viernes, 16 de abril de 2021

Los niños y el pelo largo

Si hay algo que les revienta a mis hijos (no lo pueden evitar) es que les llamen niñas. Cuando ambos tenían el pelo largo les llamaron varias veces princesas y guapas. Afortunadamente, tienen la educación, vergüenza o sentido común suficiente para no morder los ojos de la pobre gente inocente que se equivocaba con su sexo. Aunque luego en privado sacaban espuma por la boca. "¡¡Que somos niños!!¡¡NIÑOS!! Si está claro", pero tampoco estaba tan claro. Ahora que Daniel ha ensanchado espaldas y se le ve más formado, puede que no le confundieran tanto, pero en ese momento tenía cuerpecito de niño y una cara andrógina que tiraba de espaldas. Igual que su hermano, que si me apuras, con esa cara finita, y esa sonrisa tímida, tiene una apariencia aún más andrógina. No es tan raro que se equivoquen.

Lo que ya es harina de otro costal es cuando se lo dice alguien que le conoce. en plan: "con ese pelo largo parecen una niña" ¡Anda que no hemos tenido que oír eso en miles de ocasiones! Y no con malas intenciones, porque quienes lo dicen suelen ser personas que les tienen cariño, como mínimo, y sé a ciencia cierta que no lo hacen para molestarlos. Pero el efecto que consiguen es que mis hijos se pongan de mal humor e intenten tener el menor contacto posible con ellos. Porque los niños ni son tontos, ni son robots. Tienen orgullo, resentimientos y enfados fríos (que se llevan por dentro). Y también les duelen ciertas cosas.

Daniel dice que se cortó el pelo porque se cansó de él y le daba mucho calor, pero no puedo dejar de sospechar que algo del tema de que le confundieran el sexo o que le llamaran niña gratuitamente (ojo, no como insulto. Pero él se lo tomaba como tal), tuvo algo que ver. 

En cambio su hermano, sigue firme contra viento, marea y los llamaniñasporquesí. Le molesta muchísimo y a veces le afecta a su confianza (como cuando se niega a conectar la cámara en extraescolares online o clases telemáticas), pero aunque le he asegurado que el largo es un decisión personal y que se lo puede cortar cuando quiera si se siente incómodo (en cualquier sentido), el sigue erre que erre que quiere su larga y preciosa melena. Y estoy con él. ¿Por qué no va a poder disfrutar de lo que le gusta por etiquetas sociales arcaicas? Lo que me preocupa es que le afecte a su autoestima y ese creciente miedo a que se rían de él que le he notado últimamente.

Toca trabajar el "ande yo caliente, ríase la gente" y con urgencia.

12 comentarios:

  1. Tengo 42 tacos y aún me hacen bromas con que el pelo largo es de mujeres. Toca resignarse a tener paciencia.

    Leí en un manual de infantil, que hay una fase de la infancia temprana en la que los niños aprenden a diferenciar los sexos por rasgos como el pelo, ropa, etc y las identifican hasta tal punto de ser definitoria. Por ejemplo, pensando que si entra en un baño de chicas se convierte en chica. Una de las identificaciones más claras es pelo largo, chica, pelo corto chico, aunque conozcan a hombres y mujeres que contradicen la información. Mi experiencia con hijos de amigos es que cuando se les señalan estos ejemplos que contradicen su categorización (un hombre con el pelo largo o una mujer con el pelo corto) se suelen picar bastante. También nos sorprendió mucho la hija de una amiga cuando me dijo que yo no podía coser porque era "un niño", cuando nadie en su entorno le había dicho cosas de ese estilo.

    Esto no es algo de lo que se pueda culpar a los niños: es una etapa del aprendizaje, necesaria para poder llegar a pensamientos más complejos. Pero parece que hay adultos que no han sido capaces de abandonar del todo esa etapa, lo que, sin querer banalizar el problema de tus hijos, tiene su gracia visto desde esta perspectiva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo había pensado desde ese punto de vista, pero una cosa es confundirse por las señales externas y otra perpetuar el estereotipo. No culpo a los niños, claro que no. Pero mis hijos también han pasado por esas fases y han crecido pensando siempre que podían desempeñar las tareas que les gustaran independientemente de su sexo, ya sea coser, jugar la pelota o subirse a un árbol. Afortunadamente, en eso no han tenido freno, pero sí que me han sorprendido con cosas como "los colores pastel son para las niñas" o "Es que las niñas son más malas que nosotros", y ni idea de dónde sacaron esas ideas. En realidad, no son ellos los que tienen que pelear por el cambio porque son niños que aún están desarrollando su sentido crítico. Tenemos que ser nosotros, los adultos, aunque a veces es la gente que más quiere la que te lo pone más difícil.

      Eliminar
  2. gente... muchos ... un mal necesarío.

    ResponderEliminar
  3. Sería más fácil de arreglar que se corte el pelo. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya... pero tiene que salir de él y le revienta tener que cortarse su preciosa melena por presión social. Es que encima le encanta su pelo

      Eliminar
  4. La gente tiene q dar siempre su opinión... mi hija siempre ha llevado el pelo muy largo, de hecho ahora lo lleva por debajo del culo, así que aunque sea niña, a lo largo de los 9 años q tiene he oído de todo...se compadecían de mí por tener que lavarlo, peinarlo... en verano por el calor...en fin, que es cosa de opinar por opinar.

    Supongo q con el tema del pelo largo en los niños será cosa de que se vaya normalizando, aunque todavía le queda mucho para eso...si aún estamos con el rosa de niñas y azul de niños ...¡en fin!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buf! el caso es opinar. Que cansinos. Cada uno que tengan el pelo como le dé la gana!! Pero es como tú dices. Aún estamos con el tema azul rosa como para pedir peras al olmo ainsss

      Eliminar
  5. Iván está guapísimo con el pelo largo y Daniel también. Es una pena q los niños sufran las tonterías de los adultos... 😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo pienso yo, y por eso mismo me esfuerzo mucho en enseñarles a relativizar comentarios. Este comentario es acertado, tomar nota; este es una chorrada, borrar de la memoria en el minuto 0 ;)

      Eliminar
  6. Mi niño también lleva el pelo largo, tiene 7 años y le encanta. Nadie salvo los abuelos le han dicho y molestado tanto por llevarlo de esa manera. A él le gusta y punto. Cuando tenía tres años vinieron de visita y molestaron tanto con el asunto que él decidió cortarse el pelo, pero no era él, se veía raro. Así que le dijimos que era su cabello, y era su decisión como llevarlo. A día de hoy, le cortamos las puntas para mantenerlo saludable, pero es él quien decide. Cuando sus abuelos molestan, le damos herramientas para defenderse, de momento no ha ocurrido fuera del ámbito familiar, puede pq vivimos en Bruselas y la diversidad es la norma. Pero sé que en algún momento la presión social querés hacer su trabajo, sobre todo en estos tiempos, donde todos quieren dar su opinión sin entender que si la dan son empatía es crueldad y que su opinión, no es la ley. Guapísimo el peque!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buf! Jo, con los abuelos. Y encima seguro que se ofenden si les hablas del tema para que se corten un poco. A mí me pasó con mi madre y el chupete, que cabreaba al niño quitándoselo y luego tenía que aguantar yo la perreta. Cuando hablé con ella se ofendió y se puso extrema en plan, pues ya no te ayudo en nada. Ainsss. Nos queremos todos, pero cada uno tiene su rejillo que hay que aguantar. Yo también. Cuando aprenderemos a vivir y dejar vivir. Me parece importantísimo lo que dices sobre dar herramientas a los niños para que se defiendan. En éste y en todos lo ámbitos. Bravo por ti! Muchas gracias!!!

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.