jueves, 23 de julio de 2015

Río, gymkana y pesca de ranas en Covarrubias

Fin de semana en el pueblo, fin de semana de felicidad y emociones para los niños. Y es que Covarrubias siempre están organizando algo. En esta ocasión se montaron una gymkana infantil espectacular. Y ya tienes a todos los peques buscando pistas por el pueblo: Que si tienes que buscar una boina, que si quien construyó el Torreón... El nombre del equipo lo eligió Daniel. Se llamaron Los Dientes Fuertes. No me preguntéis por qué, porque no tengo ni idea. Además, mientras el papá y los niños se recorrían las calles, mami se iba de tiendas que tengo muchos cumples a la vista y las tiendas estaban llenas de cosas preciosas. Cuando me reuní con ellos habían superado cinco pruebas y enarbolaban emocionados sus bolsas de chuches por haber participado. Tuvimos que dejarles devorarlas mientas nosotros disfrutábamos de cervezas y sidras en una terraza en muy buena compañía. Pensamos que luego no comerías, pero estos tiene el estomago enorme y les cabe todo. Sobre todo si les espera un delicioso arroz.

Durante la Gymkana vieron un lugar perfecto para la caza de ranas, sobre todo porque había una bandada de niños red en mano en busca y captura de los pobres anfibios.

Así que mis peques, que se apuntan a un bombardeo, fueron a por sus redes y se pusieron también a ello esa misma tarde.

Logramos coger una gracias a la pericia de papá. La pusimos en el cubo con una piedra, con araña incluida, para que estuviera más cómoda.

Tras un buen rato de intentos infructuosos, llegó el momento de la suelta de la ranita. Tras observara con curiosidad un ratito, la dejamos libre de nuevo y nos fuimos a refrescarnos al río.

El río fue el lugar estrella este fin de semana. Nos íbamos al pueblo huyendo del calor, pero está en todas partes. Eso sí, nada que ver con el asfixiante de Madrid. El de Cova es mucho más llevadero. En el río nos bañamos en un agua fría, mucho menos fría que otros años, saltamos de piedra en piedra, jugamos con la arena...

Daniel pescó un cangrejo (aunque yo sospecho que se lo regaló un niño) y lo estuvo paseando en su red casi toda la jornada. De chiripa se le coló un pez yhabía que ver la cara de sorpresa y alegría del chiquillo. Le pedí que lo soltara, pero se negó en redondo, así que le obligué a llevar la red dentro del agua para que el pobre bicho no se ahogara. De nada sirvió porque el cangrejo con el que convivía lo mató de un certero golpe de pinza y se disponía a comérselo tan feliz cuando Daniel muy enfadado se lo regaló a otro niño y se quedó con su pez en la mano. Le pedí que lo soltara por ahí, pero él me contestó muy tranquilo que lo quería para investigar y se fue a un lugar tranquilo para diseccionarlo a gusto. ¡Que asco!

La nota graciosa la pusieron los patos que se acercaban a los bañistas sin disimulo por si caía algún trozo de pan. Desde luego, no extrañan en absoluto la presencia humana.

Cuando llegábamos a casa tras nuestras aventuras fluviales, tocaba ir derechitos al patio para el manguerazo de rigor que nos quitara el polvo del camino. Era un momento que adoraban los peques porque siempre había tiempo para jugar una rato con el agua.

Tampoco faltó la noche de las estrellas. Hicimos una chuletada en la casa y tras la opípara cena, salimos todos al patio a verlas con la app de Raúl. Para mí que se veían muy bien. Sobre todo, si lo comparamos con el cielo de Madrid, pero Raúl se empeñó en ir a un sitio más oscuro. Iván y yo nos rajamos porque estábamos ya muy cansados, así que se fue con Daniel y unos amigos a seguir trasnochando. Por lo que contaron fue una excursión nocturna muy divertida.

Con tantas emociones no me extraña que cuando llegó el momento de partir de nuevo a casa los niños no quisieran volver. Se metieron en el coche de morros y con la promesa de que pronto volveríamos.


14 comentarios:

  1. Pueblo + agua + bichos + niños = diversión

    Me alegro mucho q lo hayáis disfrutado ... Madrid tiene q ser un horno estos días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo horroroso el calor de Madrid, aunque parece que la cosa se va suavizando. Eso o que ya nos estamos aclimatando jajaja

      Eliminar
  2. Es que quien tiene un pueblo tiene un tesoro y en verano los pueblos son super hiper mega guays!!!
    Lástima que el mío era tan tan pequeño que no había mucho por hacer pero uno tipo Covarrubias tiene que estar genial. Tengo ganas de pasarme por el pueblo, quizá en agosto hagamos una excursión.
    Estaréis o tocará viajar a Canarias? O, peor aún, tocará estar castigados en Madrid?
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si vas me lo tienes que decir!!!! tenemos un agosto loco de ir a muchos sitios diferentes, pero algunos días vamos a Cova. Es un pueblo precioso :D

      Eliminar
  3. ¿Los Dientes Fuertes? Se van a pensar que sois dentistas. Jajajaja.

    Hay que ver la de actividades que pueden hacerse en un pueblo. Aún recuerdo cuando yo era pequeña e iba al pueblo de una amiga. Todo el día subidas a las bicis. En realidad, sin hacer nada, pero teníamos la sensación de que vivíamos mil aventuras. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja lo del nombre también me chocó mucho. Se ve que están obsesionados con el Ratoncito Pérez jajaja

      Los recuerdos de los pueblos cuando éramos pequeños valen oro. La bici y yo no éramos muy buenas amigas, pero al final a mi hermano se le metió en la cabeza que yo aprendía por sus narices y tras muchas caídas y chichones consiguió que me mantuviera jajaja

      Eliminar
  4. Pobre pececito, pero quizá gracias a él el Dani te salga doctor (o forense jejeje).
    Los pueblos son geniales, con río, las bicis, los amigos y las noches jugando al escondite. ¡Que tiempos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le pega más lo de forense XS

      Es verdad que los pueblos para los niños son lo mejor de lo mejor :D

      Eliminar
  5. ¡Qué maravilloso día! Esa unión con la naturaleza, que tanto necesitamos siempre, vale millones...

    ¡un muackiles!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aaaay! Cómo lo sabes: pueblito de cuento, naturaleza, relax... ;)

      Eliminar
  6. Eso es ser un pueblo creativo , ¡Así da gusto!.
    ¿Qué sería de la infancia si no se disecciona una rana,Se coge un cangrejo y un pez?,¡Qué exploren y curioseen! Todos lo hemos hecho,por lo menos yo.
    Todos los niños de Ciudad necesitarían un pueblo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. La curiosidad en los niños es maravillosa. Aunque se manifieste con la disección de un pececillo ainss

      Eliminar
  7. Siempre me han gustado las gymkanas y si son en plena naturaleza mejor, que mejor. En el pueblo d emi marido también hacen muchas acividades para los peques y se lo pasan genial ahora en las fiestas!!!

    ResponderEliminar

Me encanta saber lo que piensas.