lunes, 12 de noviembre de 2012

Otra vez he vuelto a picar

Cuando acudí al cuentacuentos horroroso que organizaban en Imaginarium y salí de allí con una ataque de nervios y 30 euros menos en el bolsillo me juré a mi misma que no volvería a ocurrir. Pero cuando vi que había una función de marionetas en el Corte Inglés no me pude resistir. Sonaba tan interesante...

Esta vez me aseguré de que nos acompañaba el padre, que es mucho más duro que la madre a la hora de decir "No". Llegamos a un espacio hasta arriba de niños y padres. Encajamos a nuestro hijo y un amiguito suyo como pudimos y nos apretujamos con el carrito de Iván entre la multitud.

El espectáculo no comenzaba y yo tuve que sacar la artillería para mantener a los peques en sus sillas: Un arsenal de aspitos. Cuando se acabó la manduca por fin salió una "maga" al escenario acompañada de un peluche dragón.

Raúl y yo nos miramos asombrados. ¿Y las marionetas? La sosamaga presentó a su dragoncito buenón que iba a contar a los niños cuentos sobre dragones. Cual no sería nuestra sorpresa cuando empieza a contar el cuento de Caperucita cambiando al lobo por un congénere suyo.

El público infantil se removía en sus sillitas, hablaban e intentaban escapara a toda costa del soporífero espectáculo. Daniel se entretenía jorobando a su amiguito Luis ante las miradas asesinas de su mamá. Iván berreaba cada vez más intentado escapar del carrito que lo tenía prisionero.

Preocupada por el bienestar del bebé dejé a mi marido sólo ante la "maga", que comenzaba otro cuento que se parecía sospechosamente a "La bella durmiente", y escapé como pude de la multitud con carrito incluido para dar a Iván una vuelta por la planta. Así logré calmarlo. Mieaba de un lado a otro con interés y se olvidó de que hace un segundo lo único que quería en esta vida era estirar sus piernecitas.

A los quince minutos me volvía a acercar al escenario para ver cómo iba todo. De la multitud sólo quedaba un reducido grupito. El resto había decidido que para aburrir a los retoños ya estaba la tele y se había ido dispersando. Mi hijo estaba toqueteando unas excavadoras electrónicas con su amigo Luis ante la atenta mirada de su padre.

Nos fuimos de allí maldiciendo en arameo y preguntándonos dónde estarían las dichosas marionetas. Suponemos que el de las marionetas no se presentó en el último momento y que le tocaría a la "maga" resolver la papeleta. Cuando salíamos a la calle nuestro hijo exclamó entusiasmado. "¡¡Me ha encantado!!"

Pero... ¡Si ni siquera estaba escuchando! ¿Quien entiende a estos niños?

Por lo menos mi bolsillo salió indemne de la aventura.

22 comentarios:

  1. Pues vaya... creo que tomaré tu ejemplo como consejo para no ir a ningún sitio de estos...

    Pd. tu hijo se lo pasaría genial porqué como estuvo chinchando al amiguito pues no se enteró ni que había salido una sosomaga jejejej Son unos cracks estos nenes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Seguro que fue eso!! No lo había pensado.

      Desde luego yo me quedo con los cuentos de la biblioteca que no tiene intereses comerciales detrás.

      Eliminar
    2. Ya llegará el día en que nos den los libros con bolsitas con publicidad de coca-cola en la biblio...

      Eliminar
    3. ¿Te imaginas? Pues no sería mala idea buscar patrocinadores privados para iniciativas públicas. A lo mejor nos iba mejor, aunque contamine un poco el propósito. Mientras no fuera en detrimento de la calidad...

      Eliminar
  2. Hay que ver las cutreces que son capaces de hacer los centros comerciales con tal de vender... Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo tonta que puedo llegar a ser yo para volver a picar :S

      Eliminar
  3. !Pues no hay mal que por bien no venga! Al niño le encantó y al monedero también. Pero no tientes a la suerte.... jajajaja

    Besotes para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero para mí fue un horror. Era casi imposible controlar a Daniel y el pobre Iván estaba atrapado en el carrito porque corría el riesgo de perderse si le soltaba. ¡Un horror! Lo siento por Daniel, pero ¡no vuelvo!

      Eliminar
  4. Yo también me he prometido a misma que no voy a volver a marionetas, cuentos varios... Pero como tu siempre acabo cometiendo el mismo error pensando que esa función seguro que es mejor...
    Y claro que el peque se lo paso bien, entre las escavadoras y jugar con su amiguito, del cuento de dragones ni se entero...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo te entiendo!!! Yo también pensé que sería mejor. Que sea iniciativa privada no debería significar que sea una cutrez ¿no?

      Eliminar
  5. Jo, qué chasco...pero es que lo hiciste por tus peques, mujé...así se perdona todo ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. pues sí...a caballo regalao.......peeeeero 30 euros te cobraron en imaginarium???????????? NOOOOOOOOOOO!!! aunque hubiese sido la panacea me parece un ROBO!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los 30 euros menos fue por una ambulancia de la que se encaprichó el peque y que le compré porque soy toooonta. Si la entrada hubiera costado eso no me ven el pelo por ahí. El cuenta cuentos era gratis.

      Eliminar
  7. Pues vaya!! yo me hubiera quejado....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo bordes que son en ese Corte Inglés seguro que me sueltan algo así como "Pues no venga señora...."

      Eliminar
  8. VAya...llamame abogada del diablo...pero lo intentaron resolver lo mejor que pudieron...eso si, no tuvieron mucho éxito...en fin, que aunque pa ti fué un rollo, menos mal que a tu peque le gustó!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quiero ponerles verdes a ellos por no darme las prometidas marionetas, sino a mí!!! Ellos ponen el gancho para vender, cómo debe ser por ser una empresa privada en busca de dinero, y yo pico como una tontuela. Menos mal que esta vez no compré nada jaja

      Eliminar
  9. gracias por tu info sobre las fotos.
    www.nosotrossiemprejuntos2.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. A lo mejor no escuchó y por eso se lo pasó bien jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura de que no escuchó nada de nada jaja

      Me temo que lpo que le gustó fue al excavadora llena de lucecitas y sonido :D

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.