martes, 28 de septiembre de 2021

El día que se coló un extraño en el chat de discord de Iván

La infancia hoy no tiene nada que ver con la nuestra, pero NADA NADA. Un día están cantando con la patrulla canina y al siguiente se están creando servidores en Discord para charlar con amigos de clase, por supuesto, bajo la estricta orden de incluir sólo y únicamente a los amigos de clase y nada más. Ni amigos de amigos, ni hermanos, ni nadie más que aquellos para los que específicamente lo crearon.

No te hace mucha gracia, pero tampoco puedes fomentar la discriminación tecnológica de tu churumbel, así que cedes y le dejas proceder. Y llega el día en el que, de repente, te suelta que se les ha colado un desconocido en el chat. ¿QUÉ? ¿CÓMO? 

Lo primero que hizo fue contármelo a mí (BIEN), lo segundo contarme sus planes de expulsarlo del grupo (DOBLE BIEN) y hablarle por privado para conocerle más y averiguar cómo había entrado en el grupo (MAL, MAL, FATAL, HORRIBLEMENTE MAL). 

Tocó charlita "Los peligros de los chats en internet". Le expliqué que ese niños podría ser lo que dice... o no. Y en esta última posibilidad había grandes profesionales del engaño a los que, si se les da la oportunidad, puede hasta destrozarte la vida. El riesgo es muy alto y las consecuencias, muchas veces, irreversibles.

El peque me escuchaba muy atento y, a veces, me interrumpía para preguntarme cosas. "Pero yo no soy tonto, mamá", me decía. "Lo sé", le contestaba yo, "pero es que ellos tienen más experiencia que tú y son expertos en hacer el mal en chats y redes sociales"

"¿Son haters?"

"¡¡¡Peor, mucho mucho peor!!!", más vale exagerar que quedarse corta, "hay que expulsarle, banearle, ¡¡¡denunciarle!!!... Bueno, eso último no, que a lo mejor es un niño de verdad. Por lo pronto, se lo cuentas a tu padre, que es el experto en estas cosas". Y allá que fue el peque a contarle muy emocionado a su padre lo del extraño en su grupo de discord, mientras yo avisaba por whatsapp a los padres de los otros niños de lo que estaba pasando.

Raúl se sentó en el ordenador de Iván y solucionó el problema. Felicitamos al niño por haber actuado tan bien y habernos avisado y todo volvió a la normalidad.

Más tarde nos enteramos que había sido una broma de uno de los integrantes del chat para tomar el pelo a sus amigos. Había pedido a un primo que se uniera al chat y les vacilara. Todo muy inocente. Pero nos sirvió de simulacro y me deja más tranquila que Iván acuda a nosotros ante situaciones de riesgo.

8 comentarios:

  1. Es verdad, la confianza en vosotros es muy importante, me alegro mucho.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más importante. Aunque nos peleemos o nos enfademos siempre hay que tener la puerta abierta ala comunicación. Algo no tan fácil, por cierto...

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Pues sí, pero nos sirvió de ayuda. Y la broma en sí era muy inocente ainsss

      Eliminar
  3. Menos mal que fue broma, pero menudo susto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sustaco de los gordos, cuando me dice que se le ha colado un desconocido me vinieron mil ideas a la mente y todas malas

      Eliminar
  4. Pues menudo susto! Pero la verdad es que posiblemente vino bien porque así aún sabrá reaccionar mejor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que vino bien. Por lo menos a mí que me tranquiliza saber que nos va contar cualquier anomalía que detecte en el chat

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.