martes, 23 de abril de 2013

Reunión del segundo trimestre de Iván y las notas más sosas del mundo

Hace poco, con mucho retraso creo yo, nos entregaron las notas de los peques en la guardería. Las cogí con avidez y di la vuelta al papel deseando leer sobre los progresos de Iván, peor me llevé una gran decepción: "Gracias al empeño y colaboración de mis papás y mis profes voy alcanzando los objetivos de mi etapa. Fdo. Las profes". Es algo que le pueden haber escrito a todos y cada uno de los bebés de la clase. Dentro del cuadernillo se enumeran los objetivos a conseguir, pero no especifica si el niño lo ha conseguido o no. Me temo que son las notas más sosas que he tenido en mi manos.

Me animé con la idea de que esa tarde era la reunión del segundo cuatrimestre y nos contarían más sobre lo que hacían en clase. Chari se había ofrecido a ir a por Daniel para que yo pudiera asistir a la charla de las profesoras.

¡Otra decepción! En realidad sólo habló el psicólogo del colegio. Dijo cosas generales muy interesantes, pero de lo que se hacía o se dejaba de hacer o de la evolución de los niños no se dijo nada.

El hombre nos habló de que entrábamos en la peligrosa edad de los mordiscos y los arañazos, con lo que no nos debía extrañar encontrarnos sospechosas marcas en la piel de nuestro bebé, ni achacarlo a una negligencia del personal del centro. Yo misma no he llegado a tiempo en alguna ocasión y sólo cuido de dos niños. Comprendo perfectamente la situación, pero también entiendo que deba explicarlo para que otros padres no se asusten ni monten en cólera.

Nos contó que no era un signo de violencia sino un estallido de impotencia. Los peques no son incapaces de solucionar sus problemas por medio del lenguaje, así que no les queda otra que defenderse con uñas y dientes (nunca mejor dicho) ante una invasión de su intimidad o para dejar claro quien tiene el juguete. Pero no hay voluntad de hacer daño. De hecho, lo mas probable es que ese niño mordido o arañado pase de las lágrimas a las risas en cuestión de minutos y que incluso se ponga a jugar tan tranquilo con el agresor.

También tocó temas como las reglas y los límites que hay que poner a un niño de un año y medio y dos años, la comida, el sueño... Asuntos de los que ya he hablado en mi espacio profusamente. En realidad, recordaba todos los puntos que tocó porque eran exactamente los mismo de los que habló hace ya dos años, en la reunión de 1A (la clase de Daniel cuando tenía un añito). Sólo hubo una idea nueva que me llamó la atención y que me gustó sobremanera: "Si a los niños de esta edad se les acostumbrara a los brazos no tendrían la mayoría de problemas con los que los profesionales nos estamos encontrando". Es decir, hay que dar mucho cariño a los hijos: besos, abrazos, caricias... Lo que demanden. La frase "No lo cojas porque se acostumbrará a los brazos" carece de sentido porque ¿Qué tiene de malo que se acostumbre a los brazos si a mí me gusta y él quiere? ¿Por qué hemos de sufrir los dos en un quiero y no puedo? Con Daniel caí en la trampa unos meses, pero pronto entendí que a mí me gustaba que me demandara amor y que era mejor acostumbrarlo al cariño a que se volviera un poco hurón (con lo que me gustan a mí los besos babosos). Eso sí, puntualizó el experto: todo hay que hacerlo con cabeza. Está claro que con la edad hay que fomentar cada vez más la autonomía de los niños, pero nunca dejar de tratarlos con cariño. En su opinión proteger es cuidar y sobreproteger limitar al peque. Sólo por esta disertación ya valió la pena acudir a la cita informativa.

19 comentarios:

  1. A mi lo de acostumbrarles a los brazos no me parece malo tampoco, me gustan los niños cariñosos y que se sienten queridos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es lo mejor desde todos los aspectos.

      Eliminar
  2. q digo yooo... q se lo podrían haber currado un poquito más con las notas, no?

    es algo q esperas con mucha ilusión, entiendo q estén con tareas, pero es su trabajo.
    son sus calificaciones y necesitas saber q hay q reforzar en casa o q tiene ya dominado tanto en casa como en clase. no?
    yo pediría una reunión, de 10 minutos, y q te contaran.

    besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es otra misión imposible. Llevo tres meses pidiendo una tutoría no recibo sino largas. Sight!

      Eliminar
  3. Qué buena la charla, coincido por completo en lo de achucharlos mucho ;)
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto más achuchados más te achuchan a tí, que también es un gusto :D

      Eliminar
  4. Entiendo tu decepción, creo que a mi me pasaría lo mismo... Lo que has contado de la charla me ha encantado, muy inspirador y coincido plenamente con esa forma de ver las cosas. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también coincido plenamente, por eso me encantó el mensaje.

      Eliminar
  5. No te equivocas con el calificativo!! Sosas es justo lo que parecen ser. Yo tb me quedaria con ganas de mas explicación.

    Estoy deacuerdo con ese psicologo. Debemos cojer y achucar mucho a nuestros peques. Con sentido común y cabeza tal y como él decia. Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es una aberración que te impidan dar cariño a tu hijo si es lo que queréis los dos.

      Eliminar
  6. Me encanta cómo lo explicas... muy auténtico lo de defenderse con uñas y dientes!
    xx
    Mónica
    MES VOYAGES A PARIS (STYLE BLOG)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cómo clavan las uñas y los dientes jajaja Son unos expertos ;)

      Eliminar
  7. "proteger es cuidar y sobreproteger limitar al peque".....no puedo estás más de acuerdo!!!!

    Me viene el Bolita con esas notas a casa y al día siguiente se las tiro por la cabeza a las profes!!! Vamos hombre!!!! Un poquito más de alegría!!! ;)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que las siguientes tengan más "chicha". Hum hum

      Eliminar
  8. Bueno, pues por lo menos sacaste algo bueno de la charla, aunque es cierto que no es lo que se espera cuando estás deseando saber qué tal va tu peque en su desarrollo escolar... En fin. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con l que me gusta a mí enterarme de todo lo que hacen y dejan de hacer estos peques. Me he quedado con ganas de máaaaas...

      Eliminar
  9. yo el lunes que viene tengo la primera reunión y supongo que la única de Renée, vamos a ver que me explica la profe, espero que no me decepcione la charla, quiero saber su evolución y su manera de comportarse en la guarde, con sus amigos y con profes...
    Aunque la charla que te han dado ha sido buena. Este tipo de cosas la tendrían que saber toda la familia y no tendríamos que aguantar los consejos de los demás, o al menos en mi caso... Hoy por ejemplo mis padres han ido a buscar a Renée a la guarde y por lo visto les ha montado un pollo en el centro por no querer ponerse la chaqueta!! Pero pollo de los guapos!! tirada al suelo, pataleando, chillando... hasta la directora ha intentado ponersela ella y no lo ha conseguido.... Mis padres se ponen nerviosos con estas cosas y pierden las tablas, luego comienzan con que no la estoy criando bien, que si necesitaría un tortazo (cosa que yo jamás he hecho!!)y uf... te ponen la cabeza...!! Bastante tengo ya con pasar esta etapa como para aguantar este tipo de cosas...

    Algún consejo...?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que si la pobre está en la edad de las rabietas... ¡pues tiene rabietas! Yo cuando se ponen así sigo tres pasos que a veces funcionan y a veces no. Primero intento explicarles la situación (normalmente los enfurezco más), luego les dejo llorar y patalear a gusto un rato, después les cojo en brazos y les beso y les doy mimitos mientras les vuelvo a explicar la situación (Te tienes que poner la chaqueta porque si no te puedes poner enferma y ya no vas a poder jugar con los amiguitos en el parque...). La mayoría de las veces aceptan los mimos con agrado, se calman y se pone la chaqueta o lo que sea, pero no siempre.

      En cuanto a tus padres, ellos intentan ayudar, pero no están, ni estuvieron, ni estarán en tu situación. Ni estos tiempos son los suyos ni tu hija es igual que tú. La única que sabe lo que hay que hacer (aunque a veces nos equivoquemos porque somo personas) somos las mamás. Mucho ánimo y, sobre todo, paciencia.

      Eliminar
    2. Gracias guapa! Aunque a veces cuesta... Las rabietas de Renée son muy agresivas!! Intenta a toda costa morderme, pegarme, darme patadas y entre todo este show evidentemente el feaaaaa, malaaaaaaa... van saliendo de su boca... Es muy estresante... Espero que pase.. me da miedo que esto vaya cada vez a más...

      ;-)

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.