miércoles, 16 de octubre de 2013

El encuentro de Micrópolix visto desde dentro

Nervios, estrés, detalles de última hora, prisas... ¿Por qué no funciona esto ahora si ayer iba perfectamente?... Siguen llegando emails de confirmación y empezamos en media hora ¡No hay tiempo de rehacer las listas!... Ya es la hora. Las colas de madres y padres 2.0.empiezan a formarse. Estoy desenando saludar, poner caras a los nombres, a los nicks, a las direcciones de emails... Entre los asistentes caras conocidas y desconocidas que me saludan con una sonrisa. Tranquila, me digo, lo vamos a pasar muy bien y eso es lo que importa.


Entre la gente destacan los rostros de mis hijos. Corren hacia mi felices, emocionados. El mayor ha oído hablar muchísimo de la ciudad de los niños y no quiere perder ni un segundo en empezar a disfrutar de ella. "Yo quiero ser bombero. ¿Vale, mami? Y doctor ¿Puedo curar a la gente? ¿A los policías nos dan pistolas?" "Noooooo" logro balbucir aterrada ante su descabellada idea. El pequeño Iván se aferra a mi pierna y no me suelta, pero debe hacerlo porque mami tiene que trabajar mientras ellos se divierten.


Pero es un trabajo amable, agradable. Tenemos un proyecto precioso entre manos y sólo hay que darle un poquito de forma.


El público se saluda entre sí, se enfrascan en conversaciones cariñosas, se desvirtualizan, se mueven entre las sillas y las mesas buscando su lugar. Se acerca la hora de subir al escenario.


¡Horror! Se me ha olvidado lo que iba a decir en la presentación... ¡Ah no! Ya lo recuerdo. Tengo un ataque de miedo escénico. ¿Por qué? Ellos son como yo, mamás y papás, que quieren a sus hijos. Se preocupan por ellos y los cuidan... como yo. Con los mismos intereses, dudas, preguntas y experiencias... Al escenario y al toro!!!

Empiezo a hablar. Les cuento el proyecto, pero también mi vida, como cambió todo 180 grados cuando me convertí en madre. Les veo asentir y leo la comprensión en sus ojos. Así es tan fácil hablar en público...

Después vienen las charlas, repletas de ideas interesantes, trucos, consejos... Las ponentes son magníficas, cada una en su estilo. Nos tienen ganados.

Pienso en los niños de vez en cuando. En lo bien que se lo tienen que estar pasando. ¿Le habrá pedido Daniel la pistola de policía a la monitora? ¿Habrá conducido ya el camión de bomberos? ¿Le habrá gustado a Iván la ludoteca? Y lo más importante: estará Raúl fotografiándolo todo para que luego pueda verlo aunque no sea en vivo y en directo como me gusta a mí.

En el café, charlo animadamente con todo el que puedo. Todo son sonrisas y ganas de pasarlo bien. Me encuentro muy a gusto formando parte de esta comunidad de padres 2.0.

La mesa redonda expone puntos de vista diferentes y novedosos. Los protagonistas se sienten cómodos. Están en un ambiente familiar y eso se nota.

Durante el descanso para comer, intento ponerme en contacto con Raúl, pero tengo muy poca fortuna. Cuando lo llamo no lo oye y cuando me llama él a mí estoy liada con algún asunto. Prefiero no buscarles porque sé que Iván la va a liar en cuanto me vea. Al final, me encuentro a mi marido y a su madre dando un paseo por la ciudad, pero de los niños ni rastro. "Están de crucero" me explican. "¡¡Los dooos!!" "Si, los dos. La monitora ha dicho que Iván también podía pasar. En unos minutos vamos a por ellos". Poco puedo estar en su compañía porque tengo que pasar por el Ayuntamiento para avisar a megafonía que anuncie que se reanuda el encuentro.

Los talleres me parecen increíbles: amenos, divertidos y llenos de consejos e ideas útiles. Cuando llega el turno del mío, han vuelto los nervios. Me tiembla la voz, pero poco a poco me voy animando. Compartimos dudas y consejos como viejos amigos.

La última parte del encuentro nos devuelve a la infancia. Micro Tv se abre para los padres hoy. Las monitoras se montan un concurso muy original en pocos minutos. Me reí tanto que se me caían las lágrimas. Los hijos de los participantes se metieron en seguida en su papel de público aplaudiendo, riendo, abucheando, coreando...

Pero ahí no acabó todo. Agotada me metí en el auditorio a ver la actuación del mago, Iván Santacruz. Busqué a mi familia en la oscuridad y logré encontrarla gracias a los mensajitos de Raúl en el Whatssup. Por fin juntos. Disfrutamos como locos del número de magia. El mago era un as de la comedia y nos hizo reír a carcajadas.

Cuando finalizó el número, los aplausos retumbaban por todo el auditorio. Yo estaba agotada y sólo quería volver a casa, pero los niños aún no querían irse. Los sacamos casi a rastras de la ciudad. El sueño empezaba a atacarles con todo su arsenal. En el coche Daniel, papá y la abuela me contaron sus andanzas. Daniel fue a la academia de policía y le dieron trabajo en el banco, pero de vez en cuando abandonaba su puesto porque se aburría, trabajó en Medio Ambiente, fue piloto de avión, médico, hizo un crucero, condujo en el minicircuito, visitó la biblioteca... ¡No perdió el tiempo! Iván por su parte sólo pudo participar en el crucero, ser copiloto de Daniel en el coche y disfrutar a tope de la ludoteca.

Por fin en casa, pensé que podría relajarme y descansar, pero, como se suele decir: Dios se ríe de los que hacen planes por anticipado.

25 comentarios:

  1. Os lo pasasteis de maravilla todos o eso parece, me alegro que fuese todo tan bien, Espero poder ir al próximo evento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá puedas venir. La verdad es que sí lo pasamos muy bien. Aunque yo con muchos nervios por lo que pudiera pasar y por tener que subirme al escenario :S

      Eliminar
  2. Con lo que me hubiese gustado a mí de pequeña poder ir a un sitio así. Seguro que lo hiciste genial. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo hice mas bien regulín, pero tenía un público muy amable :D

      A mí también me hubiera gustado ir a un sitio así de peque...

      Eliminar
  3. Ojalá pudiera haber ido yo.... estáis tan lejos....Sin duda espero que para la próxima tenga más posibilidades de cogerme un tren o un avión e ir para allá. Como me encantaría...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que trasladarse para cosas así significa un desembolso importante :(
      Yo tampoco puedo ir a eventos de fuera de Madrid y me quedo con las ganas...
      Sería genial verte la próxima vez :D

      Eliminar
  4. Madre mía, un día de emociones!! Felicidades!! Me dais mucha envidia de estar ahí, me hubiese encantado.

    Para la próxima!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiadas emocioneeees!!! Acabé taquicárdica. Y encima luego lo que pasó con Iván que ahora mismo me pongo a contaros. Una laringitis que nos hizo visitar urgencias :(
      Menos mal que ya está mucho mejor.

      A mí también me hubiese encantado que vinieras. ¡Que rollo las distancias!

      Eliminar
  5. Ainsss, pero qué buena pinta y qué envidia de todo! Me hubiera encantado ir. Espero que el próximo no me coincida con nada! Porque no me lo pierdo seguro,...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te eché de menos :(

      La próxima vez sí que te vienes!!

      Eliminar
  6. wow, me imagino que fue una experiencia formidable! y la ciudad de los niños es una cosa maravillosa, acá en México también hay y es uno de los lugares preferidos de Coni!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuvo geniaaaal. Creo que Micropolix es una copia de la de México :D

      Eliminar
  7. Felicidades guapísima!!! y seguro seguro que lo hiciste genial, amén de que los peques lo pasaron estupendísimamente
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las que lo hicieron genial fueron las ponentes. Yo regulín jajaja.

      Muchas gracias!!!

      Eliminar
  8. Me ha encantado tu crónica, fue un día especial en buena compañía! Y la frase final me ha pirrado, jajajaja!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabes la de veces que me viene esa frase a la mente jajajaja

      Es la pura realidad :D

      Eliminar
  9. Muchas gracias, Dácil por organizar cosas como esta. Los peques lo pasaron genial y yo, estoy deseando que haya un segundo encuentro, a ver si esta vez puedo participar más en los talleres y charlas. Ya sabes lo que es tener a los enanos pegados a tu pierna diciendo... con mamá, con mamá. Además nos teníamos que repartir para que uno pudiera ir con Sara y el otro acompañar a Pablo, pero la próxima vez nos organizaremos mejor, llevaremos más apoyo ;-)

    Gracias de nuevo y un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por ir :D

      Qué me vas a contar de los niños lapa jajaja

      Yo también los tengo. Raúl me prohibió aparecer por donde ellos estaban par que Iván no la montara, asi que ya me ves a mí moviéndome por el parque tan sigilosa como un gato y ojo avizor por si aparecían ;)

      Muchos besos guapa

      Eliminar
  10. Me alegro que lo pasarais tan bien y que todo saliera de maravillas. Te ves muy elegante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Que penita que no pudieras venir con Jirafita...

      Eliminar
  11. Buah!!! Que envidia!!! Tuvo que ser genial, Felicidades seguro que estuviste muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tenías que haber venido. Que pena que tuvieras la fecha ocupada :(

      La próxima sí que sí :D

      Eliminar
  12. Hola! Hace meses que no entraba por aquí y me he sorprendido mucho al leer lo de este evento. Me gustaría enterarme del próximo. ¿Cómo puedo estar al tanto?
    También quería comentarte que en verano estuvimos en las cabañas del valle del Cabriel y tal y como contabas es un sitio genial para pasar unos días con los niños.
    Desde que volvimos en agosto todo parece haberse precipitado (muchos cambios) y no he podido entrar a leerte de nuevo. Espero volver a sacar hueco porque siempre me encuentro cosas interesantes aquí y me siento muy identificada con muchas cosas que cuentas sobre tus niños.(Los míos tienen 2 y 4 años).
    Gracias por compartir este blog!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo avisamos por las redes y mandamos notas de prensa a los medios de comunicación más importantes, pero ¡no nos hicieron ningún caso! :S

      Yo también lo puse en el blog. Siento que no te hayas enterado. Me hubiera encantado verte allí.

      Y muchas gracias por tus palabras. Es verdad que tenemos mucho en común con los niños de la misma edad :D

      Anímate a escribir un blog. ¡Yo te seguiría!

      Eliminar
    2. Olvidé decirte que me alegro mucho de que lo pasaras tan bien en las cabañas del Valle de Cabriel :D

      Que despiste!!

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.