sábado, 28 de marzo de 2015

Iván, el pequeño chef

Una noche que iba a hacer pasta, Raúl me sugirió que la hiciera en la thermomix y así los niños podían intervenir, porque es mucho más seguro. Me pareció una gran idea y pedí voluntarios para que me ayudaran a cocinar. Cual fue mi sorpresa cuando sólo acudió el más pequeño de la familia al grito de "¡Yoooooooo!" y pegando brincos muy emocionado. De Daniel ni rastro.

Fui a buscarlo porque pensé que no me había oído. Me lo encontré repatingado delante de la tele muy tranquilito. Le repetí el ofrecimiento y me contestó que hoy estaba muy cansado y que prefería seguir con lo que estaba haciendo. Me pareció muy razonable y me metí en la cocina con un Iván deseoso de empezar a manejar ingredientes.

Con mis indicaciones y un poco de ayuda, el peque fue echando lo ingredientes en el momento justo, pesándolos, ajustando el reloj, poniendo en marcha el robot de cocina sin apartar la vista de la pantallita durante los minutos de espera. Me sorprendió que aguantara tanto mirando los segundos pasar digitalmente. De vez en cuando le preguntaba "¿Cuanto falta?" y él me decía el primer número que se le pasaba por la cabeza tan feliz.

A la media hora más o menos ya teníamos los macarrones perfectamente hechos, listos para gratinar con el queso que nos regaló Arla.

Estaban buenísimos. Al final Daniel se arrepintió de no haber participado y cenó con un poco de morros, pero tiene que entender que fue él quien no quiso unirse a nuestra fiesta culinario y no nosotros los que no le dejamos. De repente empezó a decir que él también había cocinado los macarrones. Le reñí suavemente por mentir y le aseguré que la próxima vez volvería a invitarles a la cocina para que me ayudaran. No se quedó muy conforme, pero devoró el plato con gusto e incluso repitió.

22 comentarios:

  1. Ui ui ¡que pinta!
    Claro, Daniel tiene que aprender que él ha decidido y que luego no se puede enfadar por ello jejeje
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos niños son como las veletas, cambian de opinión (y de humor) según sopla el viento. Sight!!

      Eliminar
  2. Muy buena pinta, Sí señor.
    Lo de aprender que las decisiones tienen consecuencias les cuesta mucho ,porque aun son pequeños,pero poco a poco lo comprenden.
    Y la noción del tiempo también!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy!!! La noción del tiempo es una batalla perdida con el más pequeño jajaja

      Eliminar
  3. Hola. todo un super chef... qué buena pinta tienen esos macarrones...es muy bueno enseñarles y que ellos conozcan la valor del tiempo. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Es que eso de pringosear en la cocina es una tentación para casi todos lo niños jajaja

      Eliminar
  4. Tienen buena pinta. Seguro que estaban para chuparse los dedos!!! Besotes.

    ResponderEliminar
  5. Mira que apañado el chef!
    A veces no les apetece algo pero luego les molesta que haya sido divertido...a todos creo que nos pasa un poco.
    A mi Bb me ayuda mucho en la cocina, lo que es el rebozar...le pirra jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a tener que ponerles a rebozar. No se me había ocurrido, pero segur que les encanta. Gracias por la idea!!
      Es verdad que hay veces que los niños quieren tenerlo todo y cuando ven que no puede ser ¡ya la tenemos liada! Signt!

      Eliminar
  6. Si, pero el que más los disfruto fue Iván seguro jajaja ahora toca enseñarles a fregar jajaja un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues habrá que ir empezando con esa asignatura de "la casa bien limpita" jajaja
      Aunque me temo que aún no aprueban la de ordenar y organizar, como para empezar con la de limpieza! ;)

      Eliminar
  7. Me encanta cocinar con los peques, y creo que es muy positivo para ellos sentirse útiles y disfrutan mucho en la cocina. Vikingo y yo hacemos galletas juntos, le encanta remover la pasta y aplastarla. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente e acuerdo. Es una actividad que suma muchos aspectos positivos y sólo uno malo: ¡Pringue total de la cocina, el niño y tu misma! jajaja

      Eliminar
  8. q buena pinta tienen!!! seguro... ¡deliciosos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síiiii Mmmmmm
      A ver si les convenzo para que cocinen todos los días y me retiran a mí de la cocina jajaja

      Eliminar
  9. Típico de los niños,primero noooo no quiero hacer esto y luego se arrepienten, jajajja. MI bichito está muy master chef también ultimamente jajaja me quiere ayudar en todo, y yo en la medida en que veo que es posible, le dejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Típico, típico...

      Pues estás como yo, que estos ya quieren coger el cuchillo jamonero y a mí se me ponen los pelos de punta. ¿Y cuando voy a poder, mami?, me pregunta. buf buf

      Eliminar
  10. Dacil, echamos de menos tus aventuras ¿dónde andas?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapísima. ¡Acabo de volver! Una semana en Covarrubias lejos del mundanal mundo y vuelvo como nueva :D
      Aunque yo también os echaba de menos.

      Normalmente dejo post programados cuando me voy de vacaciones, peeeero ¡esta vez se me echó el tiempo encima! :S

      Besos!!

      Eliminar
  11. Buenas! Bien por el chef ;)

    Decirte que hemos compartido esta entrada en el repaso de blogs semanal de Bebés y más:

    http://www.bebesymas.com/bebes-y-mas/blogs-de-papas-y-mamas-de-no-tener-mas-hijos-por-el-gasto-que-suponen-segundos-embarazos-y-mas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que estos niños sorprenden con la ilusión que le ponen a las cosas :D
      Muchas gracias por citarme. Me hace mucha ilusión :D

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.