformidad congénita en una de sus manos; Tetsuo, un niño marcado por acontecimientos ajenos a su control que le sumen en una sensación de abandono e impotencia; y un anciano superviviente del bombardeo de Hiroshima que esconde un lacerante secreto. Todos viven en su isla de emociones hasta que sus caminos se juntan y se tienden puentes inesperados que les llevarán rayos de esperanza entre las brumas de la tristeza.

La culpa, el abandono, el bullying, la impotencia, la frustración, la inseguridad y la falta de confianza en uno mismo son temas que se tratan entre estas páginas y que afectan a muchos adolescentes hoy en día, el público objetivo del libro, recomendado para lectores a partir de 12 años en adelante. Estoy segura de que más de uno va a descubrir retazos de sí mismo en el relato y le va a ayudar a verse en perspectiva y entenderse un poco mejor.

Aunque los personajes y la historia beban de la cultura e identidad japonesa, los valores que se tratan son universales. De hecho, me parece una acierto que se ubique en una sociedad famosa por la corrección y la contención de sentimientos, porque, en occidente, aunque no nos venga por tradición milenaria, también se apuesta por máscaras que esconden nuestras emociones para no salirnos de lo que se espera de nosotros, cuando lo primero debería ser intentar conocernos a nosotros mismo, nuestros deseos y aspiraciones, nuestras oportunidades y fortalezas; y no ponernos límites impuestos y falsos en nuestro camino.

El mensaje que nos envía el libro es claro y sencillo, no se pierde en quiebros y giros argumentales, pero sí que se cubre de historias sensibles que nos pondrán la piel de gallina y nos removerán por dentro. Cada lector lo interpretará a su manera, dependiendo de sus experiencias, su forma de pensar y sus vivencias, y esto es maravilloso porque cada relectura nos presentará algo nuevo, ya que, nosotros mismos nunca dejamos de evolucionar.

Quizás, el relato se me ha quedado algo corto y me he quedado con ganas de más por la parte que le toca a Tetsuo, el niño que no quiere héroes en su vida. Ojalá el autor nos sorprenda con otro título dedicado a la continuación de su historia.

En definitiva, no es de extrañar que La rama seca del cerezo haya conseguido el Premio Anaya Juvenil 2021. Es una lectura que llega al alma.

lunes, 3 de mayo de 2021

El mejor día de la madre

He pasado el mejor día de la madre desde que me convertí en una. Se han alineado los astros y me han regalado un día tranquilo. ¡Eso vale oro!

Para empezar, se acordaron de cerrar la puerta del salón para dejarme dormir un ratito más sin sobresaltos ni gritos. La cosa empezó de forma inmejorable.

Me levanté de buen humor y me puse a hacer los desayunos codo con codo con el progenitor.  Las fieras pusieron mucho de su parte para portarse bien y, aunque no fue todo perfecto, sí que se notó la buena intención. Oye, algo es algo.

Además, me dejaron jugar tranquilamente al juego de Hodwarts en twitter que había puesto en marcha la Comunidad bloguera y que fue de lo más emocionante hasta el final con un montón de pruebas y retos curradísimos. Normalmente me miran de forma crítica o censuradora cuando paso mi límite de enganche al móvil, pero ese día hicieron la vista gorda con su tuitear madre. Por cierto ¡quedamos segundas! ¡Oeeeee oeeeee oeeeeee! Y lo pasamos genial. Que gente más requetemaja que juega a estos juegos.

Raúl me hizo otro regalazo inesperado. Se encargó de la comida y no me dejó mover ni un dedo. Menudos judiones nos hizo. Para chuparnos los dedos. Vale, que luego recogí yo la cocina, pero no cocinar y que te pongan el plato caliente delante es un lujazo más que suficiente.

Luego me entretuvo a los peques mientras yo me relajaba, aunque acabé pegando unos cuantos gritos a la prole. ¡Pobres! Habían gastado todos sus puntos de voluntad por la mañana y era normal que se empezaran a demandar. Así que el progenitor hizo otro gesto de amor y se los llevó a casa de su madre para seguir celebrando el día con quien le dio la vida y la que le dio la vida a su madre, dejándome a mí en la paz y la gloria.

Y esperando un paquete especial. Un pack que me tocó en un sorteo de Mi cita con Madrid y que es una fiesta para los sentidos. En primer lugar, incluye un libro maravilloso de esos que te remueven por dentro y que es imposible leer sin los sentimientos y emociones a flor de piel, Momentos que marcan la piel de David García Marín. Y para crear un ambiente ideal para sumergirse en la lectura, qué mejor que vino blanco afrutado con DO Madrid y una tosta con mermelada de fruta de la pasión con vodka, ambos de Taninos asesinos. Para el punto final, dos tabletas de chocolate con leche de autor, uno de almendras y otro de limón... mmmmm... Qué maravilla. También se incluía en el lote un planificador diseñado por la ilustradora Ana Marín que me va a venir de miedo con todos frentes que tengo abiertos.

Cuando tuve el paquete en mis manos, que por cierto, me entregó al organizadora del sorteo en mano (¡qué ilusión me hizo conocerla en persona!), me fui corriendo a casa de mi suegra para felicitarla a ella y a mi abuela política (a mi madre ya lo había hecho por teléfono, que vive muy lejos como para visitarla en tan celebrado día). Y allí me encontré con que me hicieron la cena. Casi lloro de la emoción. No tuve que cocinar en tooodo el día. Ni me corté, ni me quemé, ni me di golpes tontos (la cocina es la habitación más peligrosa de las casas con diferencia)...

Y disfruté de una cena improvisada que sólo la magia de las mamis (en este caso la de mi suegra) puede hacer surgir de la nada. Después de un ratito de charla y risas nos volvimos a casa a disfrutar de la sesión de cine en familia. Por supuesto, me tocaba elegir a mí y tenía muy claro la película que quería ver: Wolfwalkers. La disfruté como una enana, aunque me decepcionó un poco al no poder evitar compararla con la anterior producción de sus directores, La canción del mar.

Así terminó un día redondo y relajado para esta agotada mami ;)

Wolfwalkers

Voy a empezar diciendo que la película Wolfwalkers es preciosa, tanto por la historia como por le diseño y su animación, pero, y ahora viene el punto negativo, sí, no le llega ni a la punta de los zapatos a su predecesora La canción del mar. Ya sé que las comparaciones son odiosas, pero desde el momento en que te sueltan el gancho de que la hacen los mismos que la primera y picas es impossible no caer en la comparación.

En cambio, si la vez sin pensar en otros productos te maravilla y subyuga con esos movimientos candenciosos de los olores y los personajes que, junto con la música, te atrapa y hace bailar tu imaginación. 

La historia la presentan desde el primer momento y, a partir de ahí, no hay giros ni grandes sorpresas. Lo buenos son buenos y los malos sin malísimos. Las almas cándidas hacen acciones malas porque son obligados y los malvados siembran el mal porque lo llevan en su negra alma. El mensaje de siempre. Se pierde el aire de soplo fresco de la anterior película en la que no habían buenos ni malos, sólo malas acciones llevadas a cabo desde el dolor y la falta de comunicación.

El tema principal de la película es la amistad y se refleja de una manera preciosa en sus protagonistas: la wolfwalker y la hija del cazador de lobos. Típico, ¿verdad? pero lo bonito es cómo se cuenta. Me gusta el motivo por el que la niña loba busca el encuentro de la aldeana que la odia, como todos en el pueblo, y que no es otro que la soledad más aplastante después de que su madre desapareciera. 

El devenir de los acontecimientos los presentas de forma emocionante, a veces desgarradora, transmitiendo sentimientos de frustración, angustia, miedo, presión... pero todo concluye en un final demasiado a lo Disney y un pelín forzado que acabó de desencantarme, aunque me dejó con buen sabor de boca, porque para eso los construyen así.


A mis hijos les gustó mucho, sobre todo la manada de lobos, ese personaje coral que da mucha vida a la película a pesar de su papel de mera comparsa. La disfrutaron y, espero, que se quedaran con los valores y mensajes que encierra este metraje de una forma tan encantadora.

sábado, 1 de mayo de 2021

El rincón de los deportes del parque

En uno de los parques cercanos han instalado infraestructuras para hacer deporte y, com a mis hijos les encantan estos rincones, nos acercamos para que jugaran un rato. 

Pensábamos que serían como los que ya habían por la zona, sobre todo orientados a personas mayores, pero esta vez estaban orientado a todo tipo de deportistas y nos sorprendió mucho lo bien montado que estaba todo.

En cada uno de ellos encontramos un poster explicativo y un código QR por si te quieres bajar la aplicación y seguir la tabla de ejercicios que te sugieren según las opciones que vayas eligiendo y el nivel de dificultad que quieras.

Me pareció muy curioso y un puntazo.

Los peques se lo pasaron bomba haciendo gimnasia, aunque a veces no la hicieran de forma muy ortodoxa y se inventaran sus propios ejercicios imposibles. Me encanta que tengan tanta imaginación, aunque a veces la usen para el mal.

Desde luego, lo de poner estas zonas de aparatos de gimnasio gratis y al aire libre me parece la bomba.