sábado, 17 de noviembre de 2012

Pompas de jabón

Entraba tranquilamente a mi salón cuando veo una escena que me dejó petrificada. Pequeñas pompitas de jabón estallaban delicadamente sobre mi tarima flotante.

El artífice de tamaña felonía era mi propio marido, alentado por los gritos alegres de sus dos hijos, que se lo estaban pasando bomba atrapándolas antes de que tocaran el suelo.

"¡¡Qué demonios!!" pensé. Y fui corriendo a por la cámara de fotos.

Tras el juego hubo que pasar la fregona, pero ¿y lo bien que lo pasamos?.

6 comentarios:

  1. Nosotros hacemos eso de vez en cuando con los gatos. Y flipan en colores. Jajaja. Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me río sólo de imaginarlos intentando cazar las pompas jajajaja ¡Que lindos!

      Eliminar
  2. Lo de pasar la fregona es lo de menos,pero lo bien que se lo pasan es un recuerdo para siempre!!!

    ResponderEliminar
  3. pues claro que si!!!hay que disfrutar estos momentos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, aunque me sorprendió que el padre llevara la iniciativa en algo así, suele ser más comedido a la hora de ensuciar jaja

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.