sábado, 2 de abril de 2016

Locura Invizimal

Una inocente propaganda desató el caos Invizimal en mi casa. Una mañana que corríamos para llegar pronto al cole, no encontramos con una chica que repartía mazos de cartas de Invizimals para hacer publicidad de una nueva colección. Mis chicos lograron salir victoriosos de la guerra de niños y padres a la caza de los mazos caiga quien caiga y se llevaron a casa uno para cada uno.

La verdad es que el juguete dio para muchas horas de diversión, pero yo pensé que quedaría todo ahí, como las otras colecciones que nos habían repartido en otras ocasiones, pero ¡ay! que equivocaba estaba. porque los niños crecen y crecen y no nos damos cuenta.

Así que, de repente, se puso de moda en el cole cambiar cromitos de dicha serie y Daniel se sumó al divertidísimo deporte del tengui, tengui... no tengui, como se decía en mi época. Lo malo de ser un principiante es que vas de nuevas y, claro, te timan por todoas partes, así que, muy pronto las cartas repetidas, que eran muchísimas, desaparecieron cambiadas en plan cinco por una y similar. Menos mal que parece que ya le ha cogido el truco a esto del intercambio favlrable para ambas partes. una pena que ya casi no le queden y se tenga que conformar con los sobres que le compramos muy de vez en cuando. Lo que sí le compré fue el álbum, porque veía que la cosa se había vuelto seria.

El hermano mientras tanto, clamaba por sus cartas para jugar con ellas a gusto y no entendía eso de que tuvieran que tenerlas guardaditas en el álbum para qeu no se pierdan o se estropeen. ¡Pues vaya rollo! la de peleas que tuvimos con los dos por las cartas de la porra. Hasta que por fin vimos la luz. Y fue gracias al juego de tablet de la colección.por que sí. También hay videojuego al que engancharse. El padre fue el que desembolsó los tres eurillos que costaba el juego y se dedicó a escanear los códigos de las cartas. A partir de ahí iván ha entendido porqué las cartas tiene que estar en el álbum y no mojadas en colacao.

Y lo que les ha llegado a gustar el jueguito de marras. Tanto que les he pillado jugando con la misma técnica offline. Es decir, cogen dos bichos, se montan un escenario y ¡a luchar por turnos con diferentes ataques! Son únicos para extrapolar videojuegos a juegos fuera de la pantalla. Se lo he visto hacer también con Plantas contra zombies, cut the rope y alguno más. A eso le llamo yo capacidad de adaptación jajaja

6 comentarios:

  1. Ayyyy, esas técnicas de marketing que traen a los padres a mal traer... Jajajaja.

    ¿Tú decías "tengui, no tengui"? En mi cole decíamos "sile, nole". Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. echaré un vistazo al juego de la tableta, aunque no se yo si me interesa que le cojan el gusto a algún juego más :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo. No sé yo si es bueno o es malo :/

      Eliminar
  3. Uff mira mi bichito y mi sobrino tiene ambos el album de la patrulla canina, siempre les tocan los mismos asi que mi hermana y yo venga con los cromos de una casa a otra y siempre revisando los mismos jajaja....y encima estos no se dan ni cuenta dq ue siempre son iguales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja que graciosos. Cuando Daniel era más peque se comparaba un sobre de marca diferente cada vez que pisaba el kiosco. Tenemos de la patrulla, de peppa, de pokemon, de sandokai, de invizimals colección antigua, de los skylanders... Un lio...

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.