martes, 11 de diciembre de 2018

Mucho juego en las Game On 2018

¡Ya estamos aquí!
Por fin llegaron las Game on Madrid. Estábamos deseando, después de lo bien que lo pasamos el año pasado en la primera edición. Pero el puente ha llegado cargado de trabajo, tareas y exámenes de los niños, así que no ha sido nada fácil encontrar los huecos para disfrutar plenamente de estas jornadas. Nos hemos pegado los dos primeros días del puente dando el callo como locos, padres e hijos, para alargar el tiempo de ocio el resto. ¡Primero el deber y luego el placer!

¿A qué jugamos? ¿A qué?
Raúl se plantó allí el mismo viernes por la tarde para salvar al mundo de peligros innombrables en su sesión de juego organizado de Arkham Horror lcg. Está muy enganchado. A mí también me gusta, pero no son sus niveles de locura. Eso sí. Estoy deseando probar la expansión que les regalaron a los participantes.

Y el premio a la mejor película es para...
A nosotros nos tocó esperar hasta el sábado. Los niños iban como locos porque se acordaban perfectamente de este evento. Nuestra primera parada fue en la mesa de Hollywood Golden Age, dónde nos convertimos en productores de grandes películas de la historia del cine y debemos conseguir a los mejores directores, actores, bandas sonoras, vestuario... etc en un paseo en el que tendremos que pujar por lotes o encontrar a nuestras estrellas en glamurosas fiestas.

¡¡No queremos fotos, queremos jugar!!
Nuestra guía en el juego nos lo teatralizó bastante con lo que la partida fue impresionante: aplausos, ovaciones, falsa modestia, bailes del triunfo, vibrantes entregas de premios... hubo de todo, pero lo que más muchas risas. No encantó, pero ya no sabemos si por el juego en sí o por la voluntaria de las Ludo Ergo Sum, una crack.



De ocachess en ocachess y tiro porque me toca otra vez
Tras codearnos con John Ford, Ava Gadner o Cary Grant, nos fuimos directos a alimentar la inteligencia lógico matemática con Ocachess, juego que reseñé hace poco. A mis hijos les mola mucho este juego que combina el azar facilón de la oca con las estrategias y deducciones del ajedrez. De hecho, se inventaron una nueva forma de juego mientras charlábamos con Miguel Malo, el autor, que es majísimo. Los peques usaron la pizarrita del juego para dibujar todo o una parte de alguna casilla y luego trataban de adivinar a cual correspondía. ¡Si es que no se les puede dejar solos!

A ver, a ver... Que los dados me den suerte
Mientras tanto, Miguel nos adelantó que en unos tres meses tienen pensado sacar una app de Ocachess que va a dinamizar mucho más este juego ya de por si interesante. Además nos contó que tiene muchos más juegos creados que usa en su academia de ajedrez con muy buena pinta y que nos gustaría ver comercializados para particulares, como el Chesstratego (cuya finalidad es completar la tarjeta que te toque moviéndote por un tablero lleno de tapones con símbolos con los movimientos del caballo. Cuidadito que hay fichas trampa y para jorobar al contrario) y el Jengachess (con múltiples usos para los niños a los que les flipe manipular piezas), entre otros. También tiene un proyecto futuro impresionante, también sobre el ajedrez, del que no voy a hablar para no desvelar la sorpresa. Estoy segura de que pronto oiréis hablar de él.



Y el animal que se puede sumergir a más profundidad es...
Del fascinante ajedrez, pasamos a sumergirnos en Desafíos de la Naturaleza, una colección de juegos de cartas con muchísimos tipos de mazos para jugar estilo uno de los jugadores elige una característica al alza o a la baja, todos ponen una carta que crean ganadora y el mejor se lleva todas las cartas a su zona de puntos. Gana el que más cartas haya acumulado al final de la partida. Lo mejor son las fotos que ilustran las cartas y ls breve explicación que hay en cada una de ellas. Las hay de animales marinos, carnívoros, insectos, primates, caballos, perros, gatos, volcanes, el espacio... Y un largo etcétera. Les gustó tanto a mis churumbeles que probamos un montón de mazos.



Ualaaaa!!! Eric Lang!!
Paseando por el pasillo central nos llevamos una sorpresa muy agradable, Eric Lang, director de diseño de juegos de CMON y creador de juegos como Arcadia Quest, El Padrino: El imperio Corleone o Munchkin CCG.

Daniel quería Zombicide edición playa y ya lo tiene :D
Es una persona extremadamente simpática. En seguida se prestó a hacerle a Daniel un bocetillo de lo que sería Zombicide on the beach cuando el peque le dijo que le encantaría que hubiera una versión ambientada en la playa.

IM-presionante
Pero no quedaba claro si su mesa llamaba más la atención por su presencia o por la figura gigante de Cthulhu de su último Kickstarter, Cthulhu death may die.

Era bizcocho... ¡que difícil!
La siguiente parada fue Concept. Un juego que puede llegar a ser chungo de narices. ¡Lo que le costó a Raúl que acertáramos la palabra bizcocho! Y no fuimos capaces de adivinarla. En cambio, Iván con caracol lo hizo genial y enseguida supimos lo que quería decir. Mola mucho este juego. A ver si lo pillamos en una ludoteca con más calma.



A tocar las narices con el dadito
El siguiente que probamos fue Monstruojo, un juego rápido y muy divertido en el que, mientras un jugador tira los dados de los tres ojos para completar el puzle de la ficha que haya salido, el resto tira otro dado a toda velocidad para conseguir el turno o jorobar al otro. Nos pareció muy entretenido y con un diseño muy chulo.



He encontrado mi JUEGO
Entonces fue el momento de enganchar un rato a los peques a las tablets, en las que tenían las versiones online de muchos juegos de Asmodee como el colt express y el dobble, entre muchos otros. Anda que no me costó despegarlos de allí luego.

De aquí no me mueven
Les hacían los ojos chiribitas mientras cantaban loas a los juegos de mesa online. ¡Madre mía! Lo que nos faltaba...

Por qué poco...
El caso es que el padre y yo aprovechamos para probar Arkham Noir, un juego de cartas solitario en el que tenemos que investigar crímenes antes de volvernos locos o que nos maten a todos los personajes. Jugamos los dos colaborativamente al Caso 1 para ver cómo era, aunque en realidad es de uno solo. Y nos gustó mucho. Perdimos miserablemente justo antes de poder aclarar el misterio porque nos mataron a todos los personajes. ¡Que rabia!

Que difícil de colocar las losetas. ¡Jolín!
También nos dio tiempo de jugar a Orbis, un juego  en el que somos dioses que intentamos crear el mejor universo con una mecánica muy parecido a la del Esplendor, pero mucho más complicada. Nos gustó bastante, pero necesito practicar más para pillarle el truco.



¡Tú eres el lobo!
A los peques sólo pude arrancarles del influjo de las pantallas con la promesa de una partida a Los Hombres Lobo de Castronegro, un juego divertidísimo para jugar entre muchos. En esta ocasión nos juntamos catorce jugadores. Consiste en que se acercan noches de luna llena y los hombres lobo aparecen para comerse a un pobre aldeano cada noche, pero en el pueblo viven personajes muy curiosos, así que tienen que tener mucho cuidado con que no les descubran.

¿Que me queréis ajusticiar? ¡¡A míiii!!!
Cada mañana, los aldeanos se reúnen en asamblea y deciden quien cree que puede ser un hombre lobo para ajusticiarlo. El guía del juego nos explicó las reglas y repartió las cartas. A mí me tocó el anciano, que si muere revive, y si le mata el pueblo en vez de los  hombres lobo, se venga quitándole los poderes a la pitonisa, a la bruja y al cazador. Y eso justo fue lo que me pasó.

Soy un inocente caballero con espada mortal
Iván, por su parte fue devorado y resultó ser el caballero de la espada oxidada, que, antes de morir, lanza una estocada a su atacante y mata a uno de los lobos. Daniel por su parte, el más sanguinario a la hora de acusar en las asambleas (hasta con su madre se atrevió), resultó ser un hombre lobo. Yo ya tenía mis sospechas cuando le vi acusar con tanta energía, pero cuando el guía comentó que le encantaba la sonrisa con la que los lobos (los dos que quedaban) decidían a quien iban a comerse ya no me quedó ninguna duda. Ni a mí ni a otra madre que se fijaba en todos los detalles, así que fue descubierto y ajusticiado. El otro lobo era el mismísimo alcalde, que murió con la estocada in extremis de Iván. Una partida emocionante y divertidísima hasta el final.



Ese objeto de deseo...
Cuando acabó la caza del hombre lobo quisimos probar alguno más, pero se petó el sitio y tras estar un buen rato dando vueltas sin encontrar mesa libre decidimos que mañana sería otro día y que así tampoco cansábamos demasiado a los churumbeles, que iban a tener una semana de aúpa con tantos exámenes.

¡Me pido este personaje!
Al día siguiente nos presentamos sólo los papis en las Game on y nos fuimos directos a Fábulas de Peluche porque el día anterior tenía una lista de espera de aquí a Roma y fue imposible catarlo. La verdad es que lo ves tan original y con un diseño tan bonito que es imposible que no se convierta en un objeto de deseo. A primera hora no tuvimos problemas en sentarnos frente al libro tablero y muy poco después se sentó enfrente una pareja que nos ayudaría a luchar contra la amenaza que hace peligrar el sueño de la niña.

La niña duerme, comienza la aventura
Resulta que somos cuatro peluches (tienen que jugar los cuatro aunque un jugador puede manejar dos, o incluso los cuatro, si me apuras) a cuya dueña han puesto a dormir por primera vez en una camita. La pobre se siente muy insegura sin su cuna y sus peluches, así que está inquieta en su sueño. Nosotros advertimos que algo la amenaza y nos proponemos defenderla.

Que los dados nos sean  propicios
Así empieza el primer escenario en el que lucharemos como podamos con cuatro bichos la mar de feos y mortales. En realidad, no podemos morir porque somos muñecos, pero sí que nos podemos quedar sin relleno y, en consecuencia, quedarnos sin la habilidad de realizar acciones hasta que alguien nos dé relleno o el dado blanco, que es el que sirve para rellenarse. Cada color en el dado indica que sirve para una cosa u otra (agilidad, ataque cuerpo a cuerpo, curarse, comodín... etc), se pueden pasar dados a los compañeros, incluso armas o pertrechos, al fin y al cabo es un juego colaborativo. Los dados hay que sacarlos al azar de una bolsa opaca, con lo que no siempre te salen los que quieres. Cuidadito con los negros, si sacas el mismo número que monstruos haya en el escenario se activan y van a por ti a saco.

Tiene mucha miga este juego
El libro tiene más de cien escenarios y, según la resolución del anterior te puede mandar a uno u a otro y ponerte unas penalizaciones u otras, con misiones diferentes. ¡Es una pasada!

Cuidadito con la perdición
Nuestro segundo objetivo, que teníamos clarísimo y por una cuestión de situación de mesas no fue el primero, era Arkham Horror (Tercera edición), una mezcla muy afortunada entre Eldritch Horror y Arkham Horror lcg. Los investigadores tiene que recorrer las calles de un tablero modular intentando que no aumente la perdición, mientras acabamos con los monstruos antes de que ellos acaben con nosotros e investigamos para que avance el acto. Nos enfrentamos a un primigenio en cada aventura. Promete, promete...



¿A ver que casa elijo yo ahora?
Cómo sólo podíamos estar por la mañana porque los peques tenían examen el lunes y había que repasar con ellos únicamente nos quedaba tiempo para una juego. Había que elegirlo bien. Vimos hueco en KeyForge y no lo dudamos. Nos habían hablado muy bien de él. Es un juego de cartas en el que dos Arcontes se enfrentan para activar tres llaves. El que las activa primero gana. Para ello, necesita seis gemas (si alguna carta no dice lo contrario) que consigue con los recursos de su mazo lleno de criaturas, artilugios, hechizos... Cada mazo es único en el mundo y no se puede modificar. Está formado por tres casas y tiene unas cartas elegidas por medio de un algoritmo para que todos sean más o menos igual de fuertes. Cuando comienza tu turno tienes que elegir la casa de tu mazo que más te convenga en ese momento y sólo podrás usar ese tipo de cartas (tanto las que tengas en tu mano como las que tengas activadas). En cada turno puedes elegir una casa diferente. Hay muchas más reglas y matices, pero no me quiero eternizar. El caso es que el juego mola mucho y eso de los mazos únicos e inmodificables me parece un puntazo.


Papa Noel también es muy fan de los juegos de mesa :D
Y hasta aquí nuestro paso por las Game On. Saludamos a un montón de gente maja y maravillosa que disfruta de este mundillo tanto como nosotros y lo pasamos genial. No se puede pedir más.



jueves, 6 de diciembre de 2018

Un día con Peppa Pig - SORTEO CERRADO

¿Tus hijos son fans incondicionales de Peppa Pig, la cerdita más famosa de la tele? Los míos lo fueron durante muchos años. Daniel más que Iván por eso de que que el mayor va tirando del carro y, cuando fue ya demasiado mayor para las aventuras de estos simpáticos personajes, el pequeño no tardó mucho en seguirle. Pero recuerdo que era pura obsesión por estos personajes. ¡Anda que no tengo posts escritos sobre Peppa de esa época! Y todavía saltan en los charcos de agua al más puro estilo cerdito ainss.

El caso es que la cerdita, su familia y sus amigos vienen a Madrid a ser los anfitriones de un macro evento que gira alrededor de este universo que tanto éxito tiene entre los pequeños. Un día con Peppa Pig estará abierto al público del 26 al 29 de diciembre en el Pabellón Jorge Garbajosa de Torrejón de Ardoz (Madrid) para hacer aún más especiales estas navidades.

Van a recrear un parque temático impresionante con diferentes espacios que albergarán actividades de todo tipo: photocalls, espectáculos, juegos... El gran dinosaurio de George, la gymkhana pirata de Peppa o la clase de Madam Gasell serán las áreas destinadas para desarrollar toda esta diversión en familia.

Los niños podrán cantar y bailar las famosas canciones de la serie acompañados con, nada menos que, doce de los personajes de la serie, entre ellos la protagonista y su familia. ¡Vaya planazo! A mis niños les hubiera encantado hace un par de años.


Para todos aquellos con peques enamorados de Peppa tenemos sorteo: un lote de cuatro invitaciones (2 adultos+2 niños) para la sesión del viernes 28 de diciembre a las 10 de la mañana. Para conseguirlas sólo tenéis que seguir a Creativos educativos y a Mamá tiene un plan en Facebook, twitter o Instagram.

Os dejo los enlaces a la publicación del sorteo en cada una de las redes sociales:

- Facebook
- Twitter
- Instagram

Tenéis hasta el 10 a las 14.00 para apuntaros. Esa misma tarde anunciaremos al ganador, que tiene hasta el 12 a las 14 para pasarnos sus datos. ¡Mucha suerte a todos!

Y el ganador es...


  • Mar Román Rodríguez

¡¡¡¡Muchas felicidades!!!! Escríbeme a dacilm@yahoo.es para decirte lo que tienes que hacer :D

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Ludomanía 2018

Este año sólo hemos podido pasarnos la mañana del sábado por las Ludomanía y se nos pasó el tiempo volando probando juegos chulísimos.

Nada más llegar, Iván se empeñó en sacar Colt Exprés de la ludoteca. Hemos jugado un montón de veces, pero es que le encanta. Cómo aquí, además de a probar juegos nuevos, uno viene a pasarlo bien en familia, le dimos el gusto. La verdad es que es muy bonito y resultón porque trae un tren muy chulo en el que se ponen bolsas de dinero, diamantes y un maletín. Nosotros somos forajidos y tenemos que robar todos esos tesoros sin que nos dispare el sherif eligiendo una secuencia de acciones que se eligen según las cartas que robemos del mazo y en la secuencia y número que nos indica la carta de acción.

Cada personaje tiene un poder especial, si te pegan un puñetazo se te cae un botín, si te pegan un tiro te mandan al techo del vagón y te llenan el mazo de tiros... La verdad es que siempre nos lo pasamos genial simulando disparar y pegar puñetazos o quitándole al otro su botín.


A lo tonto se nos fue una hora en este juego así que decidimos dar una vuelta por las demostraciones y probar nuevas opciones. Primero nos sentamos en la mesa de Caravana al Oeste (de Salt and Pepper games), un juego de cartas muy original que nos ha gustado a todos en casa. Me las prometía muy felices con mis terrenos y mis bonus... Estaba segura que iba a ganar... ¡pero al final ganó Raúl! Ay destino cruel. ¡Si yo tenía una estrategia imbatible! En fin, qué le vamos a hacer. Fue muy emocionante.

El juego va de coger cartas de terreno de un círculo y hacer tus tierras juntando el mayor número de losetas de terrenos iguales y sumando puntos con los bonus. La historia es que si escoger una carta que no sea la que te toque el contrario se lleva todas las que dejes atrás. A veces le puedes hacer bien la puñeta con puntos negativos. Lo que más me gusta es el formato, muy fácil de llevar allá donde vayas.

De vaqueros colonos a viajeros en el tiempo con una difícil misión: crear paradojas en el tiempo. En Paradox tienes que lograr que personajes históricos viajen en el tiempo y se encuentren a si mismos creando una paradoja temporal. Hay que tener mucha memoria para lograrlo.

La mecánica consiste en realizar una acción de las tres posibles en tu turno: O sacas una carta del mazo la enseñas y se la colocas boca abajo delante a un jugador contrario a tu elección, o colocas unas de las cartas que tienes delante a otro jugador sin enseñarla (no puede ser la última que te hayan dado) o levantas dos cartas de otro jugador esperando encontrar dos cartas iguales y llevarle el punto por lograr la paradoja temporal. Los puntos se cuentan en un tablero pequeño. Gana el que más puntos obtenga. Es entretenido y hay que fijarse bien y recordar las cartas que van saliendo y hacia donde van.

Tras perder (otra vez), cómo viajera en el tiempo valgo menos que como vaquera, nos sentamos a intentar acertar preguntas sobre los trailers de películas muy peculiares en Spoilers, popcorn edition. Te echas unas buenas risas con las respuestas absurdas y surrealistas de los tarjetones. Ésta es la última versión de un juego que ya había probado en las JGA 2018 y creo que ha sido todo un acierto añadirle el tema de la claqueta de cine y las palomitas.

Se puede jugar entre dos o dos grupos todo lo numerosos que queramos. Se empieza con seis palomitas en cada grupo de jugadores.

Al comienzo del turno uno de los bandos lee la primera pregunta de la tarjeta que ha cogido (en la esquina superior viene la recomendación de edad porque que se puede jugar una versión infantil). En ella aparece la respuesta correcta.

Luego ese grupo coloca tres fichas en las tres opciones de respuesta de la claqueta (A, B y C). En la correcta pondremos la estrella, en a que creamos que va a elegir el bando contrario el gancho, y la que pensamos que no van a elegir ni es la correcta el bote de palomitas. Luego apostamos una de las opciones para jugar al despiste. Luego el bando contrario apuesta su palomita a la que cree que es la respuesta correcta y pueden pasar tres cosas: que sea la correcta y se vuelve a llevar su palomita (y la del contrario en el caso que la haya apostado a esa opción), que sea el gancho, en cuyo caso el bando que lee la pregunta se queda con la palomita de los que hacen la elección (y la suya propia si la han apostado ahí), o que sea el bote de palomitas, entonces todas las palomitas apostadas en esta opción se van al bote y se las gana el que gane el siguiente turno. No sé si me he explicado bien... El caso es que no es nada fácil acertar, pero que nada fácil. Y te ríes un montón.



También probamos las expansiones de No Game Over, un juego que flipa a mis hijos y que descubrimos el año pasado la edición anterior de estas mismas jornadas. Han sacado tres nuevos mazos al mercado: Play, Nintendo y Retro. Supongo que los nombres ya lo dicen todo. Se necesita el mazo básico para jugar. Mezclas las expansiones que quieras con el mazo básico (nosotros las mezclamos todas. ¡Ole! ¿Quién dijo miedo?) y comienza el juego con nuevos enemigos, equipo, maldiciones... Una locura! Vaya paliza me dieron. ¡Me dejaron sin cartas! Daniel se hizo fuerte ganando enemigos sin piedad y cogiendo cartas a porrillo. Su padre le presentó algo de batalla, pero Iván y yo (que jugábamos en grupo porque le había dado un ataque de vergüenza) no tuvimos ni la más mínima posibilidad.

Ambos churumbeles quedaron embelesados con la camiseta del juego que portaba nuestro guía en los misterios de las nuevas cartas de No Game Over.

La verdad es que es un juego muy divertido que a los niños les flipa. Sobre todo a los míos que andan obsesionados con la estética de los videojuegos. Antes de empezar, el mayor se había hecho con sus personajes preferidos y no le hizo mucha gracia tener que devolverlos porque no vale elegirlos.

Se empiezan con tres cartas y tienes que luchar contra malos equipándote, echándoles maldiciones, con aliados... El resto de los jugadores te pueden jorobar haciendo fuerte a tu monstruo o echándote cartas malas directamente. Gana el que gane al monstruo final o al resto de los jugadores. Las vidas también son parte de tu fuerza de ataque y comienzas con dos.



El último juego al que jugamos, 10 latidos,  consistía en salvar a un paciente construyendo latidos en un tablero de forma colaborativa. Tienes tres cartas ocultas que vas reponiendo a medida que las usas robando del mazo. Tienes que tener la que toca cuando te llega el turno, si no es así puedes un bonus (sólo uno) para intentar arreglar la situación o se da un microinfarto. Al cuarto, el paciente muere.

Para evitarlo se puede quitar un microinfarto si otro jugador tiene la carta que va en el hueco y usa el desfibrilador, luego tendremos que ir cargándolo en cada turno si lo queremos volver a usar. También podemos darle adrenalina, que nos permite cambiar una carta de nuestra mano ode la zona de juego por la carta superior de la pila de descartes; y el oxígeno que permite que cambiemos una carta de nuestra mano por una de las dos que hay en la fila del oxígeno.

A pesar de que jugamos al modo fácil perdimos al paciente en el último minuto. Los otros modos de juegos también prometen mucho. Incluso se pueden hacer partidas por tiempos. El modo que más nos hizo gracia a Raúl y a mí fue el del tiempo aleatorio en el que el móvil muestra una cardiograma en el que los latidos cada vez van más rápido hasta que se acaba el tiempo, pero no sabemos de cuanto tiempo disponemos.

Y hasta aquí nuestro paso por Ludomanía, Iván se marchó enfadado porque quería haber jugado a Ratland, pero cuando quisimos sentarnos a jugar una partida ya era muy tarde y algunos de los que hacían las demostraciones se habían ido a comer. ¡Que también son humanos!



Lo cierto es que sólo una mañana nos supo a poco, que rabia no poder clonarse.

martes, 4 de diciembre de 2018

Dragon ball en La Vaguada

En la Vaguada siempre están ideando acciones divertidas y originales para sorprender a sus visitantes. Esta vez  se ha llenado de personajes de Dragon Ball. Lo descubrimos el mayor y yo cuando nos fuimos el viernes a dar una vuelta porque venía un amiguito de Iván a casa y quería dejarles su espacio. Así que cogí a Daniel y nos dimos el salto al centro comercial porque yo ya había visto anuncios por alguna pantalla y las escaleras mecánicas.

Al principio al mayor no le hizo gracia que le sacara de la ecuación cuando vino el amigo de Iván a casa, pero si lo dejo en casa se hace el amo y señor de todo, empieza a dirigir los juegoy el más pequeño se acaba cogiendo una rabieta impresionante. Mejor una sesión madre e hijo por un lado y juerga de amigotes por el otro.

De todas formas, al que me llevé conmigo se le fueron todos los males en cuanto vio el espectacular montaje de una de sus series favoritas en los pasillos de La Vaguada.

Mirases donde mirases encontrabas carteles de Dragon Ball, y cerca del mercado de la planta baja han colocado una exposición muy chulas de figuras que lo volvió loco.

Pero aún fue mejor cuando descubrió los videojuegos, estilo Mortal Combat, pero con los personajes de la serie. Lo gracioso es que elegías a tres personajes cada uno para enfrentarlos en una lucha sin cuartel y al principio salían escenas en las que los mezclaban. Se lo han currado.

Que conste que yo en mi años mozos era bastante buena con el Mortal Combat en nuestro cutre PC familiar de la época y aún debe quedarme algo del entrenamiento porque en el primer combate le di una paliza de órdago a mi primogénito. El peque me miró con resquemor y me reprochó muy dolido mi falta de compasión. Así que en las siguientes me dejé ganar. Eso sí. Él nunca lo va a reconocer, en su memoria me ganó con todas las de la ley. Dejemos que sea feliz...

En el stand nos dijeron que, entre todas las actividades que tenían programadas, habían escondido unas bolas de dragón por todo el centro comercial y los dos primeros en encontrarlas se llevaban premio. Echamos los higadillos buscándolas entre tanta gente, y eso que eran muy fáciles de ver.

Las habían colocado en vitrinas rodeadas con una cinta roja. Pero con tanta gente la búsqueda se hacía más difícil. Incluso, uno que ya las había encontrado todas nos chivó la ubicación de la última que nos faltaba, pero cuando logramos tener todas las fotos habíamos llegado tarde.

El peque quedó tan desconsolado que el lunes volvía a primera hora para volver a encontrarlas, hacerme la foto y recoger el premio: una mochila, un DVD de una peli de Dragon Ball y un mazo de cartas que ya le habían dado en otro stand que han montado frente a la puerta del Alcampo en la primera planta el viernes.

El caso es que ese día llegó a casa muy feliz con la aventura, su mazo de cartas, las luchas en los videojuegos y al exposición de figuritas, así que esta semana volveremos con el benjamín para que también disfrute del evento Dragon ball. Tenemos que darnos prisa porque estas actividades se acaban el 9 de diciembre.