martes, 5 de febrero de 2013

Domingo en la luna

Éste domingo fuimos a visitar a una amiga que tuvo una niña... ¡hace casi un año! Raúl ya había ido a verla, pero yo no. Está preciosa y es buenísima. No la oí llorar en ningún momento. No se puede decir lo mismo de mi benjamín, que berreó todo lo que quiso porque no le dejábamos hacer lo que le venía en gana.

Mis dos retoños se dedicaron a liarla parda en todo momento. Menos mal que el tiempo nos dio la oportunidad de soltarlos en un parque para que se desfogaran a gusto. El recinto infantil era genial. Estaba lleno de cochetes, vehículos espaciales, planetas con sus craters, anillos en tres dimensiones... ¡Increíble!

La mamá de Marina nos comentó que la ciudad había recibido un premio a la calidad y originalidad de sus parques infantiles. ¡Y no me extraña! Desde luego, mis peques no querían irse de allí cuando el frío empezó a ser demasiado intenso.

Los felices papás de Marina nos invitaron a su casa a tomar algo calentito. Aceptamos encantados. Una vez en la casa mis chiquitines decidieron seguir liándola parda tirando juguetes al aire, escupiendo galletas a la alfombra o el sofá, peleándose por todo... Menos mal que nuestros amigos también son padres y le quitaron importancia a todo, pero yo me moría de la vergüenza.

La gota que colmó el vaso fue la desaparición del móvil del papá. Mis sospechas recaían en el más pequeño de mis vastagos y no me equivoqué. Rebuscando entre los juguetes encontré el móvil. ¡Menos mal! Cuando me di la vuelta me encontré con que el mayor se había dedicado a deshacer concienzudamente el puzzle de letras que tenían como alfombra. Había quitado incluso los pedazos interiores de las letras. Pensaba que me iba a dar algo y me sentía incapaz de controlarlos.

Nuestros amigos fueron encantadores hasta el final, pero estoy segura de que respiraron tranquilos cuando la puerta se cerró a nuestras espaldas. Disfrutaron de los niños, pero seguro que también temieron en algún momento por la integridad de la casa.

20 comentarios:

  1. Juas...Qué tremendo! Anda que debes aburrirte mucho... ;-) Besos

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja. Si es que están llenos de vitalidad... Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Últimamente no haces mas que conocer parques preciosos!!! Que alegriaa!! Jeje! Son unos bichillos con mucha energia! Mua

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquiera diría que deberían caer en sus lechos agotados ¿Verdad? ;)

      Eliminar
  4. ja, ja... suele pasar... pero son niños!

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es decían también nuestros amigos jaja

      Desde que tengo hijos procuro quedar siempre con gente que tenga hijos. Son de lo mas comprensivo :P

      Eliminar
  5. jajaja vamos que fueron con las pilas bien cargaditas! Spongo que por lo menos dormirían bien no!?

    ResponderEliminar
  6. Jajajajaja! Yo también me siento así en alguna ocasión con mi Peque, que es el movido del grupo, jejejeje...
    Y oye, qué parques más chulos, desde luego! :)
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y nos han contad que hay otro de una hormiga gigante. ¡Hay que ir!

      Eliminar
  7. JAJAJAJA QUE NOOOOOOOO!!! QUE SEGURO QUE VUESTROS AMIGOS ESTÁN DESEANDO VEROS PRONTO!!!!!! PREMIO POR LOS PARQUES??????=(&u&$$&· ME VA A TOCAR HACER UNA EXCURSIÓN POR TU CIUDAD!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están en Alcobendas. La verdad es que vale la pena la excursión urbana jeje

      Eliminar
  8. jajaja¡ Pura vitalidad¡ Seguro que luego durmieron como troncos¡ jaja¡
    Un besote¡

    ResponderEliminar
  9. ay mi niña!!! como me recuerdan tus peques a mi sobri!!! el sábado estuvimos con él en el parque a pesar del frío (con un añito, me trajo su abrigo "invitandome" a salir, juas, juas)y una vez allí, no se quería volver a pesar de estar ya azul después de un rato!!! jijiji
    y de los móviles ni hablemos... le chiflan!!! por mal camino vamos... ¿que será de nosotras cuando sean adolescentes? XD

    un besazo princesa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que estos niños ni sienten ni padecen. En cambio nosotras acabamos pajarito, agotadas y con unas ganas tremendas de llegar a casa jaja

      Lo del móvil me parece increíble. Que manejo tiene con sólo un año. Cuando sean adolescentes lo usarán casi sin mirar a la pantalla ¡Uau!

      Eliminar
  10. Hay muchos parques como ese en ese pueblo.. es una gozada.. hay de hormigas.. del oeste.. etc.. cuando llegue el buen tiempo igual te toca recorrer alguno mas jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros también pensamos darnos otra vuelta por allí. Buscaremos esos parques que nos comentas y a lo mejor ¡hasta nos encontramos en uno de ellos! ¿Te imaginas?

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.